14 de agosto de 2020, 2:19:05
Opinión


Diario de una pesadilla 20 de junio

Por Nieves Herrero


Este diario ya roza su final. De modo que aprovecharé estos dos días que nos quedan para insistir en que lo verdaderamente importante es seguir sin novedad. No contagiarnos es la meta. Tengo que decir que ayer yendo por la calle, observé que tanto adultos como niños llevaban con naturalidad su mascarilla. Hay excepciones pero prácticamente la mayoría hemos asumido que esta es la nueva realidad que nos ha tocado vivir de aquí a los próximos meses. Tampoco soy capaz de prever si la mascarilla ha llegado para quedarse igual que en China. A mí ver esa situación de personas paseantes con ojos y sin cara, me produce ansiedad. No me acostumbro. Para el “famoseo” es estupendo porque no se reconoce a nadie. Solo aquellos que quieren ser reconocidos se ponen la mascarilla en la barbilla, los demás encantados con su nuevo anonimato.

Durante esta cuarentena, hemos visto al mundo de la cultura movilizarse para no morir de inanición. Ahora han firmado sesenta profesionales del mundo de la cultura, el arte y la ciencia, un manifiesto que lleva por título “Por un pacto para la reconstrucción social de España”. Los firmantes recalcan que España logrará salir adelante “si no nos dejamos arrastrar por la confrontación y el odio”. ¡Aviso a políticos cuya agresividad dialéctica cada día es mayor! Igualmente los firmantes han dicho que la crisis más intensa que hemos conocido en tiempos de paz “no puede ser abordada desde la dialéctica de la guerra”.

Por otro lado, seguimos luchando por ganar “esta batalla” al coronavirus. Es cierto que casi todo el lenguaje que utilizamos es bélico. En Madrid alcanzará la nueva normalidad con limitaciones de aforos al 60 por ciento hasta el 6 de julio y del 75 por ciento a partir de esa fecha. También desde el 6 de julio ya podrán abrir las discotecas y salas de baile. ¿Ya no habrá restricciones? ¿Desde ese día podremos arrimar el lomo al que tengamos enfrente y ya no pasará nada? Eso sí, ¿bailaremos con mascarillas?

¿Y qué decir de las piscinas comunitarias? Se aumenta el aforo al 50 por ciento pero nada de poner las toallas todas apiñadas para tomar el sol. Volvemos a la distancia de seguridad. ¿Y la mascarilla? Imagino que ahí podremos quitarla para no quedarnos con boca y barbilla en blanco mientras nuestra frente se tuesta al sol. No sé, todo es surrealista. Tengo una amiga de la Universidad que ha comprado una piscinita hinchable y no piensa moverse de Madrid. Dice que no irá a la playa ni a la piscina, ni a bailar ni a nada que suponga que todo lo que ha hecho durante meses, de repente lo pierda. La verdad es que la entiendo. Volvemos al miedo. ¡No se nos va a quitar de golpe el domingo a las 0 horas!

Por cierto, el presidente del Gobierno ha respondido también por carta a la misiva de la presidenta de la Comunidad de Madrid en la que le expresaba su miedo a las entradas de turistas que vienen de zonas de riesgo sin una PCR hecha. El presidente asegura a Isabel Díaz Ayuso que hay un “Plan Barajas” en marcha cuyas medidas ya se están adoptando y no difieren de las adoptadas en todos los países europeos. Solo podrán entrar desde el domingo nocheturistas a España del espacio Schengen,donde la situación epidemiológica sea similar a la nuestra. No será hasta el 1 de julio cuando se abran las fronteras a terceros. ¡Pero si no queda nada! ¿No hay algo más específico que lo que ya sabíamos? Muchas incertidumbres de aquí a mañana por la noche. Confío en la sensatez y en la mascarilla. ¡Buen sábado soleado y de altas temperaturas! ¡El verano está llamando a nuestras puertas y la “nueva normalidad” también!

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es