28 de septiembre de 2020, 4:40:58
Opinión


Fin al encierro de los niños

Por Eva Bailén


Los niños españoles podrán salir del confinamiento a partir del próximo 27 de abril. Así lo anunció ayer el Gobierno central atendiendo a la petición que líderes como Ignacio Aguado venían haciendo desde días.

Tras cinco semanas en casa por el coronavirus, el Ejecutivo por fin ha tenido en cuenta el bienestar de los más pequeños. La necesidad de proteger la salud de todos prohibiendo la movilidad no imprescindible empezaba a provocar, en el caso de los menores, justo el efecto contrario. Se trataba, pues, de balancear la situación.

En la Comunidad de Madrid, el vicepresidente Ignacio Aguado ha sido de los pocos que ha mostrado la sensibilidad necesaria para defender su salida a la calle de forma segura. Más aún, ahora que el Gobierno ha anunciado la prórroga del confinamiento hasta el 9 de mayo. La forma de hacerlo sería sencilla: los niños deberían estar acompañados de un adulto que se aseguraría de cumplir el distanciamiento social, de que el paseo no superase la hora de duración ni el radio máximo de 1 kilómetro desde la puerta del domicilio, así como del cumplimiento del resto de medidas de protección higiénicas o sanitarias. Esta es una fórmula, pero puede haber otras igual de eficaces.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya recomienda que los niños pasen al menos una hora diaria al aire libre. El Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas y el Colegio de Psicólogos de Madrid, además de multitud de expertos, se habían pronunciado recientemente en el mismo sentido. Lejos, por tanto, de ser una ocurrencia, queda claro que moverse al aire libre, jugar y sentir la luz del sol, como defiende la psicopedagoga y experta en innovación educativa Heike Freire, es una necesidad de vital importancia para garantizar que los niños se desarrollen con salud.

Si miramos a nuestro alrededor, encontramos ejemplos de países que han pensado en los menores desde el primer día. En Francia, Alemania, Bélgica, Suiza, Austria, Inglaterra, e Italia, se les permite dejar sus domicilios temporalmente cumpliendo una serie de reglas. Seguir su ejemplo es lo correcto, la decisión acertada y responsable. Se hacía necesario permitirles salir un tiempo mínimo para aliviar su confinamiento contando con la responsabilidad de todos, incluidos los propios niños y los adultos que los acompañen. Desde Ciudadanos promovimos y apoyamos esta medida porque estamos convencidos de que la desescalada debe ser progresiva, responsable e inteligente

Espero que cuando nos ‘desconfinen’ definitivamente, cuando volvamos a la actividad y a las aulas, no se olviden de nuevo de los más pequeños. Espero, como madre y como docente, que no los dejen los últimos, que vuelvan a salir a jugar en los parques, a socializar e ir a clase más pronto que tarde en cuanto las condiciones sanitarias lo permitan.

La salida inteligente de esta crisis nos obliga a pensar, además, en la organización de los hogares y la conciliación de la vida laboral y familiar, que el coronavirus ha puesto más difícil que nunca. Y por supuesto, espero que se haga con garantías y con las medidas de protección necesarias. Lo responsable, hoy, es empezar por los niños.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es