21 de septiembre de 2020, 11:40:35
Opinión


Cumpleaños Feliz

Por Esther Ruiz Moya


Otro nuevo día, un día más... Una nueva hoja del calendario.

Y pasan los días y la vida sigue... Y seguimos esperando nuevas noticias y a ser posible, buenas. Algo que nos de esperanza. Si no el final de túnel, al menos necesitamos ver ya una luz que nos indique la salida. Porque estos días, hables con quien hables, te transmiten la misma sensación, la de hastío. La de cansancio. Estamos irascibles. Y seguimos con esa incertidumbre, que por momentos, se está transformando en ansiedad y cada vez es más complicada de llevar.

Pero bueno, ahora no podemos decaer. Supongo que no hemos llegado hasta aquí para rendirnos. Además no podemos ni plantearnos esa opción porque me temo, que aún nos queda mucho camino por delante y seguramente, con muchos obstáculos que sortear. Y aunque el COVID 19 se empeñe en hacernos todos los días iguales, incluso peor cada uno que pasa, no todos son iguales. Hay días especiales y entre esos días, están los cumpleaños. Porque afortunadamente son muchos los que cumplen años cada día. Y en este cambio de planes, seguro que el Coronavirus también ha truncado muchas fiestas de cumpleaños planificadas con ilusión desde hace meses. Esos cumpleaños de niños, que antes del 15 de Marzo eran fiestas multitudinarias. Fiestas de los 18. De los 65. Del primer año. De cifras redondas: 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80, 90 incluso 100. Fiestas Sorpresa ¡Porque nosotros somos muy de fiestas y muy de celebrar! Incluso, ahora que lo pienso, mi última salida fue a una fiesta de cumpleaños llena de encuentros, reencuentros, besos y abrazos. Esos de los que ahora nos han privado y que no sabemos cuándo volverán...

Pero el confinamiento no nos ha quitado las ganas de cumpleaños y los estamos celebrando como cuando éramos pequeños, en casa. Haciendo tartas y bizcochos caseros. Reciclando velas de cumpleaños pasados o poniendo palillos o cualquier cosa que nos valga para soplar. Y ahora más que nunca pedir un deseo. Los programas de radio se llenan de felicitaciones de cumpleaños, como en otro tiempo eran las canciones dedicadas. Hasta en programas de televisión, hay un espacio dedicado a felicitar a pequeños y mayores. ¡Qué recuerdos! Esos cumpleaños de niños en los que la vida era fácil. Cuando la mejor celebración era en casa con tus primos y tus mejores amigos. Un montón de niños en el salón, entorno a una mesa con bandejas de sándwiches, la tarta de tu sabor favorito y refrescos que llenábamos de patatas fritas o de lo se nos ocurriera para hacerlo flotar en los vasos. Y por supuesto cantar el cumpleaños felizy el Feliz feliz en tu díaentre tirones de orejas, besos, aplausos, regalos, risas, juegos...

Y en estos días raros es cuando más motivos hay que encontrar para celebrar. Aunque el primero, sin duda, es estar vivos. Y a ese, le podemos sumar todos los que queramos. Cumpleaños en el que no habrán esos besos y abrazos que cada día necesitamos más. Pero en el que se harán más especiales las llamadas, las videollamadas, los mensajes, los regalos...

Y sobre todo, el saber que se han acordado de ti, porque la verdad, ¡Qué bonito es que piensen en ti! Y hoy, de quien me acuerdo es de mi hermano, que es de los que cumple confinado ¡Felicidades Chiqui!

Por eso cuando esto pase, que pasará... Recordaremos que hubo un virus que nos arrebató nuestra agenda y empezó a tachar cosas. Y le dio igual que tuviéramos planificado nuestro viaje o nuestra fiesta de cumpleaños, también lo anuló. Incluso le dio igual si por su culpa íbamos a pasar el cumpleaños solos. Y fue entonces cuando echamos la vista atrás y vimos lo rápido que había pasado el tiempo y sentimos vértigo pensando que pasara a la misma velocidad hacia delante. Y justo entonces, fuimos conscientes de la importancia del momento. De la felicidad de cada instante. De la suerte de celebrar. De la fortuna de cumplir años. Porque cumplir años era estar vivos. Y fue entonces, cuando encendimos la vela y soplamos fuerte, con los ojos cerrados, deseando con más ilusión que nunca.

Esther Ruiz

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es