12 de noviembre de 2019, 3:05:21
Medio Ambiente


Un paseo por la planta de reciclaje más eficiente de Madrid

La planta de reciclaje de Fuenlabrada, desde dentro

Por MDO


Cada vecino de Fuenlabrada recicla una media de 23 kilos de envases anuales. Ahora, imagínese cuántos latas o briks son 12.200 toneladas, que es la cantidad que acoge al año la planta de tratamiento de Fuenlabrada, la que mejor rendimiento tiene de toda la Comunidad. Eso es, al menos, lo que defiende Ricardo Luis Izquierdo, director general de Medio Ambiente del Ayuntamiento de la localidad, que acompaña a Madridiario en una visita al centro, que fue inaugurado en 1999 y que presta servicio a once municipios, entre los que destacan Móstoles, Parla y Humanes.

La planta, en números

- Fue inaugurada en 1999

- Tiene 40.000 metros cuadrados de superficie

- Trabajan 25 personas

- Da servicio a 11 municipios que suman 500.000 habitantes

- Se recupera el 70% de lo que se desposita en el contenedor amarillo

"Esta planta actualmente separa para su reciclaje los residuos que los ciudadanos depositan en el contenedor amarillo", explica. Eso sí, avanza que también está preparada para tratar la materia orgánica y que comenzará a hacerlo “próximamente”. Cada día, “aquí vienen una media 50 camiones”, cuenta, se pesan y, después, depositan las bolsas en una zona a la que llaman playa. Allí, los residuos son recogidos por una pala que los introduce en el sistema.

En la primera parada se selecciona manualmente el papel y el cartón y objetos voluminosos, que no seguirán el viaje. La siguiente separación es la que realiza el tromel, un cilindro de malla metálica que aparta los residuos más pequeños para que los otros sigan su curso.

Los que quedan se someten a una cinta donde hay una campana que aspira el film para después atravesar el separador magnético, que atrae materiales como las latas de conserva. Luego, a otra que despide a los que tienen aluminio -como los bricks- y el resto se enfrenta al separador óptico, que detecta los envases que contengan PET, el tipo de plástico más utilizado. El material no seleccionado es transportado hacia el triaje secundario, donde varios operadores diferencian los envases de pead, plastico de alta densidad, los de plástico mixto, lo de pec o los bricks que no fueron seleccionados de forma automática.

A final del viaje, los residuos son prensados y convertidos en grandes balas de aluminio, de acero, de bricks, de plástico pead, o film industrial que se reutilizan. Todo eso en apenas 12 minutos, un tiempo mínimo comparado con la gran huella ambiental que estos residuos producen en el medio ambiente si se degradan. "Es un tratamiento integral de los residuos" puntualiza Julio Méndez, responsable de explotación de la planta que también asegura que logran recuperar el 70 por ciento de los envases que llegan a la planta. "Es un índice altísimo", destaca.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es