14 de agosto de 2020, 12:23:14
Política


El 'pin parental' traslada el Día de la Marmota a la Asamblea

Por Teresa Aísa Gasca


“El día de la marmota ha vuelto a la Comunidad de Madrid”, ha dicho la diputada María Pastor Valdés al iniciar su intervención en el pleno de la Asamblea celebrado este jueves. El consejero de Educación, Enrique Ossorio, no ha podido evitar reír ante el comentario, al tiempo que afirmaba con la cabeza con cierta cara de hartazgo. La agenda política en el Parlamento regional ha estado marcado, una vez más pero con un tono algo más alto, por la implantación del 'pin parental'.

Antes siquiera de que los diputados madrileños estuvieran dentro del Hemiciclo, la portavoz del Grupo parlamentario Vox, Rocío Monasterio, indicaba a los medios de comunicación la intención del partido de pedir directamente el compromiso de la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, de implantar la mencionada medida educativa. “Lo que tuvimos fue un pacto de investidura, no un pacto de Gobierno”, ha recordado Monasterio. La pregunta que el grupo de ultraderecha ha llevado a cabo a la presidenta durante la Sesión de Control al Gobierno ha sido precisamente esa, la de si planean establecer el 'pin parental' esta legislatura.

"En el Gobierno de la nación hoy tenemos comunistas y totalitarios porque ustedes que tuvieron la posibilidad de defender las ideas, de dar la batalla por la libertad, y renunciaron voluntariamente y se limitaron a la gestión y no combatieron ni la Memoria Histórica, ni la ideología de género ni al hembrismo radical", ha comenzado Monasterio. Además, concretamente, ha incidido en que en la Comunidad se aprobaron unas normativas "totalitarias, que son las de ideológica de género". Con ellas, le dieron a la izquierda "un triunfo con una de sus banderas de la ideología de género que lo que permitía es que entraran en los colegios a adoctrinar a los niños".

"Hoy nosotros lo que pedimos aquí es el 'pin parental', que no es más que una herramienta para los padres poder defendernos frente a esas leyes totalitarias que muchos de ustedes en esta bancada no comparten", ha declarado, dirigiéndose a los 'populares'. Por ello, les ha instado que decidan de que lado quieren estar: de parte de la ministra de Educación, Isabel Celaá, "y los totalitarios" o de parte de la libertad. En este punto, ha indicado que no quieren que les digan que saben que se da en los colegios porque, según ha dicho, les han contestado por escrito que "no tienen ni idea ni los listados de las actividades de los colegios".

Además, ha manifestado que no les vale que le digan que se van a informar a los padres porque la normativa vigente establece "que los contenidos de la ideología de género" se da en "todos los colegios y a todo el alumnado de Madrid, ya sea público, concertado o privado". "No me digan que no van a aprobar el 'pin parental', ¿qué pasa que van a quitar ustedes también el 'pin parental' de la religión?", le ha preguntado al Gobierno regional.

Monasterio ha insistido en que no tiene un pacto a largo plazo con el PP y su compromiso con ellos se acabó el día que Ayuso fue investida presidenta, "a partir de ese momento, para cada ley, para cada presupuesto, para cada aprobación" ella necesitará "el voto" de sus doce escaños. A esto ha respondido la presidenta madrileña, que ha indicado que "los compromisos no se acaban cuando lo decide Vox" sino que estos "se llevan a cabo", como ha hecho su Gobierno.

A su parecer, si no fuera por la autonomía la izquierda estaría "dirigiendo los colegios" de la región. "Aquí está ocurriendo exactamente lo contrario. Esta comunidad es la única que permite que las familias elijan el colegio para sus hijos. Esta es una bandera que siempre fue del PP y yo creo que lo que quieren es arrebatársela. Intoxicando no se llega a la verdad", ha dicho. Al tiempo, ha defendido que en la región madrileña "no hay un sistema de adoctrinamiento como hay en otras comunidades".

