9 de agosto de 2020, 2:20:01
Municipios


Auge de reservas para estancias largas: la Sierra se revaloriza como destino turístico seguro

La Sierra, destino estrella para los madrileños en el desconfinamiento

Por Lucía Martín


Áreas como la Sierra Norte y la Sierra de Guadarrama han supuesto una bocanada de aire fresco tras el confinamiento. Ambas zonas ofrecen contacto directo con la naturaleza, un valor que cotiza al alza por sus múltiples posibilidades de ocio en condiciones de seguridad y distanciamiento. Por ello, la entrada en fase 1 de la Comunidad se tradujo en una oleada de reservas y visitas a municipios como Buitrago del Lozoya o Manzanares el Real. El avance a la fase 2 invita aún más a disfrutar de este entorno con la apertura de los parkings de Cotos, Navacerrada, La Barranca, La Pedriza y Las Dehesas.

"A algunos negocios les ha costado levantar la persiana, pero la respuesta ha sido muy buena y tenemos un gran nivel de ocupación", explica Javier de los Nietos, alcalde de El Boalo y presidente de la Asociación de Desarrollo Sierra de Guadarrama (Adesgam). Las segundas residencias se han abierto y muchos hoteles y casas rurales ya han colgado el cartel de 'completo' para este verano.

El perfil de destino turístico de tipo familiar se mantiene, pero la duración de las estancias ha cambiado. "Antes venían para un fin de semana y ahora cinco o seis días", señala Enrique Tendero, responsable de la Central de Reservas Sierra del Guadarrama. Una nueva tendencia justificada por el auge del turismo de proximidad y la cercanía con la capital. La crisis del coronavirus ha movido a los visitantes a "querer estar próximos a su radio de acción y poder bajar a la capital si tienen algún problema".

La misma situación se vive en la Sierra Norte, donde este periodo estival se congregará "mucha gente de Madrid que aún no conoce este territorio". Desde el Centro de Innovación Turística Villa San Roque apuntan que se prevé un cien por cien de ocupación en julio y agosto pese a que la temporada alta se concentra aquí en primavera y otoño. Por ello, los establecimientos han extremado las medidas de seguridad. "Han instalado geles, puntos limpios o papeleras de pedal", precisa. Además, las guías y folletos se encuentran ahora en formato QR o PDF.

Buitrago del Lozoya (Foto: Comunidad de Madrid)

En el hotel Nava Real, en Navacerrada, han reabierto al público con estrictas medidas de higiene, aunque con aforo reducido. "Hemos tenido muchas pérdidas, pero estamos retomando un nivel de reservas de antes de la crisis", explica el propietario. Sus inquilinos se encontrarán este año con mamparas en la recepción y mesas separadas en el restaurante, pero también con un entorno idílico.

Menos optimismo se respira en la finca Miravalle, en Guadarrama, donde la cancelación de eventos corporativos y sociales por la pandemia los ha arrastrado "a un año casi en blanco". Las comuniones se han suspendido o retrasado y las bodas se han aplazado a 2021. En julio acogerán "una quinta parte" de los casamientos previstos. No obstante, garantizan unas condiciones de seguridad óptimas en los servicios que sí puedan prestar. De hecho, han participado en la elaboración del protocolo sanitario del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE).

Buenas expectativas en los campings

Por su parte, los campings funcionarán a pleno rendimiento. Frente a las vacaciones itinerantes que caracterizan a quienes eligen esta opción, este verano se producirá una mayor estadía. "Otros años se daba un comportamiento más de picoteo, de 4 o 5 días en un sitio diferente, y ahora tenemos reservas de hasta 15 o 30 días", indica Antonio Gonzalo, secretario de la Asociación Madrileña de Empresarios de Campings (AECM).

El pasado fin de semana registraron una media de ocupación del 50 por ciento gracias a que la mayoría de autocaravanas cuentan con baño incorporado. "Todavía no nos permiten abrir los aseos", aclara. La regulación de los aseos resultará determinante para definir el aforo máximo de los próximos meses. Mientras esta cuestión se concreta, en su camping, Monte Holiday Ecoturismo, han adaptado los planes de ocio a las nuevas circunstancias.

En la granja con animales y huerto que gestionan han cambiado la visita teatralizada por un circuito "no de grupo, sino por familias" a fin de evitar aglomeraciones. En el parque multiaventura la mascarilla será obligatoria, el formato "más reducido" y la limpieza de equipos constante. Además, las piraguas se desinfectarán entre cliente y cliente. Por ello, han asumido un aumento en el coste de limpieza. El 90 por ciento del personal se incorporó el pasado 25 de mayo tras un ERTE y ya ha sido formado en estas nuevas tareas higiénico-sanitarias.

Más de 200 propuestas de ocio

En la Central de Reservas Sierra del Guadarrama gestionan actividades culturales y deportivas en el campo. Las empresas con las que trabaja esta agencia han adoptado los protocolos pautados por el Ejecutivo regional y la Delegación del Gobierno y organizan "salidas responsables" que no entrañan riesgo para los participantes. En los últimos días han explotado los recursos naturales de la zona y han programado jornadas micológicas en las que enseñan cómo recolectar setas de forma sostenible y otras para ver la floración del cambroño.

También ofrecen geocaching y rutas de senderismo o en bicicleta, cuya demanda ha aumentado exponencialmente tras semanas en cuarentena. La oferta experiencial se completa con paseos a caballo, pastoreo de cabras o catas de cerveza artesana y quesos que ponen en valor los productos de la tierra. En total, más de 200 propuestas diferentes.

Como uno de sus planes insignia, el proyecto 'Los 13 imprescindibles', una ruta que permite conocer rincones únicos en cada una de las 13 localidades que abarca. Desde el Museo del Esquí Paquito Fernández Ochoa en Cercedilla, hasta el yacimiento visigodo de Hoyo de Manzanares, con parada en el embalse de Majaelespino o en el Cerro del Telégrafo de Alpedrete. "Nuestro fuerte es la naturaleza, pero tenemos municipios con una identidad bárbara", destaca Enrique Tenreiro, responsable de la agencia.

Parque multiaventura en Cercedilla.

En búsqueda de alternativas a las fiestas populares

Los centros ambientales de la Comunidad tienen permiso para reabrir este lunes, cuando Madrid avance al escenario 2 de la desescalada. Sin embargo, se desconoce qué pasará con los campamentos de verano. Misma indefinición sufren algunas empresas que se dedican a impartir "cursos de jabones o manualidades", recuerdan desde el Centro de de Innovación Turística Villa San Roque.

Asimismo, Adesgam trabaja en la programación de eventos alternativos a los festejos populares de los municipios, que han quedado suspendidos por la pandemia. "El modelo de fiestas tradicionales, con verbenas, ha desaparecido y buscamos otras tipologías que dinamicen el sector", indica Javier de los Nietos.

Lo que está claro es que todas las opciones que se barajan cumplirán con los parámetros del turismo sostenible y desde Adesgam animan a los visitantes de la Sierra a "ser conscientes del impacto" que sus acciones ejercen sobre el entorno. En la zona se muestran concienciados con este asunto y varias empresas articulan sus acciones de tal modo que contribuyan "a la reducción de la huella de carbono". Como argumenta De los Nietos, no debe obviarse que este paraje "es uno de los cinco destinos turísticos de naturaleza más importantes de Europa" y se requiere de la colaboración de todos para que no pierda esta distición.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es