23 de junio de 2021, 17:50:17
Política


Los portavoces de Sanidad debaten sobre infraestructuras sanitarias y ponen el foco en el Zendal

Por MDO


Los portavoces de Sanidad de los grupos parlamentarios con representación en la Asamblea de Madrid han debatido este jueves por la mañana sobre infraestructuras e ingeniería sanitaria en la región en un espacio organizado por el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid (COIIM) y con motivo de los comicios del próximo 4 de mayo. José Manuel Freire (PSOE), Eduardo Raboso (Partido Popular), José María Antón (Ciudadanos), Javier Padilla (Más Madrid), Ana María Cuartero (Vox) y Vanessa Lillo (Unidas Podemos), han discutido sobre la situación de los hospitales y centros de salud de la Comunidad de Madrid, así como de las necesidades futuras de la red pública sanitaria para garantizar la atención y cuidado de los ciudadanos, al tiempo que se ha puesto sobre la mesa la eficiencia de los diferentes modelos de gestión llevados a cabo hasta el momento.

En un acto presentado por César Franco, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid, y que ha estado moderado por Antonio González San Isidro, vocal de la Comisión de Ingeniería Médica y Sanitaria COIIM-AIIM, los seis representantes parlamentarios han debatido en el marco de que “la sanidad pública madrileña gestiona más de dos millones de metros cuadrados de infraestructuras sanitarias que, para que nos entendamos todos en esa unidad tan internacionalmente reconocida, serían equivalentes a unos 280 estadios de fútbol”, como ha señalado al inicio el decano.

Por otro lado, Franco ha hacho hincapié en que “los sistemas de salud se enfrentan a una presión asistencial sin precedentes, principalmente catalizada por el rápido envejecimiento de la población, la mayor prevalencia de las enfermedades crónicas y las demandas cada vez mayores por parte de los pacientes, los cuales ejercen un papel más relevante en los procesos asistenciales y demandan una atención más cercana y personalizada”, algo que se ha visto agudizado por la llegada de la pandemia.

Para Madrid, las “infraestructuras sanitarias son esenciales para sostener una actividad asistencial del siglo XXI”, ha dicho Franco, al tiempo que ha asegurado que en la región “contamos con uno de los mejores sistemas de salud que, sin embargo, adolece de varios problemas”, como la obsolescencia a nivel nacional en tecnología sanitaria. Dicho esto, el decano ha dado paso al moderador del debate, que ha presentado a los participantes y ha dado el turno de palabra a cada uno de ellos para que presentasen sus propuestas de programa en materia de infraestructuras sanitarias, dando la palabra en primer lugar al representante del PSOE.

“El Partido Popular ha gestionado de forma muy criticable”

José Manuel Freire, en primer lugar, ha expuesto cuál es el programa para la Sanidad por parte del PSOE, al tiempo que ha centrado su crítica “al gobierno actual y al gobierno de hace 26 años”, del Partido Popular. Sobre la Sanidad, Freire ha recordado que es el “sector más complejo de las sociedades modernas” y una “de las competencias más importantes de la comunidad”. Como ha señalado, el Partido Popular “ha gestionado de una manera extraordinariamente criticable, tanto del punto de vista organizativo como desde el punto de vista de gestión”, resaltando que este hecho tiene que ver con que es la segunda región que menos invierte en este área en España y que “tiene como consecuencia que ha expulsado a las clases medias de la sanidad pública”.

“Nuestra primera prioridad tiene que ver con con la Covid-19: vacunar, controlar la pandemia adecuadamente, atender a los pacientes que se han quedado sin ser atendidos por la urgencia de la pandemia, dar prioridad a la Atención Primaria, a la Salud Mental y atender a los mayores de una manera especial, porque han sido los que más han sufrido la pandemia”, ha dicho Freire. Asimismo, ha hecho hincapié en “recapitalizar la Sanidad”, que en la Comunidad de Madrid considera que se lleva a cabo “un maltrato generalizado a los profesionales, y prueba de ello es que el 53'8 por ciento de los profesionales sanitarios son temporales”.

