22 de noviembre de 2019, 1:56:24
Cultura y ocio


Los secretos del Palacio de Liria, reabiertos al público

El Palacio de Liria abre sus puertas

Por Aida Lorente


Incontables libros de historias que aún permanecen vivas. Lámparas inmensas. Alfombras que te abrazan con solo pisarlas. Cuadros que te observan sin pestañear y un sin fin de tesoros preciados, no solo de la familia de Alba, también de la historia de España, estarán disponibles al público a partir del 19 de septiembre en el Palacio de Liria. Desde cientos de obras literarias en la Biblioteca del Palacio hasta la primera copia del Quijote, la casa de los Duques reabre sus puertas para mostrar sus preciados tesoros y "acercar a los visitantes a una colección tan completa".

La novedad de esta esperada apertura es que por primera vez el público podrá disfrutar de la Biblioteca. Un espacio en el se pueden contemplar joyas históricas como el escrito de Cristóbal Colón con la silueta de la Española, la primera Biblia escrita en castellano o la primera copia del Quijote. Según indica el director cultural de la Fundación Casa de Alba, Álvaro Romero Sánchez de Arjona, que el público pueda observar este tesoro de manera inédita, "es un gran añadido" para los turistas y residentes que quieran tener ante sus ojos tantos siglos de vida. Cientos de historias aún duermen en el centro de Madrid y hoy, gracias a esta reapertura, casi 250 personas al día podrán disfrutar del Palacio con la mejor pinacoteca histórica de España conservada en manos privadas.

Decenas de joyas, cuadros de Goya, retratos en miniatura, mesillas, alfombras interminables, lámparas de Murano y miles de reliquias, recuperadas tras el incendio y saqueo que acabó con el Palacio en la Guerra Civil, aún perviven para ser disfrutadas.

Dejando atrás las agotadoras colas y las listas de espera tan características de las que los turistas y residentes eran fieles conocedores, ya que antes solamente se podía visitar dos días a la semana, la Casa de los Duques de Alba abrirá los principales salones y comedores del Palacio durante todos los días de la semana para mostrar al público una historia aún presente. Más viva de lo que nadie se puede imaginar y con otra novedad incorporada: se ha aligerado la decoración, que era mucho más recargada durante la etapa de Cayetana de Alba.

El Palacio de Liria abre sus puertas

Será el día 19 de septiembre cuando sus instalaciones abrán al público con un horario de 09:45 de la mañana hasta las 18:30 de la tarde en invierno o 19:30 en verano, de martes a domingo, los lunes por su parte se abrirá solamente en horario de mañana. Sí descansarán los cuadros de Goya los días festivos como el 1 de enero o el día de Navidad. Pero no dejarán mucho más tiempo que tal legado esté escondido.

A diferencia de las visitas anteriores, las que se podían realizar hasta primavera que fue cuando el Palacio cerró para comenzar este proyecto tan “innovador”, ahora los visitantes podrán disfrutar de una visita acompañados de un audioguía especial y personalizada. Cada una de las salas tendrá una explicación concreta y un hilo musical ambientado a cada historia que se esté contando.

El Palacio cerró para comenzar este proyecto tan “innovador”

Ubicado en plena calle Princesa, los visitantes podrán disfrutar por 14 euros durante 65 minutos de la historia de España en sus oídos y ojos. Aunque el palacio se distribuye a lo largo de 3500 metros cuadrados, solo se podrán observar algunos de los salones ya que el XIX duque de Alba sigue residiendo en el Palacio de Liria y hay zonas como el jardín que siguen siendo privadas.

Un paseo por el palacio

Los visitantes que decidan disfrutar de esta magnífica experiencia comenzarán cruzando un inmenso jardín con diferentes árboles. En la entrada del palacete se observa un breve vídeo explicativo donde a grandes rasgos se mostrará qué se va a ver durante el recorrido. Con varias estatuas, lo que más destaca del hall de entrada es un escudo, ubicado en el suelo, que explica toda la historia del Palacio y dos fechas señaladas: 1773 y 1953.

A continuación se subirá una escalera, donde se percibirá un cambio de diseño mucho menos recargado al que tenían acostumbrados a los antiguos visitantes. Sin abandonar la escalera se podrán observar varios retratos y diferentes estatuas que respiran en las esquinas.

El Palacio de Liria abre sus puertas

Después se pasará a la Antesala donde se encuentran cuadro del Duque de Alba y sus nietos. En el Salón flamenco, la siguiente parada, se podrá observar un doble retrato de Carlos IV e Isabel de Portugal. Caracterizada por una gran cantidad de cofres y muebles, comienza ya el recorrido sin fin de la historia de España a través de los salones.

Rubens, Carlo Maratta, Palma el viejo, Andrea del Sartro, Tiziano, Andrea Vaccaro, Mengs, Lavinia Fontana, Ribera, Murillo, Bellini, Luca Giordano, Ingres o Antonio Moro, duermen en las oscuras y frías salas que albergan miles de joyas incalculables.

Pasando por el Salón Español o el Salón Goya, donde permanecen algunas de las lámparas que sobrevivieron al incendio, llegamos al plato fuerte de la visita: la Biblioteca, a la que solo podían acceder investigadores, estará abierta para todo el público. Con una cantidad de obras incontables, se podrán disfrutar de decenas de manuscritos de Colón, la Biblia o el Quijote.

Rubens, Carlo Maratta, Palma el viejo, Andrea del Sartro, Tiziano, Andrea Vaccaro, Mengs, Lavinia Fontana, Ribera, Murillo, Bellini, Luca Giordano, Ingres o Antonio Moro, duermen en las oscuras y frías salas que albergan miles de joyas incalculables.

Historia del Palacio de Liria

Levantado por los arquitectos Louis Guilbert y Ventura Rodríguez entre 1767 y 1785, el palacete fue destruido por las bombas franquistas durante la Guerra Civil. El padre de la duquesa Cayetana y luego ésta y su primer marido, Luis Martínez de Irujo, impulsaron la reconstrucción del edificio, para lo que invirtieron una gran fortuna. Lo que hoy conocemos no tiene nada que ver con su situación en la Guerra Civil ya que -literalmente- se levantó de sus propias cenizas. Tan solo permanecieron en pie las cuatro fachadas y poco a poco se fue remodelando hasta lo que hoy conocemos como el Palacio de Liria.

El Palacio de Liria abre sus puertas

El palacete, repleto de fotos familiares, mesillas llenas de joyeros, retratos en miniatura o figuritas de porcelana, son todos ellos objetos atesorados a lo largo de los seis siglos de mecenazgo de la Casa de Alba, datado en el año 1472.



Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es