14 de noviembre de 2019, 21:09:42
Municipios

VALLECAS


Vallecas se moviliza para no recibir las 230.000 toneladas de residuos de Alcalá

Por Javier López Macías


Pasan las aguas revueltas por Vallecas. Otra vez, a costa de los residuos que produce la Mancomunidad del Este. La organización que aglutina a decenas de municipios madrileños verte en la actualidad en la planta de Alcalá de Henares, cuyo alcalde, Javier Rodríguez Palacios, ostenta la presidencia del ente. Sin embargo, está a punto de colmatar y, de momento, no hay solución a la vista.

La más lógica era la que se planeó en un primer momento, que versaba que las 230.000 toneladas de residuos anuales del este de la región terminasen en la nueva macroplanta de Loeches, más moderna, más ecofriendly y más eficiente, pero cuya puesta en marcha está prevista para junio de 2020. Esto supone que no llegará a tiempo para dar el relevo al viejo vertedero y obliga a la dirección de la Mancomunidad a encontrar un desenlace alternativo y transitorio, aunque parece que todos los caminos llevan a Valdemingómez.

La planta de la capital tiene la suficiente capacidad como para albergar durante un tiempo la cantidad de basura mencionada, aunque los vecinos de la zona siempre han mostrado su rechazo y lo van a seguir haciendo, ahora con fuerza extra. Todo, porque antes contaban con el apoyo del Consistorio que dirigía Manuela Carmena, pues Inés Sabanés, delegada del Área de Medio Ambiente y Movilidad, siempre negó tajantemente esa posibilidad. Sin embargo, su sucesor, Borja Carabante, está abierto a alcanzar una solución de consenso.

O al menos eso es lo que dejan caer fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, que en conversación con Madridiario admiten que la solución de Valdemingómez "es la que más se está estudiando", además de sugerir que existe una negociación en marcha que cuenta con el tutelaje de la Comunidad, pues no tiene con participación directa. Fuentes del departamento de Carabante, no obstante, prefieren optar por el silencio.

Por eso, los habitantes de la zona ya preparan movilizaciones. Este sábado, la asociación de vecinos del PAU de Vallecas celebrará una asamblea en la que, casi con toda seguridad, convocarán una manifestación para el próximo. "Tenemos nuestras sospechas y nos estamos movilizando", avisa Juan Freijo, portavoz de la agrupación. En este sentido, recuerda el estudio que presentó el anterior delegado del Área de Seguridad, Salud y Emergencias, Javier Barbero, en el que se alertaba de que los vecinos del vertedero recibían el triple de dioxinas y furanos que el resto de habitantes capitalinos, aunque su principal conclusión era que la planta no aumentaba las posibilidades de morir -no se midió la morbilidad-.

Además, Freijo advierte de que tanta cantidad de residuos supondrían un repunte de los olores y la postergación del cierre de la incineradora previsto para el año 2025, toda vez que tanto la anterior Corporación como la actual están trabajando en ese sentido: el propio Carabante autorizó hace unas semanas un contrato para reducir el hedor que reciben los vecinos.

Alcalá pide solidaridad

Por su parte, el Pleno de Alcalá de Henares aprobó el otro día una declaración institucional firmada por los cinco partidos con representación en la localidad por la que solicitaban "vías de colaboración intermunicipal que permitan afrontar el periodo transitorio entre el cierre del vertedero al aire libre y la apertura de Loeches", en lo que fue, a todas luces, un llamamiento a otros municipios. "Estamos buscando el fin idóneo", insisten de la Alcaldía.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es