Del mismo modo, Freire ha propuesto dos medidas: “Salud bucodental y la implantación de la Ley del Buen Gobierno”, una medida con la que el PSOE tratará de dar respuesta a la “regulación, la profesionalización de los de todos los cargos del personal que trabaja en el área de gestión” del ámbito de la Sanidad. En este sentido, ha explicado que “un hospital privado como la Fundación Jiménez Díaz ha invertido desde 2009 hasta 2016 más que los siguientes seis hospitales: Clínico San Carlos, Gregorio Marañón, 12 de Octubre, La Paz, La Princesa, Hospital de Majadahonda y Hospital Ramón y Cajal”.

“Nuestro aval es que somos partido de Gobierno”

Por su parte, Eduardo Raboso, ha señalado que “el mejor aval para nuestras propuestas de futuro es que seamos un partido de Gobierno que ha estado a cargo de las infraestructuras sanitarias”, en las cuales ha asegurado que se han hecho “muchas cosas en estos dos años de legislatura”. En primer lugar, el popular ha indicado que “los equipos de ingeniería de los hospitales públicos de Madrid han tenido un papel estelar a lo largo de la pandemia porque han realizado remodelaciones importantísimas de nuestras instalaciones sanitarias, sobre todos nuestros hospitales”.

En este punto, ha puesto el foco en la remodelación “en tiempo récord y con una dedicación, imaginación, creatividad y espíritu de servicio público absolutamente loable” de las infraestructuras sanitarias para el “tratamiento masivo de pacientes con patología Covid-19, sobre todo a lo largo de la primera ola”, algo que ha estado acompañado por “un comité de expertos reales, con nombres y apellidos, no como los del Ministerio”. Por un lado, Raboso ha señalado el “Plan de Modernización de Infraestructuras Hospitalarias que nos va a llevar a los más altos estándares de calidad asistencial, altos estándares en los que ya estamos”.

“El Hospital de Ifema, en el cual los ingenieros tuvieron un papel extraordinario porque permitieron el despliegue de sistemas en cuestión de horas que permitieron la asistencia a unos 4.000 pacientes y que alivió a los hospitales públicos, de manera que nos devolvió una efectividad que estábamos al borde de perder”, ha recordado Raboso, que ha hecho hincapié en todo lo que “aprendimos y evaluamos de Ifema para extraer y aplicar las lecciones de manera inmediata en el Hospital Enfermera Isabel Zendal”. En este, ha dicho el del Partido Popular, “es la estructura que está dando apoyo a los demás hospitales públicos de Madrid” que se ha hecho eco a nivel internacional y que es “un ejemplo que desencadena la admiración en las administraciones sanitarias, literalmente, de todo el Mundo”.

“Pero es que hemos hecho más cosas”, ha dicho Raboso, que ha indicado la reforma del Hospital Gregorio Marañón, “que ha pasado de 25 a 35 camas y además puede pasar de 25 a 35 camas sin tener que que haya estructuras limitantes y en el que se ha introducido la flexibilidad que hemos aprendido que tienen que tener nuestras infraestructuras para las pandemias que vengan”. Asimismo, ha hecho mención a la UCI del Ramón y Cajal, la creación de un 70 por ciento el puestos de críticos en la Atención Primaria, la finaliación de las obras de siete centros de salud y otras ocho en curso, así como la compra de equipamiento sanitario. “Luego tengo que decir que se ha aprobado la licitación de las obras del nuevo Hospital del 12 de octubre, una verdadera revolución de sus estructuras, pero la reforma estrella es la reforma integral del Hospital Universitario La Paz”.

