13 de noviembre de 2019, 16:44:19
Medio Ambiente


El fin de las cotorras argentinas: el Ayuntamiento las exterminará

Por Javier López Macías


Exterminación a la vista en la ciudad de Madrid. El delegado del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, Borja Carabante, ha anunciado este lunes un plan para controlar y reducir el número de cotorras de la capital, que se han convertido en un serio problema para los vecinos. “Se han convertido en una preocupación”, ha añadido el concejal, que también ha apuntado que nunca se ha realizado una acción de tanta envergadura con esta especie, más allá de uno puntual en los Jardines del Moro.

Según los datos que maneja el Consistorio, en la actualidad hay entre 12.000 y 13.000, una cifra que ha aumentado con descaro en los últimos años: un 33 por ciento desde 2015. “Y seguirá creciendo si no actuamos”, ha avisado Santiago Soria, jefe de Biodiversidad e Inventario de la Administración municipal, que ha asegurado que el número “ideal” de cotorras sería cero pero que Madrid “puede permitirse que haya alrededor de 500”.

En este sentido, ha recordado que la cotorra argentina está calificada como “especie extranjera invasora” por la cantidad de problemas que trae, que no solo son sanitarios. Sus nidos, que normalmente pesan entre 40 y 50 kilos pero que pueden llegar hasta los 200, suponen un peligro letal si caen desde una altura considerable; también transmiten diversas enfermedades, aunque son bastante ariscas con los humanos por lo que no hay mucho contacto; al igual que producen un molesto ruido al vivir agrupadas.

Todo, sin contar el daño causado a las especies “de aquí”, a las que expulsan sistemáticamente. “Los que de verdad queremos cuidar el medio ambiente sabemos que hay buenos y malos y los que vienen de fuera de modo agresivo no tienen el mismo derecho ecológico a la vida que los que sí tienen que estar”, ha defendido. En cuanto a los métodos de captura y eliminación, Soria ha explicado que las cazarán con redes, con trampas y hasta en su propio nido, además de esterilizar sus huevos.

Así, el plan todavía debe recibir el visto bueno de la Comunidad de Madrid para poder llevarse a cabo a partir de otoño del año que viene, aunque en los nidos peligrosos “se está actuando ya”.

Primero fueron las orugas

Respecto al presupuesto, el Área todavía desconoce a cuánto ascenderá, aunque Soria ha cuantificado el coste de la eliminación de cada ejemplar entre seis y ocho euros, lo que da un total de 100.000, un dato muy provisional.

Con todo, es una cifra muy lejana al millón de euros que el Consistorio dedicó a la última exterminación, que fue la de las orugas. En marzo, la anterior Corporación anunció un plan similar para acabar con una plaga de orugas procesionarias que asolaba entonces la capital y que también tenía efectos nocivos para la ciudadanía.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es