20 de septiembre de 2021, 20:25:41
Distritos


Cibeles esboza el futuro de las lagunas de Ambroz en San Blas

Por Lucía Martín


Un proceso de renaturalización espontánea hizo brotar en San Blas el mayor humedal de Madrid. Las lagunas de Ambroz afloraron sobre el cauce del arroyo homónimo tras 30 años de explotación de una gravera de sepiolita cerrada en 2007. En los huecos excavados de la mina se formaron láminas de agua sobre las que se ha articulado un ecosistema que cobija hasta 124 especies. Ahora, la posibilidad de que el yacimiento vuelva a explotarse las pone en peligro y grupos ecologistas, asociaciones vecinales y partidos políticos reclaman su coservación. Este martes, Cibeles aprobó medidas para su protección.

El área de Desarrollo Urbano anunció el lunes un acuerdo con la comisión gestora del nuevo desarrollo urbanístico de la Nueva Centralidad del Este, propietaria del suelo, para que esta ceda "de manera obligatoria y gratuita" al Consistorio los terrenos y pasen a ser de titularidad municipal. No se ha fijado fecha concreta para este traspaso, pues primero debe sectorizarse el ámbito. El delegado Mariano Fuentes planteó en la sesión plenaria que el enclave se integrara en el proyecto del Bosque Metropolitano.

El Ejecutivo municipal también propuso instar a la Comunidad de Madrid a que se modifique el plan de restauración de la explotación minera del humedal. En concreto, que se contemple "de forma expresa" un sistema de lagunas "con las condiciones requeridas para la creación de un sistema biodiverso y accesible" que permita su conservación. Finalmente, estas medidas recibieron el apoyo unánime de todos los partidos.

La iniciativa de consensuar entre los grupos la preservación del área partió de Más Madrid. En su iniciativa elevada al Pleno reclamaron, además de la inclusión de la laguna de Ambroz como zona verde pública, el fomento de una Reserva Ornitológica Municipal en este refugio de biodiversidad. Asimismo, solicitaron que el Gobierno regional incluya la Laguna Grande en el Catálogo de Embalses y Humedales de la Comunidad y que el Ministerio para la Transición Ecológica recoga esta en su inventario.

Una mina amenaza el humedal

Las Mesas de Medio Ambiente de San-Blas Canillejas y Vicálvaro, SEO BirdLife y Ecologistas en Acción han puesto en marcha el 'Grupo de Trabajo para la protección de las Lagunas de Ambroz y su entorno' con el objetivo de promover iniciativas encaminadas a conservar este santuario de flora y fauna que se ha abierto paso de forma natural. La reapertura de la mina de sepiolita podría suponer la destrucción de un paraje "único" que se asemeja al Parque Regional del Sureste, protegido por la Red Natura 2000.

En las ocho hectáreas -dos kilómetros de perímetro- que abarca el humedal conviven hasta 124 especies. "Tenemos muchas invernantes que vienen del norte de Europa, aves migratorias y también la única colonia de avión zapador en Madrid", relata Miguel Ángel García de la Concha, miembro del grupo de trabajo. En este enclave también se dan cita anátidas como los zampullines comunes o los somurmujos. Los carrizos, eneas y otros vegetales han brotado por sus propios medios y entre ellos se esconden insectos como el saga pedo, en peligro de extinción.

La empresa Tolsa, que opera 32 minas en todo el mundo, pretende retomar la extracción de sepiolita en una zona anexa a la laguna, sita entre la M-40 y la R3. Esta actuación implica apurar las reservas del yacimiento durante 11 años. La Consejería de Medio Ambiente dio luz verde a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) presentada por la compañía, que no refleja la singularidad de las lagunas de Ambroz. De hecho, incorpora la utilización del agua en el proceso extractivo.

