21 de octubre de 2020, 23:47:43
Cultura y ocio


El ocio nocturno se apaga este fin de semana: un cierre "encubierto" que podría terminar con la quiebra del sector

Por Fernando Morales


El sector del ocio nocturno ya no aguanta más y, para visualizar su "dramática" situación, este fin de semana todos los locales pertenencientes a la Plataforma por el Ocio no abrirán sus puertas para protestar por los recortes de horario que la Comunidad de Madrid les ha impuesto para evitar rebrotes en este tipo de espacios. De esta forma, en pleno fin de semana de agosto, Malasaña, el barrio por excelencia de la noche madrileña, cerrará "al completo", para luchar por un futuro que ven "bastante poco esperanzador". Además, los organizadores de este "cierre voluntario" creen que a esta inciativa se unirán locales de todo Madrid que están viviendo la misma situación.

Tras el confinamiento, muchos locales no llegaron a abrir y otros, como consecuencia de la poca afluencia de gente, han tenido que cerrar "definitivamente" al ver "muy complicado" poder sobrevivir. Esta situación, sin embargo, se ha agravado desde que el Gobierno regional, ante la aparición de rebrotes asociados con gente joven, decretó que los locales de ocio nocturno solo podrían recibir clientes hasta la 1 de la madrugada y que, además, tendrían que cerrar a la 1:30 horas. "A esa hora es cuando la gente empieza a venir a nuestros locales", relatan desde la Plataforma por el Ocio, que quieren dejar claro que, a pesar de estar en contra de estas medidas, las acatan porque "lo primordial es la salud". Eso sí: "No las entendemos porque nos podríamos mantener abiertos con un horario más amplio y con más medidas de seguridad", señalan.

Esta medida de la Comunidad la consideran desde la Plataforma de Ocio Nocturno -formada por 90 locales de Malasaña- "un cierre encubierto" en el que, por seguir "abiertos", no se pueden "acoger a ningún tipo de ayuda" que les lleve a pasar esta situación con las menores pérdidas posibles. Por ello, prefieren que el gobierno de Ayuso decrete el cierre total del ocio nocturno que les permita acceder a un plan de rescate que salve un sector que "está hundiéndose". De lo contrario, se verán en la "quiebra".

Ayudas para sobrevivir

"Solo el 30 por ciento de los locales de Malasaña ha abierto"

Entre las ayudas que solicitan se encuentran, por ejemplo, el poder alargar los ERTE hasta final de año o que les ayuden para pagar el alquiler de los locales. "En el centro de Madrid los alquileres son my altos y nosotros, además, también seguimos pagando impuestos". Por todo ello, solo el 30 por ciento de los locales de Malasaña, según un portavoz de la Plataforma, ha abierto. "Muchos no se han planteado volver a sus negocios porque abrir tiene unos gastos fijos muy elevados a los que no se pueden hacer frente con los pocos ingresos que tenemos actualmente". Además, una vez que sacan a los trabajadores del ERTE no pueden volver a solicitar esta ayuda sin una causa de fuerza mayor.

Por otro lado, denuncian que las medidas anunciadas por el Ayuntamiento de Madrid como, por ejemplo, la instalación de terrazas "no están llegando". "Eso sería una válvula de escape para el sector", continúa antes de lamentar "que las ayudas para los bares que no tienen terraza no lleguen provoca que cierren cada vez más locales tanto de ocio diurno como nocturno". Lo que sí reconocen es que este miércoles se reunieron con la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, para explicarle la situación que atraviesa el ocio nocturno.

Asimismo, consideran que se está "criminalizando al sector" y que está sufriendo "un ataque inadecuado" ya que, según indican, los brotes asociados al ocio nocturno en la ciudad de Madrid "han sido mínimos". "Solo se ha contabilizado un solo brote relacionado con nuestros negocios".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es