24 de noviembre de 2020, 19:16:36
Opinión


Arrimadas al rescate

Por Pedro Fernández Vicente


La pandemia está dejando algunas cosas muy claras. Por más que se esfuercen en la propaganda, la gestión del momento que les ha tocado vivir, está siendo mala. No quiero exagerar y por eso no añado nada más. Pero no voy a aceptar ni un solo mensaje, de los llamados bulos, de los muchos que están poniendo en las redes y en los medios, los palmeros de un gobierno que lo único que le preocupa y le ha preocupado es el nivel ideológico de la gestión.

La política es la política y esto que nos está sucediendo se soluciona con gestión. Algo que está muy lejos de la mentalidad de este ejecutivo, o mejor dicho de estos dos ejecutivos, instalados en la Moncloa, que se han dedicado a utilizar la situación de alarma y la colaboración ciudadana para hacer otras cosas, con poco sentido sanitario y que habrá tiempo de analizar.

Para gobernar este país, en esta situación, hubiese sido necesario un gobierno capaz de poner en los puestos claves a técnicos experimentados, poco políticos y muy profesionales. Pero eso era mucho pedir a unos gobernantes que tenían en la cabeza cambios y gestiones políticas que supusieran un enfrentamiento de los ciudadanos: los hombres con las mujeres, los empresarios con los trabajadores, los ricos con los pobres, los vagos con los currantes…todo eso a imagen y semejanza, supongo, de lo que ocurre en la mesa del Consejo de Ministros.

En medio de tanto ruido ensordecedor, hay algunas voces que merece la pena escucharlas por lo que tienen de pacificación. Me refiero a la intervención de Inés Arrimadas en el Congreso de los Diputados, justificando el apoyo al estado de alarma solicitado por el gobierno el día seis de mayo. Inés salió al rescate de la alarma, pero de la mano de los ciudadanos. Hizo lo que se puede esperar de una ideología liberal como la exhibida, defendida y ensalzada.

La intervención demostró que hay propuestas que sirven a los ciudadanos para integrarse y huir del enfrentamiento en el que nos mantienen los miembros de los dos gobiernos que padecemos. Arrimadas está demostrando que es capaz de llevar a un centro social y de convivencia a los partidos con los que pacta, mientras Sánchez es arrastrado por sus socios a la radicalidad obsoleta del comunismo.

Claro que no es fácil soltarse de las garras de ese entramado que ha organizado para ser Presidente del Gobierno, en el que hay de todo: separatistas, amigos de terroristas, comunistas y nacionalistas interesados que acuden siempre al sol que más calienta.

España necesita integración y centrismo. Ojalá sirva la intervención de Arrimadas para recuperar la posición perdida en el Congreso de los Diputados.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es