14 de diciembre de 2019, 22:54:42
Política


El debate de las mujeres deja menos testosterona pero los mismos enfrentamientos y la falta de entendimiento

Por Diariocrítico


El debate de las representantes mujeres de los principales partidos políticos la noche del jueves en 'La Sexta' dejó menos testosterona pero los mismos enfrentamientos y la falta de entendimiento que vimos el lunes. Por el PSOE estuvo la ministra María Jesús Montero, por el PP Ana Pastor, por Ciudadanos Inés Arrimadas, por Unidas Podemos Irene Montero y por Vox, Rocío Monasterio.

Si bien no se apreciaron bloques tan claros como en el debate de los líderes políticos, todos hombres, del pasado lunes, tampoco hubo visos de que haya posibilidad de acuerdos más allá de en políticas sociales, entre PSOE y Unidas Podemos.

Hubo otro lenguaje, otra forma de debatir, pero el partido en el Gobierno evidenció de nuevo su soledad en el poder, alejado tanto de una derecha que le reclamó más mano dura en Cataluña y le afeó su gestión económica y laboral, como de una izquierda que le achacó falta de acción para mejorar la sociedad en este año que ha estado en el Ejecutivo.

PSOE-Podemos

La portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Irene Montero, reprocho al PSOE la gestión de las necesidades sociales pero la ministra socialista, María Jesús Montero, le recordaba que España tiene los "presupuestos prorrogados" del PP. La representante de izquierdas le apeló entonces a su trasfondo progresista porque cree que "no piensa muchas de las cosas que Sánchez defiende" y que "ojalá" la ministra de Hacienda "le gane la batalla" a la de Economía, Nadia Calviño, a la hora de marcar políticas económicas en el Gobierno. María Jesús Montero no entró al quite.

Violencia sobre las mujeres

Como en otros debates donde está presente Vox, la demagogia apunta a las penas de cárcel para los agresores, sin soluciones preventivas. "¿Quiere entonces que los violadores reincidentes estén en nuestras calles? Luego se llevan las manos a la cabeza cuando una pobre mujer se cruza con uno de estos desalmados. Ustedes hablan pero no actúan", le pedía contestar Monasterio de Vox a Irene Montero, exigiendo al resto de candidatas que pidieran formalmente la cadena perpetua para agresores sexuales, sin éxito alguno.

"España entera ha entendido lo que la ultraderecha no entiende, que el machismo se combate con educación y cultura no con prisión permanente revisable, eso lo dice el feminismo con total rotundidad", señaló Irene Montero a Monasterio tras hacer hincapié en la cadena perpetua. "El machismo no se combate yendo a reventar minutos de silencio por el asesinato de una nueva mujer, como hacen ustedes, sino con educación", insistió la portavoz de Podemos.

Importante fue la postura de Ana Pastor, que repitió las palabras de su compañera Cayetana Álvarez de Toledo sobre el consentimiento sexual explícito. La que fuera presidenta del Congreso reiteró que "no todo lo que no sea un sí, tiene que ser obligatoriamente un no". Eso sí, Pastor recalcó que "cuando no hay consentimiento, hay violación", ante lo que María Jesús Montero le recuerda: "Eso no fue lo que dijo Cayetana". Pastor se limitó a aclarar que ella y Álvarez de Toledo tienen la misma postura al respecto, "aunque no usemos las mismas palabras".

Economía

La representante del PSOE defendió que "el Gobierno desde el primer día puso un plan de empleo digno", pero fue atacada por las cifras del paro y la deuda. Desde Ciudadanos, Inés Arrimadas pedía que "hay que cambiar algunas preocupaciones", que son la precariedad de los trabajadores y la alta de paro que vienen provocadas porque "la regularización de nuestro mercado laboral es un desastre". Proponía contratos sólo indefinidos, no temporales.

Irene Montero lamentaba que la política laboral actual no garantiza un futuro para los españoles, recordando que hay jóvenes a los que se les pide estudiar pero que después no encuentran un trabajo que se corresponda con esos estudios. Propuso un salario mínimo de 1.200 euros y de 34 horas semanales de trabajo que permitan conciliar.

Monasterio cargó contra el PSOE afirmando que su modelo es el de "la miseria, el paro y la corrupción". "Vox cree en un modelo que no exprima a los trabajadores ni expolie a las clases medias", expuso.

Por último, Ana Pastor recordó datos de los gobiernos del PP para defender que su partido "prioriza siempre lo que le importa a los españoles" y que por eso va a volver a poner sobre la mesa la receta que ya "se conoce", es decir, bajada de impuestos, IRPF, sucesiones, sociedades, patrimonio. Además, apuesta por medidas para la economía digital.

Cataluña

Y cómo no, la situación en Cataluña tuvo su espacio destacado, para disgusto del PSOE. Arrimadas acusaba a este partido de "frivolizar" con la gente que "se está partiendo la cara" por defender los derechos de los catalanes. La ministra repetía la idea de Sánchez de que en Cataluña existe un problema de convivencia. Además, ha señalado que la sentencia del procés corresponde a hechos que ocurrieron bajo el Gobierno de Rajoy.

Monasterio, por su parte, insistió en pedir la ilegalización de los partidos independentistas, intervenir TV3 y detener de forma inmediata a Torra. En una postura radicalmente opuesta, Irene Montero ha vuelto a abogar por la mesa del diálogo como vía para solucionar el conflicto.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es