4 de agosto de 2020, 22:56:52
Opinión


Adiós al Milagro de Ifema

Por Esther Ruiz Moya


¡Viernes! Último de la primavera y último del Estado de Alarma.

Y cuando se cumple el día 98 del Estado de Alarma ya estamos a sólo dos días de salir de él y poner fin a esta particular cuenta atrás. Y con este final comenzar a viajar entre provincias y entre Comunidades Autónomas sin pedir permiso y sin justificarnos. Aunque esto ahora no está muy claro porque ayer Simón no nos lo recomendaba hasta que la transmisión sea cero. Bueno... nos conformaremos con que según él “ya queda poquito”

Y ayer también comenzó a desmontarse el hospital de campaña de Ifema. Uno de los símbolos del Coronavirus. “El Milagro de Ifema”. Parece que queda muy lejos aquel 20 de Marzo en el que empezó a montarse y tan sólo 29 horas después ingresaba el primer paciente.

La construcción de este Macro hospital de campaña es el mejor ejemplo de que, aunque nos cueste reconocerlo, somos un gran país y que remando todos en la misma dirección somos imparables. Sin duda un prodigio de eficacia, ilusión, y determinación. Como así lo expresó el Ingeniero que dirigió todo el proyecto, Juan José Pérez Blanco, “En ningún momento nos planteamos que no se podía hacer”.

A finales de Enero la noticia que recorría el mundo entero era la capacidad de China para montar un “Mega hospital” en tres semanas. Todos sorprendidos y admirados por ese esfuerzo como si eso sólo pudiera pasar allí. Y mientras aquí, en España, hacíamos y vitalizábamos memes de cómo sería esa construcción en nuestro país, una vez más “infravalorándonos”, siendo nosotros nuestros “peores enemigos”. Pero mira por dónde y sin que nadie lo hubiera imaginado, ante una emergencia nacional fuimos capaces de demostrar y mostrar al mundo nuestra capacidad y nuestra eficacia. Una toma de decisión rápida y coordinada, movilizando todos los conocimientos y recursos técnicos y humanos para poner en marcha a este Macro hospital de campaña en un tiempo récord con capacidad para 5.500 enfermos. Más de 1000 profesionales de todos los ámbitos junto con efectivos de la UME, bomberos y voluntarios trabajaron a destajo, sin descanso, sin egos, con valores, con generosidad, solidaridad y con un objetivo común.

El hospital se cerró a principios de mayo entre abrazos, lloros y emoción. Más de 1000 sanitarios, enfermeros y personal de limpieza han atendido y animado a 4000 pacientes. Han trabajado sin descanso al ritmo del Resistiré. Han aplaudido cada día a las 20 horas con las mismas ganas y emoción mientras sonaba el Himno Nacional. Pero todo eso pasó y ha llegado el momento de desmontar el “Milagro”, pieza a pieza, como si de un puzzle gigante se tratara para tenerlo todo ordenado y previsto por si fuera necesario volver a utilizarlo. Y hacerlo en menos de 12 horas. Aunque esperemos que no vuelvan esos angustiosos días y que este desmontaje sea esta vez símbolo del principio del fin de la pandemia.

Por eso cuando esto pase, que pasará... Recordaremos que hubo un virus que nació en China. Y que a principios de 2020 todos mirábamos a ese país con admiración porque fueron capaces de montar un Mega hospital en pocas semanas. Pero que poco más de un mes después, ese virus llegó a nuestro país y lo sembró de muerte y enfermedad por todos los rincones. Y fue especialmente cruel con la ciudad de Madrid. Y fue entonces cuando ante esa emergencia social y sanitaria, dejamos atrás las políticas, los y tú más, los egos y las zancadillas para construir un Macro hospital de campaña. Y en horas estaba funcionando “El Milagro de Ifema”.

Y en ese momento descubrimos que juntos y con un objetivo común éramos imbatibles. Los mejores en entusiasmo, solidaridad, ilusión, generosidad, trabajo, profesionalidad y eficacia. Y cuando ya terminaba el Estado de Alarma, comenzó el desmontaje del hospital con la esperanza de no tener nunca más que montarlo y de que nunca perdiéramos el “Espíritu Ifema”

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es