"Aquí no se da zoofilia en los colegios, no hay adoctrinamiento por más que HazteOír le esté haciendo el trabajito por las redes sociales pidiendo una y otra vez. Intentan hacer de la anécdota categoría", ha dicho. A su parecer, están intoxicando a las familias con "vídeos terribles, que son manipulados, que no ni siquiera de la Comunidad, preocupandolas de manera innecesaria".

Pero el día de la marmota había empezado antes incluso, cuando el resto de portavoces de la Asamblea de Madrid se han referido al tema antes de entrar al Parlamento. César Zafra, portavoz del Grupo parlamentario Ciudadanos, declaraba que se trataba de un “debate estéril”, un discurso similar al que mostraban el resto sus homónimos. Alfonso Serrano, del Grupo Popular, ha asegurado que se trata de un tema que “no nos preocupa en absoluto”, algo que tampoco les pasa a los padres. Por su parte, el portavoz socialista Ángel Gabilondo ha señalado que “no tiene que haber ninguna alternativa al 'pin parental', porque la alternativa es la que ya existe”, dicho.

Por su parte, el portavoz adjunto de Unidas Podemos, Tito Morano, ha indicado que la implantación del 'pin parental' se basa en “un problema inexistente” con el que se busca “marcar desde la extrema derecha el camino del Gobierno”. Pablo Gómez Perpinyà, quien también ha preguntado durante la Sesión de Control a la presidenta si tiene previsto establecer el veto parental, ha declarado a los medios a su entrada al Parlamento vallecano que se trata de “una amenaza contra las libertades, contra la igualdad y contra la educación en valores”.

El portavoz ha advertido asimismo al Gobierno regional que “si finalmente se pliegan al chantaje de Vox” en a implementación del “veto parental” les tendrán enfrente "en este Parlamento pero también en las calles". Por su parte, Isabel Díaz Ayuso ha derivado la respuesta de Perpinyà hacia el tema tecnológico, indicando que los problemas educativos de los jóvenes nada tienen que ver con "el adoctrinamiento ni con los mantras de unos y otros" sino que tienen que ver con los teléfonos móviles, que les están "robando la infancia a los menores en todo el país".

"Con diez años, con once años, con trece años, les están inculcando contenidos que antes lo hacíamos en clase con nuestros profesores o en casa. Tenemos un grave problema de dispersión, un problema de como instruir y formar a través de la tecnología", ha manifestado la mandataria. Para Ayuso, cuando los representantes de izquierda dicen cómo solucionarían la educación y del tipo de materias a las que hay que llevar a los niños, no es de extrañar "que las familias de la Comunidad se aterren". "Yo desde luego si sé que usted o el señor Errejón se meten en las aulas a decirle a mis hijos cómo tienen que pensar no les dijo ni salir de casa", ha lanzado. La jefa del Ejecutivo autonómico les ha pedido que dejen "la política fuera de las aulas, de crear conflicto donde no lo hay, de hacer espectáculo" porque a lo que se va a los colegios es "a instruir y a formar".

Por su parte, el portavoz de Madrid ha sostenido que no creen que no se imponga en la Comunidad el "veto educativo" porque llevan "décadas desbalijando la educación pública", porque no están "moviendo ni un solo dedo para evitar que se aplique de facto", como en el Blas de Lezo o en Boadilla del Monte, y porque cada vez que Vox les ha pedido algo ellos finalmente han cedido. A su parecer, el debate sobre el "veto educativo" está permitiendo comprobar "la enorme distancia" que hay entre la presidenta y la sociedad madrileña y ha remarcado que, aunque digan que es "una amenaza lo que se enseña en las escuelas", lo que lo es verdaderamente es un Gobierno que "no ha puesto en marcha" el protocolo contra acoso que se deriva de la ley LGTBI.

Además, les ha afeado que consideren una amenaza que en la escuela se enseñe el uso de "este peligroso artefacto de deseo marxistas, comúnmente conocido como preservativo" mientras que ellos consideran amenaza que no se quiera enseñar en las escuelas cómo se previene una enfermedad de transmisión sexual o un embarazo.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es