Ecologistas en Acción denuncia que la restauración de la mina "es incompatible" con la protección del humedal. "El plan de restauración de la zona agotada que han prestando supone tapar las lagunas y si esto pasa desaparecerá la avifauna", explica María Ángeles Nieto, coordinadora de la entidad en la Comunidad de Madrid. Ya han recurrido por vía administrativa la DIA, a fin de que se vuelva a iniciar el procedimiento y se redacte un nuevo documento que añada "el valor" del ámbito y evite cubrir las balsas. Según trasladan, Tolsa presentó alegaciones en septiembre de 2020 y ahora falta que la Consejería se pronuncie.

La compañía se reunió este lunes con la vicealcaldesa de la ciudad, Begoña Villacís, y con el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes. Fuentes conocedoras de la negociación apuntan que "están pendientes de la autorización" del Gobierno autonómico. En todo caso, aseguran que "quieren extraer el producto y después dejar el terreno como les indique el Ayuntamiento para su incorporación al Bosque Metropolitano".

Saga pedo en las lagunas de Ambroz.

La integración en el Bosque Metropolitano

Las lagunas de Ambroz se enmarcan en el proyecto ganador del lote dos del concurso de ideas lanzado para diseñar este corredor verde que circunvalará Madrid. Bajo el título de Efecto Mariposa, la propuesta seleccionada para rehabilitar la Nueva Centralidad del Este consiste en la creación de lagunas en las minas a cielo abierto existentes, destinando alguna de ellas a la implantación de un parque acuadeportivo y acondicionar el entorno con bosques de ribera.

El Grupo de Trabajo para la protección de las Lagunas de Ambroz y su entorno agradece que los partidos políticos "no hayan polarizado la conservación del medio ambiente y hagan frente común en su defensa", como esperan que se materialice en el Pleno. Señalan, eso sí, la carencia de datos de las Administraciones sobre la biodiversidad de esta zona periurbana, algo que también achacan a la DIA de Tolsa.

"Hacer un estudio de la flora y la fauna lleva al menos un año porque hay que observar todo un ciclo fenológico de cada especie", sostiene Miguel Ángel García de la Concha. Con este propósito ha nacido otro grupo compuesto por organizaciones de tipo científico como la Asociación de Herpetología Española, SEO BirdLife y la Sociedad de Estudio y Conservación de los Murciélagos. García de la Concha traslada la voluntad de estos de compartir la información que recaben para que pueda incorporarse al proyecto del Bosque Metropolitano y guíe la ejecución del diseño previsto. "Si las lagunas pasan a ser municipales podría crearse un grupo de trabajo como el del Plan Sures para dar seguridad y protección", sugiere al tiempo que pide al Consistorio "apoyo y recursos" para conservar el ámbito.

Un paraje único degradado

Mientras esto se resuelve, Ecologistas en Acción insta a que se solventen los problemas de seguridad en las lagunas. "Se deben suavizar los taludes para que no tengan tanta pendiente porque son muy verticales", indica María Ángeles Nieto. Asimismo, estima conveniente vallar adecuadamente el lugar "porque en verano hay gente que entra a bañarse, pueden caerse y es muy difícil salir". De hecho, ya se ha registrado más de un accidente.

En paralelo, García de la Concha alerta de la degradación actual de este espacio renaturalizado. "Durante la construcción del Wanda Metropolitano empezaron a verterse escombros y los particulares dejan también sus enseres y electrodomésticos". La Junta del Distrito procedió a su limpieza y se cerraron los dos caminos de acceso. Sin embargo, alguien ha reabierto uno. Además, algunas empresas "queman aquí cables", lo cual además del peligro de incendio lleva aparejado otro riesgo: que los componentes tóxicos de los residuos se filtren al agua.

El Grupo de Trabajo para la Protección de las lagunas de Ambroz lo tiene claro: "Esto no es un agujero, sino un ecosistema único". "Si no lo protegemos, después sería imposible recuperarlo aunque invirtamos millones de euros", aseveran.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es