27 de septiembre de 2020, 9:39:56
Opinión


Diario de una pesadilla 20 de mayo

Por Nieves Herrero


Desde el jueves, todos con mascarillas. Serán obligatorias en el espacio público para toda la población mayor de 6 años, si no se puede garantizar la distancia de seguridad de dos metros. Esta medida la adopta el gobierno tras la petición de algunas comunidades autónomas, entre ellas, Madrid. El cambio sobre el uso de las mascarillas por parte del gobierno tiene que ver con esta fase de desescalada en la que nos encontramos. Me temo que la mascarilla ha llegado para no irse nunca. Por lo menos, hasta que haya una solución definitiva a este Covid-19. Por lo tanto, dejaremos de ver a tanta gente sin mascarilla caminando por la calle, incluso en espacios cerrados.

Está bien saber que detrás de la vacuna contra el virus que se está ya ensayando en humanos, en el laboratorio americano Moderna, hay un director técnico que es madrileño con toda su familia viviendo en la capital. Se llama Juan Andrés. Lo ha entrevistado Carlos Herrera en la radio y le ha confirmado que en los cuarenta y cinco pacientes en los que están ensayando sus investigaciones, han obtenido una respuesta inmunitaria tan potente como la de los pacientes que han sufrido la enfermedad, sin efectos secundarios. Al parecer no utilizan virus atenuados sino que utilizan la molécula RNA y utilizan el código genético para sintetizar antígenos contra la proteína S del virus del coronavirus. La molécula de ácido ribonucleico, es una similar a la del ADN. Quiero hacer aquí un paréntesis y es que el científico español Severo Ochoa ganó el nobel en 1959 precisamente por descubrir cómo se sintetizaba el RNA. Me enorgullece que haya tanto talento español detrás de estos pasos hacia adelante en la medicina.

Últimamente estoy obsesionada con la Ciencia. Lo reconozco. Tanto que me alteran algunas noticias que nos llegan del universo. Todo creo que para olvidar toda la pesadilla que estamos viviendo en la Tierra. Por ejemplo, la que nos llega de la Nasa. Han encontrado evidencias de un universo paralelo. Vale, hasta aquí todo muy interesante; pero lo que me inquieta mucho es que no queda ahí la cosa. En ese universo paralelo y aquí va la bomba: las leyes de la física serían al revés de las nuestras. De modo que entre otras cosas: el tiempo iría hacia atrás. El científico Peter Gorham que lo sostiene en un estudio de la Universidad de Cornell, dice que se trata de una teoría increíble sobre la que hay que trabajar. ¡Definitivamente algo como esto me va a tener muy entretenida y espero que a los lectores de este diario también!

Yo si pudiera, borraría yendo hacia atrás en el tiempo el año 2020. Así, ¡fuera de nuestras vidas! Aparecer de golpe en el 2019 con lo que ya sabemos de este virus tan contagioso y tan letal. Un chasquido de dedos y ¡ya! ¡Qué felicidad volver a la antigua normalidad, como dice Rafa Nadal. Por cierto, le han criticado por decir lo que pensamos todos. Mejor que la “nueva normalidad”, soñamos con recuperar la antigua. ¡Y cuántos errores no volveríamos a cometer! ¡Si estuviéramos en ese universo paralelo y el tiempo fuera hacia atrás!

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es