29 de noviembre de 2020, 20:55:54
Social


Madrid mima a los mayores con comida a domicilio y seguimiento telefónico

Por Lucía Martín


La llamada al confinamiento de los ciudadanos en la Comunidad de Madrid y el cierre de los centros de mayores de la región ha dejado en una situación de especial vulnerabilidad a la tercera edad. Este colectivo, el de mayor riesgo frente al coronavirus, se enfrenta ahora a semanas de incertidumbre en las que se atenuará su soledad por el aislamiento y su dificultad para realizar por sí mismos tareas cotidianas básicas. Para garantizar su correcta atención y acompañamiento, los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid y de otros municipios han implementado medidas para facilitarles la cuarentena. Son decenas de personas las que ya disfrutan de estas ayudas, aunque por el momento no hay cifras oficiales concretas.

Este sábado se cumple una semana desde que el Ejecutivo autonómico decretó la clausura temporal de los centros de mayores. Una suspensión de actividad que se ha establecido por el plazo de un mes -con posibilidad de prórroga- y que afecta a un total de 213 hogares y clubes de jubilados: 203 de titularidad pública y 10 privados. Estos espacios, dedicados al ocio, cuentan con cafeterías que ofrecen comidas a un coste reducido (unos 4,50 euros) y con su cierre muchos ancianos han perdido esta prestación.

Ante ello, el Consistorio de la capital ha habilitado un servicio de catering con entregas a domicilio para “quienes presenten especial vulnerabilidad”, explican a Madridiario fuentes del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social, que dirige Pepe Aniorte. Así, los Servicios Sociales locales evalúan la situación económica de los solicitantes para dilucidar “si realmente lo necesitan o su pensión les permite comer en otro sitio”. Si se da el primero de los supuestos, “se les presta el servicio de comida”.

Recomendación de no acudir a los Centros de Día

En un escenario distinto se encuentran los usuarios de los Centros de Día que, por el momento, continúan abiertos en su horario habitual aunque con ciertas restricciones. En este caso, no son lugares donde los mayores acuden a jugar a las cartas, bailar o tomar un café, sino una suerte de “hospitales” donde se congregan personas con dificultades motoras o problemas de Alzhéimer, verdaderos “casos dramáticos”. La Comunidad, de quien dependen las competencias, no ha ordenado su cierre, pero el Ayuntamiento de Madrid insta a los mayores a que no los frecuenten y se quedan en casa.

Por su delicado estado sanitario o sus problemas de movilidad, el servicio de comidas a domicilio para estas personas “sí tiene una importancia fundamental”, apuntan desde el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social. Si viven solos y no disponen de familiares cercanos que se hagan cargo de ellos, los Servicios Sociales les asignan personal para que sean atendidos en sus hogares, ya se “una persona que les haga la compra, que les ayude con la limpieza o que solo les lleve la comida”.

No obstante, la gravedad de las patologías de algunos ancianos les obliga a seguir haciendo uso del Centro de Día. En consecuencia, en estos espacios “se está aplicando un protocolo para que si se da un caso positivo se inicie una labor de aislamiento”. En todo caso, las visitas se han limitado a las “estrictamente necesarias”, se ha vetado el acceso a personas con sintomatología compatible con el virus y no se admiten nuevos ingresos desde el pasado 11 de marzo, a excepción de una emergencia social.

Por otro lado, en lo que respecta a la ciudad de Madrid, la Alcaldía ha ampliado este servicio de catering a los 29 niños matriculados en las Escuelas Infantiles beneficiarios de becas comedor. El Gobierno local abre así una vía de colaboración con las familias “en urgencia social” y complementa las ayudas que les facilita la Comunidad.

Apoyo psicológico y seguimiento telefónico en los municipios

En paralelo a esta línea de medidas adoptadas en la capital, en las distintas localidades madrileñas se han puesto en marcha iniciativas similares. En Alcorcón, el Ayuntamiento que lidera Natalia de Andrés ha activado prestaciones específicas para los mayores “no solo por una cuestión de salud, sino de justicia social”. Además de poner a su disposición un servicio de comida a domicilio, han iniciado un seguimiento y control telefónico de sus necesidades. “Es importante que no se sientan solos y que sepan que hay un recurso que está pendiente de ellos”, apuntó la regidora.

En San Sebastián de los Reyes, el Consistorio se ha puesto en contacto con los usuarios del comedor del centro de mayores y del centro de día para explicarles que repartirán comida en el exterior de este recinto “garantizando la misma calidad y variedad” a la que están acostumbrados. Quienes lo prefieran recibirán sus raciones en casa. Asimismo, el equipo de Narciso Romero ha acordado que los ancianos continúen con el servicio de apoyo psicológico que reciben en los centros, pero ahora por vía telefónica a través de los números 91 653 97 06 y 91 659 35 20 de lunes a viernes en horario de 10 a 14 horas.

En Coslada, la Concejalía de Servicios Sociales y Mayores también ha abierto un servicio “temporal y excepcional” de comidas a domicilio. El mismo se puede solicitar de lunes a viernes de 9 a 14 horas en el teléfono 91 673 38 91. Aquellos que necesiten un ‘menú especial’, deberán especificarlo. En Colmenar Viejo, por su parte, la empresa concesionaria del Centro Social El Vivero va a facilitar un menú diario puerta a puerta a los ancianos con un coste de 5,80 euros, previa inscripción de los interesados. Se puede solicitar en el número 626 30 41 49 hasta las 18 horas del día anterior.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es