28 de septiembre de 2020, 14:16:44
Medio Ambiente


Toledo, última oportunidad para evitar la alerta sanitaria por los residuos del Este

Por Javier López Macías


Valdemingómez no acogerá las 220.000 toneladas anuales de los 31 municipios de la Mancomunidad del Este. Al menos, por el momento, ya que su 'casa' durante los próximos tres meses será, casi con toda probabilidad, el vertedero de Toledo. Así lo ha anunciado este martes martes el presidente del ente, el socialista y regidor alcalaíno Javier Rodríguez Palacios. En declaraciones a los medios de comunicación, ha contado que Castilla-La Mancha, dirigida con mayoría absoluta por el también miembro del PSOE Emiliano García Page, ha mostrado su "solidaridad" para acoger la basura del Este durante un tiempo máximo de un trimestre, ya que después reordenarán los vertederos de la región.

La decisión deberá ser en los próximos días, pues el alcalde de Alcalá de Henares aún espera que el Ayuntamiento de Madrid, gobernado por el Partido Popular y por Ciudadanos -ambos con posturas diferentes en este caso-, recapacite y permita llevar esos residuos a Valdemingómez, una posibilidad que ha sacado a la calle a los vecinos de Vallecas en multitud de ocasiones y que incluso ha llegado a ocasionar fricciones en el PSOE, ya que Pepu Hernández ha ido contra la postura de Rodríguez Palacios. "Quiero hacer un llamamiento a que se abandone la política; no es ni viable ni explicable que los residuos recorran 100 kilómetros más por no ir a Valdemingómez", ha expresado el de Alcalá, que ha insistido en que "es una solución política que sería desastrosa desde el punto de vista ambiental".

Sin embargo, no parece que desde el Palacio de Cibeles se vaya a dar visto bueno a la petición de Alcalá. Siempre según la versión del regidor alcalaíno, la negociación con Castilla-La Mancha se ha intensificado este fin de semana porque el pasado viernes, la propia Comunidad envió una carta en la que admitía que el Consistorio capitalino no contestaba a sus requerimientos para cerrar el acuerdo. Por eso, se abrieron dos vías: o la de Toledo, que finalmente parece que será la elegida, o la de la emergencia sanitaria el 27 de diciembre, cuando ya no puedan entrar más residuos a Alcalá. "Podemos vernos con la basura de 31 municipios en la calle en plena Navidad", ha advertido.

Las culpas, a la Comunidad


En sus declaraciones, Rodríguez Palacios ha insistido en trasladarle todas las culpas a la Comunidad, a quien ha acusado de llevar haciendo "dejación de funciones" diez años. "La Comunidad ha terminado enfrentándonos a los alcaldes y a los vecinos de Rivas, del Este, de Madrid...", se ha quejado.

Respecto a su papel, el alcalde ha desgranado las actuaciones tomadas desde la Mancomunidad para evitar llegar a este punto. Así, ha defendido que el año que separa el fin de la vida útil del vertedero de Alcalá de la planta de tratamiento de Loeches, "la más moderna de España", se ha producido por problemas en la expropiación de los terrenos en los que se está construyendo y que, como preveían que podía darse este tiempo extra, llevan años proponiendo soluciones que han sido rechazadas: la reapertura del vertedero de Rendija, aprovechar infraestructuras privadas o, incluso, ir utilizando Loeches. "Hemos hecho todos los esfuerzos posibles para evitar esto", ha concluido.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es