10 de julio de 2020, 19:04:16
Distritos


Los vecinos de Carabanchel Alto exigen paralizar las obras de la nueva gasolinera

Por MDO


Retrasos en los autobuses y el memorial -vandalizado y reinstalado- de la cárcel de Carabanchel han protagonizado la actualidad regional en los últimos meses. Este barrio del sur de Madrid sigue estando en boca de todos. Estos días, las obras de una futura gasolinera que se ubicará en el distrito ha vuelto a colocar al barrio en objeto de críticas y protestas.

A mediados de enero se iniciaron los trabajos de una nueva estación de servicio en una parcela: "Pertenece al polígono industrial de Aguacate y se sitúa al lado del supermercado del barrio de referencia, en el tramo de mayor tránsito de vecinos a pie", explica Rafael de Andrés, representante de la Asociación de vecinos de Carabanchel Alto.

Al otro lado de la calle Secuoya y el cruce con Reus se encuentran los edificios de viviendas del PAU de Carabanchel y la parcela dedicada por el Plan General para futuros equipamientos de primaria y secundaria del barrio: "A 22 y 30 metros", concretan desde el colectivo vecinal para explicar la escasa distancia con la gasolinera.

Los vecinos se sienten contrariados por la "falta de información" y se oponen a la construcción de esta nueva estación de servicio: "La consideramos innecesaria". Así de rotundos expresan su disconformidad por un proyecto que todavía no tiene fecha de inauguración. "Se trata de un operación especulativa, es puro negocio", denuncia la asociación. La estación de servicio, añaden, "no se convierte en un equipamiento esencial y estratégico porque estará ubicado a 300, 500 y 1.000 metros de otras gasolineras ya existente por lo que su uso no se traduce en algo tan necesario".

El "secretismo" que ha rodeado este asunto ha terminado de enfadar al colectivo vecinal: "Todo el proceso se ha llevado con poca transparencia evitando informar a empresas y vecinos mediante cartelería". Rafael de Andrés denuncia la "inexistencia de notificaciones" en el barrio y en la parcela para informar de la solicitud de la licencia: "No hemos recibido aviso ninguno".

Una operación que ya está en marcha y que desde la Junta de Distrito de Carabanchel confirman que el proyecto "cumple con todos los requisitos técnicos y con la normativa". Las mismas fuentes municipales detallan que el solar se encuentra acotado y con letreros informativos. Pero los vecinos no piensan quedarse callados: "Si hace falta nos movilizaremos con la intención de paralizar la obra".

"Introducir la gasolinera traerá más problemas de tráfico"

A los residentes les preocupa que el Ayuntamiento "se niegue a legislar una distancia mínima de las viviendas y equipamientos públicos". Y que esta "ineficacia" influya en salud: "Las administraciones, local y regional, siguen favoreciendo la implantación desregulada de surtidores en los barrios de la periferia". Una lucha vecinal que quiere evitar los problemas que ocasionan los gases que emiten los surtidores y que contienen benceno, tolueno (altamente cancerígeno) y otras sustancias que se añaden a los carburantes. Y al temor por la contaminación atmosférica se une a otra queja: la del ruido. "Introducir esa estación de servicio traerá más problemas de tráfico y por tanto más polución acústica".

Preocupados y pendientes de la evolución de los trabajos de construcción, los vecinos afectados se reunirán este domingo para analizar la situación y poner en común las medidas a desarrollar para conseguir las explicaciones por parte de las administraciones responsables. Entre las acciones más próximas, los residentes de Carabanchel Alto no descartan acudir a las comisiones del área municipal y salir a la calle si hace falta para ser escuchados.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es