21 de septiembre de 2020, 11:13:32
Opinión


El mercadillo del trueque

Por Ángel del Río


El Congreso de los Diputados es el único “mercadillo” que ha abierto, y abre, todas semanas en tiempo de estado de alarma, para que los partidos políticos puedan hacer sus transacciones, ofertas, trapicheos y operaciones logísticas. En ese mercadillo, ni se compran ni se venden productos tangibles. Cada uno trata de conseguir lo que quiere, a cambio de lo que tiene. Oferta y demanda, sin dinero de por medio (que se sepa), simplemente, el viejo método del trueque: yo te doy pan a cambio de que tú me des arroz.

El pan de Bildu y PNV, son votos para que el Gobierno de Pedro Sánchez saque adelante una quinta prórroga del estado de alarma; el arroz del Gobierno, es la derogación de la Reforma Laboral. Una cosa por otra. Ha habido trato.

En el tenderete-bancada de Ciudadanos, el partido de Inés Arrimadas se arrima al gobierno de Pedro Sánchez, ofreciéndole también apoyo a su petición de prórroga; a cambo, pide que está sea de 15 y no de 30 días. Truco y trato.

Esquerra Republicana de Cataluña, quería ofrecer su paquete de apoyo para hacer más largo el estado de alarma, a cambio de que Sánchez, le sirviera en bandeja la Mesa para la Negociación de sus intereses independentistas. En este caso el trueque parecía más ventajoso para los de Rufián (por cierto, según el diccionario, rufián define al “hombre vil y despreciable que vive del engaño y de la estafa”. Aquí no hubo trato, porque era como cambiar un jamón pata negra por 50 gramos de mortadela. Sánchez se quedó sin mortadela y Rufián sin jamón.

A mí me parece de una ruindad terrible, de una bajeza extrema, de una crueldad intelectual y de una miseria moral, que se abra en lugar tan noble y representativo de todos, como es el Congreso de loa Diputados, para un mercadillo del trueque, que si en tiempos de normalidad, puede ser asumible, es de una insensatez extrema, especular y trapichear en unos momentos en los que está en juego la salud de los españoles. Hay cosas con las que no se puede jugar, y a quien lo haga, hay que echarle de la política saludable cuando vuelvan a abrir las urnas y comparezcan quienes tienen que purgar por sus pecados de lesa humanidad.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es