24 de junio de 2021, 17:49:05
Sucesos


Las cartas con balas llegaron a sus destinatarios por un fallo del vigilante de seguridad

Por Eva Cifuentes


Según adelanta la Cadena SER, la investigación interna iniciada por Correos tras el escándalo de las cartas con balas dirigidas a Fernando Grande-Marlaska, Pablo Iglesias y María Gámez, ha desvelado que las misivas superaron los controles y llegaron a sus destinatarios por un error del vigilante de seguridad de la empresa INV Vigilancia, subcontratada por Correos.

En investigación, abierta por el jefe de Seguridad de Correos, se visualizaron las imágenes de las cámaras de seguridad para intentar encontrar los fallos y se ha podido comprobar que es el vigilante de seguridad quien no advierte de los proyectiles del interior de las cartas pese a que en la imagen del escáner se aprecianperfectamente.

Un incumplimiento "muy grave"

Según muestran las grabaciones revisadas, el vigilante no aprecia en el escáner o no se da cuenta del contenido de las cartas y las misivas prosiguen su trayecto. Sí el empleado en cuestión se hubiese percatado de las balas que había en el interior de cada carta, el protocolo de seguridad dicta que hay que comunicar los hechos inmediatamente a la Policía e inmediatamente se habrían hecho cargo.

Al no iniciarse el protocolo por el fallo del vigilante, las cartas sí llegaron finalmente a sus destinatarios, un fallo que según el reglamento de Correos está tipificado como "muy grave" por parte de la empresa privada subcontratada, pues ha supuesto la no detección de material explosivo.

Por ello, desde Correos han abierto un expediente a IMV Vigilancia así como el "apercibimiento más severo" debido al "incumplimiento" que le ha supuesto a la entidad pública un "daño a la imagen, prestigio y buen nombre". Además, también han solicitado a la empresa subcontratada "la retirada inmediata del servicio" del vigilante de seguridad que operaba en aquel momento (el día 19 de abril) en el escáner y no percibió los proyectiles en las cartas.

Alternativa sindical pone en duda la responsabilidad del vigilante

Alternativa Sindical ha puesto en duda que "se pueda tratar de un error" del vigilante de seguridad de la empresa subcontratada por Correos que las tres cartas con balas y amenazas llegaran a sus destinatarios.

Así lo ha manifestado este domingo el sindicato de seguridad privada en un comunicado, después de que Correos abriera expediente a la empresa subcontratada responsable de la clasificación y escaneo de la correspondencia y solicitara la "retirada inmediata" del servicio del vigilante de seguridad que no detectó en el escáner las cartas que contenían munición dirigidas al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; a la directora de la Guardia Civil, María Gámez; y al candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias.

El sindicato pone en duda la responsabilidad que pueda tener el vigilante de seguridad de Correos en el centro de tratamiento automatizado de Madrid/Vallecas.

En este sentido, el portavoz de Alternativa Sindical, Alberto García, ha señalado que las máquinas de Rx "tienen un sistema de detección automática, como en el aeropuerto". Así, ha asegurado que si esa máquina "no detecta nada raro, no pasa a la inspección del vigilante".

"Si raro es que falle este sistema, más raro aún es que pase con no uno, si no tres sobres que portan objetos metálicos. Además Correos cuenta con otros sistemas de seguridad en los sobres para discriminar cartas de paquetería", ha explicado.

Por ello, el sindicato ha exigido a Correos y al jefe de seguridad "que ha responsabilizado al vigilante" que investigue las causas que supuestamente han llevado a concluir que ha sido error del vigilante de seguridad y no del buen funcionamiento o calidad de sus propios sistemas de escáneres automatizados.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es