“Humanizar los espacios”

José María Antón García, el representante de Ciudadanos, ha centrado su intervención en la importancia que “cada vez se está dando más al diseño de las infraestructuras y el efecto que tiene sobre el propio proceso de curación”. Como ha indicado, “es el número de infraestructuras, tanto en centros de salud, centros hospitalarios, residencias, etc.lo que hace necesario que reflexionemos más desde un punto de vista técnico y a la luz de los conocimientos que hoy en día se tienen sobre todos estos aspectos, hacia dónde vamos o hacia dónde nos podemos dirigir”. Desde Ciudadanos, ha dicho, apuestan “por ese futuro que nos está diciendo la ciencia que ya está ahí. Creo que hay dos aspectos sobre los que me gustaría hablar: el diseño de las instalaciones y las nuevas técnicas constructivas”.

En cuanto al diseño, Antón ha expuesto que “el concepto de crear ambientes curativos a través de la arquitectura y el diseño es un concepto que ya se ha consolidado y ya se puede leer tanto en revistas de arquitectura o sanitarias”, entendiendo por ambiente curativo el que “es capaz de proporcionar un soporte emocional y ayudar a los pacientes de los familiares a lidiar con el estrés que deriva del proceso de enfermar”. Así, ha recalcado la necesidad de adecuar los espacios con “cosas como el aire acondicionado, las instalaciones eléctricas, los gases medicinales, todo lo que da soporte al equipamiento médico, a la tecnología propia”, aspectos importantes “relacionados directamente con el confort de los pacientes, los ruidos, la calidad del aire, el control de las infecciones asociada al uso de tecnologías y procedimientos diagnósticos”.

“Otro aspecto que consideramos en Ciudadanos que se debe de tener en cuenta a la hora de diseñar una infraestructura sanitaria del tipo que sea, son todos los relacionados con la sostenibilidad”, ha expuesto Antón, que se ha centrado en varios aspectos: “La propia sostenibilidad ambiental, la sostenibilidad social y cultural para tratar de garantizar que el desarrollo sea compatible con los aspectos por los valores de las personas y reforzar la identidad de las propias comunidades, y la sostenibilidad económica”.

“El diseñar espacios sanitarios o sociosanitarios en donde se tengan muy presentes todos los aspectos relacionados con la humanización, lo consideramos fundamental”, ha resumido el de Ciudadanos, que como reflexión final ha señalado que “ante el futuro se nos presenta la necesidad de enfrentar la transformación de los hospitales, adecuando a los cambios en el conocimiento y a la transformación de la sociedad, la cual no es solamente científico, sino también humano. A través del diseño se puede mejorar significativamente la calidad de vida, incluso la calidad de un momento de la muerte, y por tanto, es responsabilidad de los arquitectos, de los sanitarios, los planificadores, de los políticos”.

“La falta de planificación ha sido central”

Javier Padilla, de Más Madrid, ha centrado su mensaje en hablar de los “ecosistemas con sistemas sanitarios donde interaccionan diferentes profesiones y diferentes y diferentes intereses”, en cuyo marco su formación analiza que en los 26 años de gestión del Partido Popular “la falta de planificación ha sido central”, y como ha expuesto, “lo dice una persona que durante un año estuvo trabajando en un centro prefabricado”.

“El protagonista de las infraestructuras en estos últimos años podemos decir que, en efecto, ha sido el Zendal, que es una infraestructura sanitaria sin sanitarios, que está muy relacionado también [con esa humanización de la asistencia sanitaria inhumanos, que también ha sido una cosa muy vertebradora del programa de Gobierno de los últimos de los últimos dos años”, ha dicho Padilla. Respecto al hospital de pandemias, Padilla ha dicho que “aquí hay un montón de unidades de alta complejidad, unidades de referencia, etcétera., pero desde la perspectiva de que tenemos un sistema sanitario que podríamos decir que tiene el Ferrari en la puerta de la chabola: el Ferrari y la puerta de la chabola con unidades de altísima especialización y centros de Atención Primaria que se caen a cachos”.

