24 de noviembre de 2020, 5:26:39
Distritos


Un hombre, detenido tras haberse fugado de la cárcel por matar a un alunicero

Por MDO/E.P.


Agentes de Policía Nacional en el distrito madrileño de Carabanchel han detenido a un varón en busca y captura por la autoridad judicial por un homicidio cometido en 2008 en Arganda del Rey, ha informado este martes una portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en una comunicación.

El arrestado, Ignacio R., de 38 años y seis antecedentes penales, entró en la cárcel, primero de forma provisional y luego condenado en firme, por matar a balazos el 12 de enero de 2018 a Carlos Jarry, un conocido 'alunicero', que en el momento de su asesinato tenía más 30 detenciones anteriores, la mayoría por robo con fuerza y antecedentes también de tenencia de armas. Ya en la cárcel, aprovechó un permiso hace dos años y medios para fugarse.

Hace unos días, dos agentes de paisano realizaban labores de prevención cuando se aproximaron a un varón puesto que estaba consumiendo sustancia estupefaciente en vía pública. Una vez identificados como policías nacionales, este individuo golpeó a uno de los actuantes y se dio a la fuga.

Tras una persecución a pie y, después de que los agentes actuantes recibiesen varios puñetazos y patadas, lograron detenerle. Pero el hombre continuó con mucha agresividad una vez introducido en el vehículo policial, al que le llegó a fracturar el cristal. En ese momento apareció una mujer que quería impedir su arresto, golpeando el coche y también a los funcionarios, por lo que también acabó detenida.

El crimen

Todo comenzó cuando en diciembre de 2007 dos personas amenazaron a la mujer del ahora detenido de nuevo en el portal de su casa y le aporrearon la puerta exigiendo que les pagara 40.000 euros que supuestamente habían robado a Carlos Jarry. Le amenazaron con dar muerte a su familia si no cumplían con esta exigencia.

Durante el juicio, Ignacio aseguró que pocos días después llamó a la Policía alertando de lo ocurrido pero que luego se encontró con un amigo que conocía dónde se hallaba en ese momento Jarry para poder hablar con él y "solucionar el asunto". Junto a dos personas acabaron en un garaje de Arganda, donde vieron a Jarry, del que pensaban que era un "raterillo" de Vallecas y no "el jefe de los 'aluniceros'".

"En ese momento se le puso cara de loco. Me preguntó quién había sido la perra chivata que le había dicho donde estaba. Entonces me empezó a llamar maricón y que me gritó que me iba a matar. Sacó un arma de una riñonera y yo me abalancé contra ella. Forcejeamos y hubo dos disparo. El arma se cayó en la acera contraria. En ese momento corrimos los dos hacia la acera contraria y cogí el arma. Le dije que me dejara, pero él respondió que no sabía lo que había hecho y amenazó con matar a mí y a mi familia. En ese momento no sabía lo que hacer y disparé", confesó Ignacio.

En la huída, en un punto de la carretera A-3 dirección Madrid Ignacio tiró el arma. Poco después, a la altura de Rivas-Vaciamadrid, vieron una patrulla de la Guardia Civil y se percataron de que les estaban siguiendo. Ya en Madrid les dieron el alto y les detuvieron.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es