5 de diciembre de 2020, 3:48:45
Social


El Consistorio pagará el abono transporte a los refugiados que lo necesiten

Por Javier López Macías


Madrid cuenta los días para que entre en funcionamiento el Centro Temporal de Acogida de Vallecas. Esta pequeña 'ciudad' con capacidad para 300 refugiados aliviará el colapso que ha supuesto para la Administración municipal la llegada masiva de solicitantes de asilo: el año pasado vinieron al Aeropuerto de Barajas más de 52.000, casi el doble que en 2018. Será la primera semana de febrero cuando se abran los primeros barracones, que acogerán a 96 refugiados. En una segunda fase (finales de mes) se instalarán otras 14 viviendas con espacio para 140 más y las últimas seis llegarán cuando finalice marzo para 58 solicitantes nuevos. Una vez allí, se harán cargo de ellos los profesionales de Asispa, una compañía que también ofrece servicio de Ayuda a Domicilio, formación y dinamización de Centros Municipales.

Tal y como aseguró la vicealcaldesa capitalina, Begoña Villacís, en una visita al lugar hace unos días, los refugiados contarán con una total libertad de movimiento porque es lo "constitucional". Es más, el Ayuntamiento se asegurará de ello, pues pagará el abono transporte si los servicios sociales así lo estiman oportuno. Lo confirman fuentes del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social a Madridiario después de que Pepe Aniorte, responsable del departamento, lo dejase caer el pasado miércoles en la comisión del ramo.

Por su parte, fuentes de la Consejería regional de Transportes explican que desconocen la fórmula que utilizará el Consistorio pero cuentan que para estos casos ya hay alguna preestablecida, como la firma de convenios de colaboración en los que Metro abarata los abonos o los personaliza con recorridos o días específicos. Esto último es importante, pues la idea del Consistorio es que los solicitantes de asilo estén en el centro entre 20 y 40 días para que después se haga cargo el Ministerio de Seguridad Social y Migraciones, que es quien tiene las competencias. En la temporada en la que estén allí, el Ayuntamiento también les facilitará ayuda psicosocial "sobre todo en esa parte de orientación" y garantizará su seguridad, así como su tranquilidad con áreas de descanso y su salud -contarán con parafarmacia y enfermería-.

Nuevos edificios para seguir rebajando el colapso

Con todo, desde el Palacio de Cibeles siempre han asegurado que el centro no tiene vocación de permanencia. Una vez que la emergencia social sea más leve, se desmontará y los módulos se guardarán. Sin embargo, para que esto suceda, el Ayuntamiento o el Ministerio deberán establecer nuevas plazas en otras ubicaciones. Y en ello están, después de que ese fuera el principal compromiso al que llegaron en la reunión mantenida entre el ministro José Luis Escrivá y el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, hace unos días.

Cabe recordar que esta colaboración ya se intentó cuando era Magdalena Valerio la responsable del departamento de Migraciones, pero no resultó del todo satisfactoria. El Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social ofreció hasta siete emplazamientos, de los que tan solo se ha terminado habilitando uno en Cercedilla.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es