Ante esa política, ha señalado Padilla, nosotros “proponemos un marco de programa electoral que tiene un bloque específico de infraestructuras que principalmente podemos desarrollar dentro de dos aspectos: infraestructuras asistenciales y las infraestructuras dentro del marco de la I+D”, ha expuesto el de Más MADrid, que ha afeado que no se haya hablado apenas sobre esto último en el debate. “Creo que el marco de impulso al I+D en I+D, además que entronque con esa visión de la transición ecológica que tenemos que hacer con una industria verde, una industrialización verde, la cual la Comunidad de Madrid vaya en encabeza, tiene mucho que ver también con la con las infraestructuras sanitarias de I+D sanitaria”.

“Los centros de salud a día de hoy tienen unas condiciones de infraestructura tremendamente deficientes, lo cual ha hecho en muchas ocasiones que no pudieran abrir dentro del marco de la pandemia, porque no tenían ni siquiera a capacidad para duplicar circuitos, para duplicar un circuito Covid-19 con un circuito no Covid en aquellos centros de menor de menor tamaño”, ha dicho Padilla. “Creemos que hay que poner el foco también en el marco del desarrollo de infraestructuras de centro de salud, en el marco de la salud de la sanidad rural. Y ahí creo que hay que desarrollar un plan específico”, ha comentado.

“Necesitamos una constante valoración de las infraestructuras”

La representante de Vox, Ana Cuartero, ha iniciado su intervención haciendo “una pequeña defensa de las naves industriales” a las que se ha referido Padilla, señalando que “yo como madrileño estoy dispuesto a irme a vacunar a una nave industrial, a un supermercado, a una gasolinera, a una carpa en el Metro, a cualquier parte, con tal de que haya vacunas para todos. El problema no es dónde nos vacunamos, sino que el problema es que nos vacunemos”, ha dicho. “Y es más, le digo que hay muchas naves industriales con unas medidas de seguridad, unas medidas de higiene y un control sobre lo que allí dentro pasa que están al mismo nivel o incluso superior que muchas instalaciones sanitarias”, ha incidido.

Las líneas estratégicas de la política que desde Vox consideran que es adecuada en cuanto a las infraestructuras sanitarias es la “política derivada de nuestros principios”, el primero de los cuales es que “todos los españoles tienen los mismos derechos”, ha dicho Cuartero. Según ha expresado, “Madrid es aproximadamente un 10 por ciento de la infraestructura sanitaria de toda España”, mientras que el “presupuesto de la Sanidad de la Comunidad de Madrid también oscila alrededor del 10 por ciento del presupuesto de Sanidad de toda la nación, pero los que lo conocemos sabemos que el Servicio Madrileño de Salud no está conectado con el resto de los servicios de salud de las comunidades autónomas, ni siquiera con aquellos que son limítrofes”.

“¿Quién se ha ocupado de rentabilizar todas esas infraestructuras sanitarias como si de un único sistema nacional de salud se tratase? ¿Han tenido las mismas posibilidades los enfermos en cualquiera de las comunidades autónomas o en cualquiera de las provincias de acceder a un hospital?”, se ha preguntado Cuartero, que ha indicado que “una de las políticas que nosotros consideramos esenciales es que no solo en momentos de pandemia los servicios de salud de las diferentes comunidades autónomas nos permitan trasladar de forma eficaz y eficiente a los pacientes” a través tanto de las relaciones bilaterales entre las diferentes regiones y a través de la Gobierno central en arbitrando.

“No se puede hablar de infraestructuras sanitarias sin hablar de conceptos como vida útil de las instalaciones, modernización de las instalaciones”, ha señalado la de Vox, que ha abogado por un procedimiento reglado de “revisión constante y permanente de las inversiones en infraestructuras en la Comunidad de Madrid” dotado de transparencia y que no coincida “constantemente el ciclo de valoración con los periodos electorales”. Además, Cuartero ha puesto en duda que haya “un seguimiento de los planes de inversión” y ha negado que se realice “una aprobación de los mismos en el Consejo de Gobierno”. “Como hemos advertido tantas veces, proyectos como los del Hospital de la Paz están constantemente en el aire, porque cuando un proyecto no tiene su traslación directa a los proyectos, a los presupuestos de una comunidad autónoma”, ha dicho la de Vox, que ha pedido que “desde la acción política podamos llevar un adecuado control de cumplimiento de esos objetivos y además unos criterios para que aquello pueda ser evaluado”.

