5 de diciembre de 2020, 3:33:34
Ciencia y tecnología


Proponen lanzar un cohete que consiga el récord de altitud de España

Por Isabel G.Clavero


Lanzar un cohete que consiga el récord de altitud de España; ese es el objetivo por el que trabajan desde la asociación STAR (Student Team for Aerospace and Rocketry) una treintena de alumnos de la Universidad Carlos III de Madrid. Actualmente la mejor marca la ostenta la Universidad Politécnica de Cataluña y está en 1.930 metros; ellos quieren elevarlo hasta los 4.000.

El grupo de trabajo está formado por estudiantes de Ingeniería Aeroespacial, Mecánica, Electrónica, Industrial, Telecomunicaciones y de Energía que llevan trabajando desde el curso 2018-19 en el diseño, desarrollo y fabricación de cohetes reutilizables, con el objetivo de promover las ciencias espaciales y aeronáuticas.

“Estamos trabajando en la creación del Astrea-C, un vehículo supersónico diseñado al 90 por ciento por nosotros, ya que todas las piezas están desarrolladas por STAR a excepción del motor”, comenta Marco Martín, estudiante de ingeniería mecánica y tesorero de la asociación. Para ello trabajan y colaboran con empresas que les facilitan los materiales o la maquinaria requerida para la fabricación de las piezas y el ensamblaje del cohete, pero el coronavirus ha cambiado por completo el rumbo de sus planes. “Teníamos el apoyo de un montón de empresas que, por la pandemia, han mandado a sus trabajadores a un ERTE. Algunas nos patrocinaban, otras nos proporcionaban sus servicios, como por ejemplo la fabricación de la tobera con una impresora 3D, y otras nos las dejaban a un precio muy reducido”, cuenta Martín.

Características y dimensiones del Astrea-C

La elección de dichos materiales es de suma importancia, ya que cualquier giro que realice el cohete puede ocasionar su ruptura. Por ejemplo, la gran mayoría del fuselaje se hace con fibra de carbono, y están desarrollando una antena hecha con láminas de grafeno metidas dentro de las capas de fibra de carbono que servirá para que, durante el lanzamiento, el cohete pueda transmitir los datos al centro de mando. En cuanto a sus dimensiones, el cohete medirá dos metros y pesará unos 10 kilos.

El Astrea-C es un vehículo supersónico diseñado al 90% por nosotros

Pero tras la pérdida de sponsors y viendo que con los 2.000 euros que la universidad proporciona a cada asociación del centro de forma anual no tenían suficiente para llevar a cabo el proyecto pensaron en un plan b; la autofinanciación. STAR lanzó un crowdfunding con el fin de recaudar 12.000 euros, una cifra a través de la que podrían conseguir los materiales y la maquinaria necesaria para finalizar el proyecto en los plazos previstos. El lanzamiento del cohete, que estaba previsto para julio, tendrá que esperar a los meses de octubre o noviembre.

Además, con el confinamiento, las reuniones que realizaban de forma semanal en un espacio de la universidad pasaron a ser de forma telemática. “En los meses en los que hemos estado confinados hemos aprovechado, sobre todo, en avanzar en el trabajo de diseño y de investigación del cohete, que era la parte que podíamos ir adelantando”. El siguiente paso es la fabricación, que comenzó hace dos semanas y que están llevando a cabo en espacios en empresas que han buscado ellos mismos, pues la universidad está cerrada. Los estudiantes esperan que, gracias a la recaudación de fondos, pueda despegar su objetivo.

De la asociación destaca la rapidez con la que han sido capaz de despegar pues, pese a que se formó en 2018 con la participación de siete miembros, ya el curso pasado desarrollaron su primer cohete; el Rattlesnake, un vehículo de 1,5 metros que diseñaron y fabricaron con el fin de familiarizarse con el proceso de diseño, software y manufacturación. Tras dos lanzamientos exitosos decidieron llevar el proyecto al siguiente nivel, sirviendo este como el punto de partida a partir del cual crear el Astrea-C con la máxima de que estuviera desarrollado por ellos en su máxima totalidad.

Llama la atención la organización interna con la que trabaja el grupo de ingenieros ya que, aunque cuentan con la ayuda de los profesores, son ellos los que planifican y coordinan todo el trabajo: "contamos con el conocimiento de los profesores y tenemos con ellos una relación simbiótica, ya que pueden ver una aplicación directa de lo que enseñan en sus clases en la propia universidad, algo que ninguna universidad de España realiza a este nivel”, apunta Marco.

Por y para los estudiantes

El equipo del Student Team for Aerospace and Rocketry está dividido en los departamentos de propulsión, fuselaje, simulación, software, aviónica, marketing, integración y logística. Para formar parte del equipo priman la motivación y las ganas de trabajar antes que el expediente académico, además del conocimiento de las nociones básicas del tema que vas a tratar. “Puedes tener un expediente maravilloso y no ser proactivo, por eso lo que más tenemos en cuenta son las ganas de aportar al equipo y la motivación”, comentan desde STAR.

Se trata de una iniciativa hecha por y para los estudiantes, donde el trabajo en equipo y el intercambio de conocimiento entre los distintos departamentos es fundamental.

Las plazas se abren a principio de curso y, tras rellenar un formulario on line, se realiza una criba de los preseleccionados y, después, se les realiza una entrevista personal en el que se realizan tanto preguntas sobre su trayectoria como del departamento en el que van a trabajar.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es