21 de enero de 2020, 4:45:01
Medio Ambiente


Valdemingómez tendrá otra planta en 2021 para convertir los residuos del cubo marrón

Por MDO


Se cierra el cículo del reciclaje en la ciudad de Madrid. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento ha dado luz verde este jueves a la construcción de una nueva planta en el Parque Tecnológico de Valdemingómez que se ocupe del tratamiento de los residuos que se depositan en el cubo marrón, el quinto contenedor que comenzó a recogerse a finales de 2017 y que solo falta por instalarse en Centro (lo hará el año que viene). Se trata de una inversión que casi alcanza los 42 millones de euros para una instalación cuyas obras de construcción comenzarán el 1 de julio de 2020 y finalizarán 12 meses después.

"Garantizamos el total tratamiento de la materia orgánica de la recogida relectiva", ha explicado en rueda de prensa la portavoz municipal y delegada del Área de Seguridad, Inmaculada Sanz. De esta forma, la nuva planta podrá realizar, mediante un proceso versátil, modular y altamente automatizado, el compostaje de 102.490 toneladas de residuo orgánico al año, con el que se cierra el ciclo de la gestión de la materia orgánica.

La solución tecnológica elegida para la construcción de esta nueva planta garantizará un nivel de calidad del producto obtenido en el reciclaje (compost) suficiente y necesario para facilitar su utilización como enmienda orgánica o fertilizante en suelos. Con la recuperación por separado de la materia orgánica, también se evita la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero y de malos olores y se mejora la recogida selectiva del resto de los residuos reciclables.

Separación de los residuos orgánicos


Los restos de materia orgánica están formados por desperdicios de fruta, verdura, cocinados de carne, pescado y marisco, frutos secos, infusiones, posos de café, cáscaras de huevo y otros restos de comida, serrín, papel de cocina y servilletas usadas, así como papel y cartón sucios de aceite o alimentos, además de restos de plantas, hojarasca o flores.

Para reciclar los residuos orgánicos hay que separarlos del resto no reciclable (la basura que se deposita en el contenedor de tapa naranja) y depositarlos en los contenedores grises con tapa marrón que el Ayuntamiento ha instalado en la vía pública y en los cubos del mismo color que tienen las comunidades de vecinos. En ambos casos, la recogida se realiza todos los días de la semana, incluso festivos, mediante camiones recolectores y compactadores con categoría ambiental ECO, sin mezclar con otra fracción de residuo.
Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.madridiario.es