18 de noviembre de 2019, 5:55:46
Medio Ambiente


Los humedales de Madrid, entre el abandono y la ampliación

Por Teresa Aísa Gasca


La consejera de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Paloma Martín, anunció la pasada semana un programa de análisis y ampliación del catálogo de humedales de la Comunidad de Madrid que ha suscitado que miembros de asociaciones ecologistas tacharan al Ejecutivo de tener “en el abandono más absoluto” estas zonas húmedas de gran importancia natural, económica y cultural.

La región madrileña cuenta a día de hoy con 23 humedales catalogados para su protección, ya que estos “constituyen un conjunto de ecosistemas muy valiosos y de elevada riqueza natural que actúa como refugio de la biodiversidad, y modula las condiciones climáticas y el ciclo hidrológico”, explica a Madridiario el director del Centro de Investigación, Seguimiento y Evaluación del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, Juan Vielva.

"Los humedales permiten conservar valores paisajísticos y socioculturales asociados”

Y es que, entre otras cosas, los humedales permiten la regeneración del aire, y por tanto, tienen impacto directo en el clima y en el ciclo del agua. Tal y como explica Vielva, estos entornos “permiten conservar valores paisajísticos y socioculturales asociados” por su “singularidad botánica, hidrológica o geológica”, en especial por la presencia de grupos diversos de fauna de especial interés, como anátidas, reptiles o anfibios. En el caso concreto de las aves migratorias, los humedales hacen de zona de refugio, alimentación y cría, sirviendo de áreas de descanso en sus vías o itinerarios de migración.

De esta manera, la excepcionalidad de estos animales y plantas, así como su repercusión en el medioambiente, hacen obligatoria la protección y el cuidado de los humedales. Pero más allá de eso, los humedales y la fauna que en ellos habita constituyen un recurso de gran valor económico, cultural y recreativo.

Actualmente, la Comunidad de Madrid registra 23 humedales en el Catálogo de Embalses y Humedales de la Comunidad de Madrid y en el Inventario Nacional de Zonas Húmedas (INZH), y con el nuevo proyecto de la Consejería de Medio Ambiente, lo que se propone es que sean registrados otros 20 o 30 espacios acuáticos más.

Vivimos más de 6.5 millones de madrileños en 8.000 kilómetros cuadrados y debemos convivir de manera equilibrada con todos los ecosistemas que nos rodean. Las zonas húmedas, también llamadas oasis de biodiversidad, son áreas de gran interés y valor medioambiental por la vegetación y fauna que se genera alrededor de ellos”, explica la consejera Paloma Martín.

"Debemos convivir de manera equilibrada con todos los ecosistemas"

Así, esta estrategia se prevé que sea ahora ampliada y revisada por la Consejería de Medio Ambiente con el objetivo de “preservar nuestro capital natural” y permitir así la “recuperación y protección de las zonas húmedas de la región, lo cual es un claro ejemplo del camino” que plantea para esta legislatura la consejera. Para ello, se van a estudiar 400 zonas en un proyecto para el que el Gobierno regional está previsto que apruebe 11 millones de euros.

El nuevo estudio está enmarcado en el Plan Integral de recuperación y conservación de los ríos y humedales que puso en marcha en noviembre de 2015 la expresidenta Cristina Cifuentes, con el objetivo de establecer un marco de actuación integral para la conservación y mejora del estado ecológico de los ríos y humedales de la región. Sin embargo, éste fue dividido en dos partes en 2017, quedando por un lado la Estrategia de Recuperación y Conservación de los Ríos de la Comunidad de Madrid y por otro el Plan de Actuación sobre Humedales Catalogados.

Este último, “se limitó a trabajar sobre los 23 ya catalogados” y, como denuncia María Ángeles Nieto, portavoz de Ecologistas en Acción, al final “se quedó en nada”. Por eso, para la activista el anuncio de la consejera carece de sentido, ya que asegura que “no puede darse una ampliación si antes no se cuida lo que ya se tiene catalogado”.

“No está mal que se preocupe por los humedales, pero no sirve de nada que diga eso si se continúa con la desidia con la que se han cuidado los ya catalogados, a excepción de los que se encuentran en el Parque de Peñalara”, espeta Nieto al respecto de la noticia.

"No sirve de nada si se continúa con la desidia de hasta ahora"

Según asegura la portavoz, muchos de los humedales hoy en día registrados por la Comunidad de Madrid están en mal estado debido a la falta de actuación del Ejecutivo, que ha obviado que algunas lagunas sean “contaminados por químicos y quemas agrícolas”, como sucede en la laguna de San Juan y en la de Cassasola; por “agentes contaminantes procedentes de la ganadería”, como denuncia que sucede en las lagunas de Castrejón; o por productos “procedentes de la industria”, como su organización ha registrado en las lagunas de Velilla, donde una empresa láctea vierte residuos en ella.

Así, tal y como indica, los humedales catalogados están hoy “sumidos en el más absoluto abandono” y atribuye lo declarado por la consejera a “un anuncio en plena campaña” realizado con “fines electoralistas”.

Por el contrario, desde la consejería aseguran a Madridiario que “en ningún caso los humedales catalogados están abandonados” e insisten en que la protección y cuidado de estas zonas húmedas está supervisada y ejecutada de manera regular por parte del Área de Biodiversidad y Recursos Naturales. Asimismo, señalan que no se sostiene la crítica de que sea un anuncio electoralista porque “es un plan que se va a desarrollar en cuatro años y que ya está comprometido, aunque tiene que ser aprobado por el Consejo de Gobierno en las próximas semanas”.

Al respecto, Juan Vielva explica que “en la Comunidad de Madrid los humedales presentan una gran diversidad en lo que se refiere a su origen, biodiversidad, calidad paisajística o situación estratégica para el desarrollo socioeconómico. Diversidad que cobra especial importancia cuando nos referimos al estado de conservación o a las amenazas que gravitan sobre ellos”. El experto admite que “algunos de estos humedales están más abandonados” pero se niega a aceptar la premisa de que “están olvidados”.

Aunque afirma que en ellos “se vienen produciendo vertidos o actividades que inciden muy negativamente en su conservación”, declara que “no es menos cierto que la Comunidad de Madrid lleva muchos años estudiando trabajando en un Plan de Humedales y en documentos de diagnóstico del estado de conservación de estos”. Según relata, en el Parque Natural de Peñalara -en el que se encuentran los designados como ‘Humedales de importancia internacional’ por la convención RAMSAR en enero del año 2006- la Administración ha puesto fondos y trabajado en la conservación de estas zonas húmedas desde 1990.

Se iniciaron una serie de estudios avanzados en aquel tiempo: limnológicos, de vegetación, fisicoquímicos, además de las batimetrías y se trabajó en la eliminación de las especies invasoras como lo ere el salmón de montaña (salvelius fontinalis), que fue introducido varias décadas antes por el Ministerio de Agricultura por tratarse de una especie demandada desde el sector de las Sociedades Piscícolas”, recuerda Vielva.

Con todo ello, se aventura a defender que “no todos los humedales de la Comunidad de Madrid están olvidados, sino que dentro de los catalogados hay varios que son pioneros a nivel nacional y que forman ya parte del estudio del cambio global”. No obstante, asume que “en algunos catalogados hay que implementar acciones de conservación, dotarles de recursos económicos y ser ambiciosos en aumentar el Catálogo de Humedales”.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es