23 de junio de 2021, 14:38:44
Opinión


Ahora sí toca

Por Jaime Cedrún


Durante esta semana hemos venido explicando las movilizaciones que, con todas las medidas de seguridad que impone la pandemia, CCOO y UGT habremos desarrollado el día 11 de febrero en toda España frente a las delegaciones del Gobierno y en la capital frente al Ministerio de Economía. Reivindicaciones que donde más sentido tienen es en nuestra región, donde viven más de 500.000 personas con ingresos por debajo del SMI y 60.000 familias sin ingresos laborales.

La movilización que debería escuchar el Gobierno de España, conformado por el PSOE y Unidas Podemos, tiene tres elementos básicos: incremento del Salario Mínimo Interprofesional, derogación de la Reforma Laboral y derogación de la reforma de las pensiones de 2013.

Tal como ha proclamado Unai Sordo, secretario general de la Confederación de CCOO, “la prioridad es hacer frente a la pandemia” pero “junto a ello necesitamos alargar las políticas de protección social. También es el momento de recuperar la agenda laboral”. España, y Madrid en particular, sabemos lo que es salir mal de una crisis porque lo hemos vivido recientemente tras la Gran Recesión. Las desigualdades en nuestra región crecieron por culpa de las políticas del Partido Popular que aún siguen vigentes.

La crisis provocada por la pandemia ya está aumentando más esas desigualdades por lo que no podemos permitir que los poderosos utilicen unas armas que favorecen el despido, destruyen la negociación colectiva o atentan contra unos ingresos dignos (salarios y pensiones) y por ende contra la recuperación económica.

Por eso, “ahora sí toca”. Toca impulsar las medidas necesarias para que nadie se quede atrás. Los sindicatos hemos trabajado durante la pandemia para sostener a las empresas y a la clase trabajadora de España. El músculo obrero y trabajador ha cumplido con su responsabilidad para sostener los sectores productivos de nuestra economía. Ahora, el Gobierno PSOE-Unidas Podemos debe dar un paso hacia adelante y comenzar a poner en marcha las medidas comprometidas a todos los estamentos de la sociedad.

Es imprescindible para nuestra región que crezca el Salario Mínimo Interprofesional (SMI). No olvidemos que dos tercios de los salarios más bajos pertenecer a mujeres, una brecha salarial, superior a 6.000 euros en la región. Y que constatamos que el incremento de los últimos años la ha reducido en los niveles salariales más bajos.

En esta línea, la anterior subida del SMI a 950 euros supuso que 200.000 personas en Madrid se vieran beneficiadas por esta medida, que, por otra parte, no supuso ningún problema a la contratación. Y ahí están los datos: entre 2018 y 2019 se crearon 100.000 puestos de trabajo en esta Comunidad.

Se necesita un incremento del salario mínimo en la región como factor de reequilibrio, de reducción de la brecha salarial, pero también para que no pierdan poder adquisitivo los madrileños con salarios más bajos. Somos Europa y no podemos vivir ajenos a la realidad europea. Si hubiéramos cumplido con la recomendación europea tendríamos que tener el 60% del salario medio. No es cierto que se esté ganando poder adquisitivo porque los bienes de primera necesidad han aumentado un 2,2 por ciento. Por ejemplo, el precio de la fruta se ha disparado un 7% o el de la carne de cerdo un 5%.

Respecto a la reforma laboral, nadie duda de que solo vale para facilitar el despido y abaratar salarios y no para defender el empleo. En Madrid, la reforma laboral es la responsable directa de la destrucción de 117.000 empleos. Estos despidos ha sido decididos de forma unidireccional por parte de las empresas. Durante la pandemia, quienes tenían un contrato temporal no han podido acogerse a los ERTE porque no quedaban protegidos por culpa de la reforma laboral. Es una evidencia que la reforma laboral facilita el despido, incrementa el paro y permite que grandes empresas que pueden tener beneficios incluso en pandemia estén haciendo expedientes de regulación de empleo sin ninguna justificación.

El segundo gran objetivo de esa reforma laboral ha sido devaluar los salarios. En Madrid, la región más rica de España, superamos el medio millón de personas con salarios inferiores a los mil euros, pero es que casi un millón están en el paro o con un empleo precario o parcial. Y en el presente más actual, la reforma laboral es la responsable de que haya ERES injustificados por parte de empresas que son viables, que tienen beneficios pero que optan por el expediente de regulación, por un cierre y por deslocalizarse a otros países con los salarios más bajos. Es la realidad la que nos debe llevar a la senda de un nuevo marco de relaciones, un marco moderno que prevea situaciones diferentes como las nuevas que estamos viviendo.

Por otro lado, resultan muy preocupantes los bulos y globos sonda que se han generado en torno a las personas jubiladas y las pensiones. Esas personas que han sido el sostén de familias enteras durante la crisis de 2008 y hoy superan la cifra de un millón en la región de Madrid con una media de 1.100 euros de pensión. El factor de sostenibilidad de las pensiones no se puede mantener porque el futuro de las pensiones no se puede hacer sobre la base de recortar la cuantía de las pensiones. No se pueden acrecentar las incertidumbres y temores de pensionistas presentes y futuros, por eso hay que derogar un sistema impuesto en 2013 por el Partido Popular.

Y efectivamente esa necesidad es mayor en Madrid. Una comunidad que bajo el caótico manto de Isabel Díaz Ayuso se ha instalado en la bronca, en ir en contra de España ante cualquier medida frente a la pandemia y en ser, una vez más el centro del hedor a corrupción. Es inviable que un Consejero de Justicia, como es el caso de Enrique López, se encuentre en el centro del terremoto que son los “papeles de Bárcenas”.

Madrid necesita coordinarse con todo el Estado, necesita renunciar a la corrupción, necesita unos presupuestos…, Madrid no puede seguir engordando la desigualdad. Por eso, ahora sí toca empujar los cambios.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es