22 de noviembre de 2019, 19:52:45
Cultura y ocio


Teatro a oscuras: lo que sus ojos no pueden ver

Por Susana Pérez


Los pasos resuenan en la sala cuando las luces se apagan. La oscuridad total y las respiraciones inquietas de los espectadores -ante la novedosa situación a la que se enfrentan- reinan en el Teatro de las Letras (calle de San José, 3). El sonido de puertas y el mobiliario completan esa extraña sensación que invade al público desde sus butacas. Unos ruidos envolventes que cuando falta la vista se agudizan otros sentidos, en ocasiones olvidados: "Al anular el sentido de la vista se potencian los otros y la imaginación del espectador", explica Norberto Rizzo.

Con esta idea, el director y actor argentino estrena el domingo 8 de septiembre 'Lo que tus ojos no pueden ver'. Un tipo de teatro que se representa a oscuras. 'El corazón delator' de Edgar Allan Poe se convierte en el primer montaje sin luz que aterriza en la capital.

Una función que se representa totalmente a oscuras. "Una vez que el público ha ocupado sus localidades, la luz no se volverá a encender hasta que finalice el espectáculo", cuenta su creador. La duración de media hora supone el tiempo suficiente para dejar volar la imaginación y crear una realidad propia: "Los relatos de los actores y los efectos especiales configuran una idea en cada espectador".

Disfrutar sin ver nada y aprender lo que supone vivir sin vista. Una representación que permite al público salir de la sala con su propio espectáculo en la cabeza. Eso sí, mientras dura esta experiencia teatral, existen una serie de normas que deben ser cumplidas: "No se puede tener ningún teléfono móvil a mano o cualquier dispositivo lumínico. Perjudicaría al desarrollo de la función".

Este tipo de montaje también contribuye a la participación plena de personas ciegas o con baja visión. El teatro a oscuras surge tras investigar el trabajo que Teatro Ciego desarrolla en Argentina desde el año 2008. Allí se abre uno de los primeros espacios teatrales a oscuras del mundo. La obra es posible sentirla con la misma intensidad desde cualquier punto del teatro porque se desarrolla a 360 grados: "El escenario circular se sitúa en el medio de la sala para que llegue por igual a todos".

Este montaje cuenta con la interprete María José Barroso en el personaje protagonista de la historia y las voces de Carlos Bahos, Timoteo Fernández Tejada, Paca Cubero, y del mismo Norberto Rizzo. El diseño de sonido es de David Martín López y la música original ha sido compuesta por Jesús Calderón.

Límite entre la locura y la cordura

Poe en 'El corazón delator' proporciona un estudio de la paranoia y el deterioro mental. Elimina el exceso de detalles de la historia para intensificar la obsesión del asesino con específicos y sencillos entes: el ojo del anciano, el latido del corazón y su propia declaración de cordura. Poe, como el latiente corazón, es cómplice en el argumento al pillar a la narradora en su malvado juego.

La narradora ve la hipersensibilidad como una prueba de su cordura y no como un síntoma de locura. Este especial conocimiento posibilita a la narradora contar este cuento de una manera precisa y utiliza las técnicas estilísticas de la narración con el propósito de demostrar su cordura. Sin embargo, lo que vuelve loca a la narradora – al contrario que Poe - es que falla en la comprensión del acoplamiento de la forma narrativa con el contenido.

Poe explora aquí un misterio psicológico: que las personas a veces hacen daño a aquello que aman o necesitan en sus vidas. De esta forma la narradora elimina los motivos que normalmente inspiran crímenes tan violentos como ese.

La reciente aguzada sensibilidad de la narradora al sonido básicamente le vence mientras prueba, poco dispuesta o incapaz, a distinguir entre los sonidos reales y los imaginarios. Por culpa de su deformado sentido de la realidad se obsesiona con los leves latidos del corazón del anciano pero en cambio no muestra mucha preocupación por el grito del hombre que ha sido lo suficientemente fuerte como para atraer la atención del vecino y hacer que vayan los policías a la escena del crimen. El interés de Poe no son tanto las formas externas del poder sino el poder de las patologías de la mente en cuanto son una amenaza para un individuo.



Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es