26 de noviembre de 2020, 22:08:05
Cultura y ocio


San Cayetano tras la reja

Por Antonio Castro


Hoy, día 7 de agosto, la imagen de San Cayetano no saldrá en procesión por las calles de Embajadores y Ribera de Curtidores recordando la fecha de su muerte en Nápoles. Tampoco se celebra su verbena, ni lo harán las de San Lorenzo y La Paloma.

A lo largo de todo el día la iglesia de San Millán y San Cayetano, en el número 15 de Embajadores, está recibiendo las visitas de los devotos, guardando todas las medidas sanitarias. En el atrio del templo se encuentra la gran imagen del santo que es la que se saca en procesión. Este año no se puede acercar a ella. Muchos vecinos le rezan delante de la reja.

El interior del templo está en obras. Un aparatoso andamiaje ocupa parte de la nave central bajo la cúpula. La capilla de San Cayetano está a la izquierda del altar mayor. Una decena de fieles reza frente a ella o toma fotos de la imagen. Sendos carteles advierten de la prohibición de tocar al santo y de dejarle flores. Precisamente una de las tradiciones de esta fiesta popular es la de, tras la procesión, abalanzarse sobre las andas que han transportado al santo para hacerse con alguna de las flores que lo adornan. Hoy solo dos ramos, aparentemente de dalias blancas, lucen junto al santo.

A la puerta de la iglesia un tenderete vende recuerdos de San Cayetano: estampas, calendarios, figuritas y… gel desinfectante. Este año los encargados de estos recuerdos han estado rápidos y ofrecen dosificadores de bolsillo adornados con la estampa del santo. ¡Ojalá que haga el milagro de apagar la epidemia!

La plaza de Cascorro, donde se instalan los feriantes en estas fechas, registra absoluta normalidad. Solo las terrazas de los bares cercanos ocupan parte de la superficie. Los olores y humaredas de fritangas que suelen invadir el barrio, están desaparecidos. Solo los adornos de la calle del Oso, como hemos informado estos días, han vuelto a aparecer gracias a los vecinos.

Muchos vecinos están tristes por el ambiente -o la ausencia de él- en las fiestas de San Cayetano y confían en que, dentro de un año, todo volverá a estar como siempre, como viene sucediendo desde finales del siglo XIX cuando comenzó a celebrarse una verbena que ya es tradición.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es