27 de septiembre de 2020, 9:28:33
Opinión


Diario de una pesadilla 23 de mayo

Por Nieves Herrero


Noto cómo vuelve la ilusión tras el anuncio de cambio de fase en Madrid. Pasar a la Fase uno significa la vuelta a la vida económica. El inicio del engrase de la maquinaria que nos lleve a la “Nueva Normalidad”. La Presidenta de la Comunidad y el alcalde de Madrid ayer nos anunciaban este paso importante en nuestra desescalada. Pero también hicieron un llamamiento a la prudencia y a la responsabilidad. Ahora no dar pasos hacia atrás, depende de nosotros y de cómo guardemos la distancia de seguridad. Sin olvidarnos de nuestra higiene y del lavado de manos así como nuestra protección con la mascarilla. Por cierto, he visto con agrado cómo Ágatha Ruiz de la Prada ha creado unas mascarillas para la empresa Lidl llenas de corazones para esta pandemia. Son lavables y tienen un fin solidario. ¡Me encanta la idea!

El problema será frenar las ansias de familiares y amigos. El codo ha llegado para quedarse y sustituir al beso. Será complicado y difícil después de tantos meses sin verse. Lo reconozco. Sin embargo, es la clave para que tanto sacrificio no lo tiremos por la borda. Distancia y mascarilla. ¡Fundamental!

Ahora, nos enteramos de que en esta carrera por saber qué país llega antes a la solución final, China le lleva la delantera a Estados Unidos. La vacuna china de los laboratorios CanSino empezó casi a la vez que la de los laboratorios americanos Moderna. La empresa con sede en Massachusetts anunciaba hace unas semanas los resultados positivos en su ensayo clínico con un grupo de 45 voluntarios. Los chinos han anunciado algo parecido pero con sus resultados publicados en la revista científica The Lancet. También sus resultados han sido positivos pero con 108 participantes. Ahora ambas reclaman haber alcanzado la fase uno de la investigación a la vez. La vacuna china parece que es segura, bien tolerada y capaz de generar una respuesta inmune contra el virus. Habrá que esperar seis meses en ambas para los resultados finales.

Mientras tanto, Madrid vuelve a soñar. Ahora nuestro objetivo será la Fase dos. En quince días nos harán el examen de nuevo. Ya ha dicho Isabel Díaz Ayuso que no va a solicitar el cambio de fase antes de tiempo. Madrid no se puede permitir un repunte de la enfermedad. Nuestros sanitarios están demasiado exhaustos como para someterles a una nueva crisis sanitaria. Estamos avisados. Dependerá de nosotros y de cómo demos estos primeros pasos fuera de nuestras casas.

Ante estos calores veraniegos me entero de que se han disparado las ventas de piscinas hinchables y de las otras. Por lo visto, tenemos claro que será muy difícil que podamos salir de vacaciones y ante el oscuro panorama, hemos decidido ponernos a remojo. Nos hemos saltado la Semana Santa pero no estamos dispuestos a hacer lo mismo con el verano. Será en nuestro piso, terraza o casa rural pero ¡con agua! También se han disparado la venta de juegos de mesa, puzles y material de pintura. Estamos aprendiendo a llenar nuestro tiempo libre. Espero que los libros también estén cerca y nos abran ventanas a otras realidades que ahora no nos están permitidas. ¡Esto se pone en marcha! ¡Hay motivo para la esperanza!

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es