15 de agosto de 2020, 22:44:24
Educación


Sindicatos y profesores, preocupados ante la posible vuelta a las clases en Bachillerato

Por Itziar Merino


La Comunidad de Madrid ha solicitado este martes al Ministerio de Sanidad que flexibilice la fase 1 de la desescalada para que los alumnos puedan volver a las clases presenciales, ya que de otra forma solo se haría en la fase 2 (en principio a partir del 8 de junio).

Sin embargo, las reacciones no han tardado en aparecer. Los sindicatos CC.OO. y UGT coinciden en que "no hay condiciones" para que los alumnos de 2º de Bachillerato, que tendrán que enfrentarse a la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), puedan volver a las clases presenciales el próximo 1 de junio, así como los alumnos de distintos cursos que necesitan refuerzo, aunque sea con tutorías y grupos reducidos, lo que consideran "muy precipitado e imprudente".

Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CC.OO de Madrid celebra que el Gobierno regional haya “rebajado su afán de vuelta”. "Nos parece una buena noticia que hayan asumido que las etapas de Educación Especial y 3-6 no están preparadas para incorporarse", ha señalado en declaraciones a Europa Press.

Preocupación en educación infantil

"Nos preocupa el tramo 0-3, que podría retomar la actividad presencial cuando Madrid entre en la fase 3, a diferencia del resto, por la dificultad añadida que en cuestiones de salud y seguridad tiene este tramo de la educación, por lo que hemos pedido la constitución de una mesa de expertos en educación infantil para valorar el retorno a las aulas en esta etapa tan importante", ha indicado Teresa Jusdado, secretaria de Enseñanza de la Federación de empleados de servicios públicos de UGT.

“En cualquier caso sería en la fase tres y si las condiciones sanitarias lo permiten”, ha subrayado Galvín, y ha insistido en que se constituya dicha mesa de expertos, una propuesta que la Consejería les ha dicho que "estudiará".

Para Jusdado, "a pesar de que el planteamiento general es la vuelta en septiembre, se da cierta contradicción cuando la Consejería anuncia que ha pedido permiso al Ministerio de Sanidad para retomar las clases el día 1 de junio en segundo de Bachillerato, de forma voluntaria, y refuerzos educativos para todos los niveles, incluida la primaria, aunque solo para tutorías y con cita previa". "Esto conllevaría que en un primer momento en el que todavía estamos en la fase 1 se pudieran abrir todas las aulas, lo que consideramos muy precipitado e imprudente", ha advertido.

Por su parte, Galvín ha manifestado que espera que el Ministerio de Sanidad no autorice la incorporación voluntaria a las clases presenciales de los alumnos de 2º de Bachillerato y el refuerzo educativo para el alumnado de distintas etapas el 1 de junio, ya que considera que "no hay condiciones porque no hay plan, porque no se ha hecho una prevención de riesgos". Así, ha abogado por recuperar la actividad presencial en la fase 2 exclusivamente para alumnos que no vayan a titular y "atendiendo a la autonomía de los centros”.

Los directores de instituto advierten de que hay más riesgos que ventajas

El presidente de la Asociación de Directores de Institutos de Educación Secundaria de Madrid, Esteban Álvarez, ha advertido de que los alumnos "no deberían volver" a las aulas el 1 de junio porque "los riesgos son mucho más elevados que las posibles ventajas”.

La reincorporación a las clases presenciales sería "voluntaria" para los alumnos pero "de oferta obligada para los centros", ha destacado Álvarez, quien ha dicho que la propuesta de la Consejería "es absolutamente inadmisible" teniendo en cuenta que la orden del Ministerio de Sanidad hace responsables a los directores de los centros educativos de las medidas de higiene y de prevención.

"Nosotros no podemos garantizar esa seguridad, entre otras cosas porque los servicios de limpieza los contrata la Comunidad", ha subrayado Álvarez.

A su juicio, "lo lógico, lo aconsejable, lo prudente" sería, una vez que la región haya pasado a la fase 2, que los propios centros educativos convocasen a los alumnos que requiriesen ese refuerzo.

CSIF lo considera "precipitado"

Por último, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha trasladado al consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, que es "muy precipitado" llevar a cabo la incorporación de alumnos el próximo lunes "sin antes haber aprobado un plan organizativo de incorporación a los centros".

"Consideramos que se debe continuar con la enseñanza a distancia, no exigiendo a ningún trabajador, en la actual situación, la asistencia a los centros educativos", ha señalado el presidente de CSIF Educación Madrid, Antonio Martínez, que ha exigido al consejero "un plan de incorporación a los centros", adaptado al ya aprobado en Función Pública.

A juicio de CSIF, ese plan debe contemplar medidas organizativas y preventivas de obligado cumplimiento y un plan de refuerzo educativo para el próximo curso 2020-2021.

Entre las medidas necesarias, CSIF ha subrayado "el aumento de recursos humanos, personal sanitario en los centros, recursos higiénicos y sanitarios suficientes, atención al alumnado con reducción de ratios, apoyo al profesorado, adaptación del currículo para el próximo curso y un presupuesto extraordinario para hacer frente a esta situación".

Asimismo, considera que no es necesario la vuelta presencial a los centros ya que el profesorado sigue trabajando telemáticamente y cubriendo a todos sus alumnos, según ha puesto de manifiesto.

CSIF ha pedido la convocatoria urgente de la Mesa Sectorial para preparar el inicio del próximo y se ha ofrecido a trasladar al consejero su apoyo en la elaboración de "un plan alternativo" en caso de tener que continuar con el distanciamiento el próximo mes de septiembre.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es