La última reflexión de Cuartero ha señalado que las “infraestructuras sanitarias se deben de adaptar a la evolución de la población”, haciendo mención al reto demográfico por el envejecimiento de la población para el que “tenemos que prepararnos”. “Es urgente que en Madrid empecemos a considerar que los hospitales de larga distancia, que los hospitales en los que se aplican cuidados paliativos son una necesidad urgente a cubrir. Somos totalmente contrarios a la Ley de eutanasia y esto nos lleva a buscar los recursos necesarios para dotar de infraestructuras en las que las personas puedan pasar dignamente y rodeadas de cuidados y del cariño de sus familias los últimos días de su vida”.

“Hay que haces una auditoría en el Zendal”

Vanessa Lillo, de Unidas Podemos, ha reflexionado que a día de hoy “siguen vigentes muchas de las propuestas que planteábamos para las elecciones de 2019”, dado que solo han pasado dos años desde los anteriores comicios, pero “evidentemente esta pandemia ha hecho que revisemos algunos lugares y cobren más urgencia algunos elementos que ya teníamos en un segundo término”. “Es un acto de responsabilidad, por lo menos, el de recoger y plasmar las enseñanzas que esta pandemia nos ha dado. En primer lugar, que la situación previa de la sanidad pública madrileña ha afectado a las decisiones y a cómo ha impactado esta pandemia”, ha dicho para, a reglón seguido, señalar que “hablamos de una Sanidad pública famélica y ya adolecía de muchos elementos”. Por otro lado, Lillo ha afeado “la improvisación, la falta de coordinación, la obsolescencia que se comentaba aquí también como uno de los elementos que se han analizado en la Comunidad de Madrid y las deficiencias en las infraestructuras”.

“Frente a todos estos retos hay dos ideas generales antes: en la Comunidad de Madrid existe una exclusión sanitaria, hay trabas burocráticas que están impidiendo ahora la cuestión de la vacunación, que también, pero en una situación de pandemia se estaba negando la atención sanitaria, una cuestión que por puro egoísmo no tiene lógica ninguna”, ha dicho Lillo. “Otra que tiene que ver con la propia estructura y la forma que tenemos de entender la cuestión en el ámbito de la sanidad”, ha sostenido, añadiendo que “una de las propuestas que planteamos es el impacto en la salud. Hacer una evaluación del impacto en la salud de todas y cada una de las políticas públicas que se pongan en marcha desde la cuna de Madrid”. “Hay determinantes sociales que influyen en la salud de las personas. Y esto nos lleva a que nuestro eje principal y prioritario como organización sea la Atención Primaria y por eso queremos desarrollar una Ley de Atención Primaria”, ha señalado.

Sobre el Zendal, Lillo ha señalado que “se ha definido como hospital de pandemias con unas características muy concretas para esta pandemia. Y este tipo de enfermedad, que tiene que ver con los elementos respiratorios y de ahí ciertas instalaciones, lo cual no significa que las especificaciones que tiene actualmente el edificio vaya a ser de la misma manera útil para otras futuras pandemias”. Además, ha citado que otros “tipos de elementos sin tener que acometer, sin garantizar que se tengan que acometer más operaciones o más intervenciones en una en una inversión que recordemos, iba a ser en un inicio de 50 millones de euros, y ya vamos por 200 millones de euros”. Una infraestructura “con un déficit de cuartos de baño manifiesto, considerable y reconocido por los profesionales que están allí sin quirófanos”, ha criticado. Por ello, la formación “lo primero que planteamos es que sea una auditoría para saber dónde de esos 50 millones originales, sus 200 a los que llega, y que entre todas podamos decidir cuál es el mejor uso”.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es