18 de junio de 2021, 6:50:01
Municipios


Filomena deja sin comer a más de 500 animales, derrumba naves y hunde invernaderos

El campo sufre también el paso de la borrasca

Por Lucía Martín


La borrasca Filomena ha bloqueado los viales de la capital, pero el espesor del manto de nieve que cubre calles y caminos rurales en los municipios no es menor. Si en Madrid ha colapsado los accesos a establecimientos comerciales, portales, centros de salud o colegios, en el campo ha enterrado los cultivos del sur y este de la región y ha interrumpido las conexiones con las explotaciones ganaderas.

Frente al desabastecimiento puntual en ciertos supermercados de la capital y el resto de localidades aledañas de la región, en los pueblos madrileños se cuentan por centenares los animales que permanecen sin comer desde que cayeran los primeros copos el pasado viernes. Además, en municipios como El Molar, San Martín de Valdeiglesias, Pedrezuela o Guadalix se han registrado derrumbes en naves.

También en Buitrago de Lozoya, donde una instalación de vacuno de leche se ha venido abajo y se teme que haya sepultado ganado, a falta de haberse podido comprobar por la imposibilidad de acceder a las ganaderías, trasladan a Madridiario desde la Unión de Ganaderos y Agricultores de Madrid (Ugama). Por otro lado, sí se han confirmado daños en animales en otra infraestructura pecuaria en Fuenlabrada.

Las pérdidas económicas preocupan a los propietarios, pero lo que los mantiene en alerta constante son los problemas para suministrar el alimento al ganado en pueblos como Canencia, donde algunas explotaciones han quedado aisladas y los ganaderos tratan de abrir vías "con sus propios medios", señala Alfredo Berrocal, presidente de Ugama. En la zona de Cerro Longo, en Colmenar Viejo, se concentran "14 o 15 explotaciones" afectadas por el temporal a las que resulta "imposible" acceder con vehículos.

Ante esta circunstancia, el Ayuntamiento contactó con las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (Famet), con base en Colmenar, para transportar las balas de forraje con sus helicópteros como medida de emergencia. Ugama explica que para poder iniciar el operativo se requiere la autorización del Gobierno regional y de la Delegación del Gobierno, que hasta la fecha no lo han concedido. "Hemos pedido el permiso, pero por temas burocráticos no llega y existe un gran peligro de muerte por inanición", advierte Berrocal.

Solo en Colmenar Viejo estiman que "más de 500 cabezas de ganado" llevan sin comer "tres o cuatro días". A estas se suman varios centenares más en otros enclaves de "difícil acceso por caminos con pendiente". En total, podrían contabilizarse "hasta 1.000 animales", relata el presidente de la asociación agraria. "No es un tema económico, sino de no dejar desamparados a los animales", remarca.

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Madrid (UPA Madrid) informan de que en las últimas horas han hecho un repaso de las pérdidas ocasionadas y coinciden en que los principales perjuicios han sido los destrozos en instalaciones y la imposibilidad de acceder al ganado para cuidarlo.

Tal y como indican, además de que los ganaderos han sufrido el derrumbe de naves enteras y voladizos por el peso de la nieve, en alguno casos atrapando a animales en su interior, los dedicados a la leche ya no tienen capacidad de almacenaje. “Ya se han tirado más de 10.000 litros y algunos productores esperan que los camiones cisterna todavía tarden unos días más en poder acceder a sus instalaciones”, aseguran desde UPA Madrid.

Invernaderos destrozados en el sur

Los agricultores madrileños también han sufrido los estragos de la histórica nevada. En el marco del sector hortícola, las zonas más afectadas se ubican en Fuenlabrada y en Navalcarnero, donde "hay cerca de 30 o 40 hectáreas completas destruidas", según Ugama. Por su parte, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) precisa que "se han visto muy perjudicadas todas las verdudas al exterior, como coles o alcachofas" en cultivos del sur de la Comunidad. La acumulación de nieve también ha acarreado dificultades a los dueños de invernaderos de la Vega del Tajo y otras poblaciones de Madrid al venirse abajo por el peso.

En este sentido, desde UPA Madrid indican que “en el campo madrileño nos hemos llevado una de las peores partes”. Según les consta, la zona de invernaderos por excelencia (Fuenlabrada) ha sufrido daños en el 100 por ciento de las estructuras, a lo que hay que sumar el derrumbe de otros tres invernaderos de Villa del Prado. “Siendo el coste por metro cuadrado de 30 euros por metro cuadrado y la superficie total afectada de unos 60.000 m2, Filomena supone casi 2 millones de euros en pérdidas para este sector madrileño”, han calculado.

Asimismo, los olivareros de la comunidad están “realmente inquietos”, advierten desde UPA Madrid. “Muchos no han podido acudir aún a sus explotaciones, pero ven los destrozos producidos en los olivos cercanos a los pueblos y se llevan las manos a la cabeza”, han explicado desde la organización. Así pues, el balance de las pérdidas en el olivar madrileño tendrá que esperar a que las consecuencias de Filomena se derritan, pero el sector teme ser otra de las grandes víctimas de esta borrasca.

En la misma línea, el responsable de Comunicación de varios ayuntamientos del Sureste de la región indica a Madridiario que: "Todavía es pronto para poder evaluar los daños porque hay una capa importante de nieve encima y no se puede ver cómo ha quedado la tierra". Según expone, en el cultivo de aceituna "puede haber más repercusión porque muchos olivos se han visto dañados por el temporal". La nieve se ha acumulado en las ramas y ha provocado que estas se rompan causando pérdidas que se valorarán "tras la evolución de estos días". No obstante, aclara que, "afortunadamente", la recogida de aceituas se realizó "casi en su totalidad" días antes del paso de Filomena.

Ayudas para paliar los daños

El desastre causado por Filomena ahoga aún más a un sector que arrastra un complicado 2020 marcado por el cierre de la restauración, que limitó sus canales de distribución. La Comunidad de Madrid es la única que no mantienen convenios con Agroseguro por lo que "pocos" ganaderos y agricultores autonómicos cuentan con seguros ante las condiciones "más exigentes" que se les reclaman, expone Ugama. Por ello, instan al Ejecutivo regional a firmar un acuerdo con la entidad para facilitar la cobertura ante posibles incidentes futuros.

Por el momento, Ugama pide a la Comunidad de Madrid que emita una orden para "encajar" las pérdidas asociadas al temporal en la red de ayudas del programa de Desarrollo Rural, cofinanciado por la Unión Europea. Al mismo tiempo, varios municipios esperan también la declaración como zona catastrófica de toda la región o de ciertos municipios, una decisión que depende del Gobierno nacional.

Por su parte, UPA Madrid ya ha solicitado a la Comunidad de Madrid que habilite una línea urgente de créditos y subvenciones a los agricultores y ganaderos que han sufrido pérdidas. “Es el momento de que la sociedad cuide su sector agropecuario de la misma manera que este siempre trabaja y cuida de ella”, dicen.

Fuentes de la Consejería de Medio Ambiente aseguran a este medio que mantienen contacto con todas las asociaciones agrarias. "Les hemos pedido que nos trasladen sus necesidades y evalúen sus daños para abordar soluciones lo más rápido posible", informan. Asimismo, este martes por la tarde el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, avanzó que la Comunidad de Madrid estudiar la posibilidad de hacer tareas de alimentación de ganado de explotaciones aisladas por aire , utilizando medios aéreos del Grupo Especial de Rescate en Altura de la Comunidad de Madrid (GERA).

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.madridiario.es