18 de septiembre de 2019, 18:20:30
Cultura y ocio


Osos panda en Madrid: ante el reto de la reproducción

La vida de los osos panda

Por Sergio Ríos


Hua Zui Ba es una hembra de oso panda gigante que habita en el Zoo Aquarium de Madrid y que últimamente está experimentando algunos cambios. Hace tiempo que no está muy activa y ha perdido el apetito, pero todo ello tiene una razón. Es muy probable que se encuentre en periodo de gestación y podría dar a luz a una cría en torno a los meses de septiembre u octubre. Fue inseminada de forma artificial el pasado mes de abril, pero solo se podrá confirmar el embarazo en las últimas semanas del periodo, ya que el feto no se puede ver con claridad en una ecografía hasta ese momento por su pequeño tamaño.

Esta es una de las peculiaridades de la reproducción en osos panda, elementos variables en cada una de las especies que pueblan el recinto y que se deben tener en cuenta en estos procesos. Esto hace que la reproducción en cautividad conlleve un esfuerzo y control exhaustivos. Ese aumento de atención por parte del personal del zoológico es el denominador común en todos los casos, pero cada animal requiere de unos cuidados diferenciados.

La osa panda Chulina, en su hábitat del Zoo Aquarium. (Foto: Sergio Ríos)

Pero Hua Zui Ba ya conoce bien lo que significa la maternidad. Esta hembra ha dado a luz en otras ocasiones a crías como los gemelos Po y Dedé además de Xing Bao o Chulina, que este sábado cumple tres años y se le entregará una tarta helada de fruta y bambú. Una vez cumplida esta edad, en la que estos animales son considerados adultos, será trasladada a China, donde formará parte de una de las bases de cría de la región de Chengdu.

La técnica que ha permitido la reproducción de Hua Zui Ba ha sido la inseminación artificial. Su pareja Bing Xing no termina de ser compatible con ella para poder perpetuar la especie. A través del procedimiento artificial, se consigue la esperada gestación. Son los comportamientos del animal los que pueden indicar si conseguido se ha producido un embarazo.

Esto, sin embargo, no implica ninguna garantía. Según señala Eva Martínez, veterinaria del Zoo Aquarium de Madrid, "esta especie presenta a veces pseudogestaciones, en las que todo parece que sí hay embarazo con subidón hormonal sin que exista feto". No obstante, añade que los síntomas y análisis son muy similares a los anteriores casos, de manera que esperan confirmarlo cuando hayan realizado una ecografía.

Anticonceptivos para algunas especies

La veterinaria apunta que "hay algunas especies más fáciles que otras" dentro de la reproducción y que, en ocasiones, "unas crían más y tenemos que dar anticonceptivos para controlar".

En el caso del oso panda, la dificultad residen en la posibilidad de embarazo, ya que se trata de una especie que solo cuenta con dos días de celo al año. Además, solo puede llevarse a cabo cuando la hembra no se encuentra amamantando a otra cría.

Una vez iniciado el embarazo, la duración puede oscilar entre tres y seis meses, y los mayores cuidados se prestan tras producirse el parto, un alumbramiento sencillo que controla el personal a través de cámaras de vigilancia.

"Hacemos guardias de 24 horas. Si nacen gemelos -sucede en el 50 por ciento de las veces-, lo que ocurre es que la madre elige a uno y en la naturaleza esa cría no sale adelante", señala Eva Martínez. En estas ocasiones, el proceso a seguir es un intercambio de crías con la madre, en la que aquel vástago que no está con su progenitora, se mantiene en una incubadora con leche materna para que consiga salir adelante.

Los osos panda y Madrid, una historia que se remonta a 1978

La historia de los osos panda en Madrid se remonta a 1978. Hace ya 41 años, los Reyes fueron obsequiados en una visita a China con una pareja de estos animales como muestra de las buenas relaciones con el país. Tras ser cedidos por los monarcas los animales al Zoo Aquarium, se realizó la primera inseminación artificial fuera de China y nació en 1982 el panda llamado Chulin (cuyo nombre significaba "Tesoro entre bambúes").

A finales de la década de los 90, este ejemplar falleció y el recinto permaneció sin representación de esta especie hasta 2007. Fue en ese momento cuando llegó la pareja actual al zoológico y, desde entonces, cada nacimiento es supervisado por el personal de la base de cría de Chengdu. Así, se garantiza la vida de una especie considerada en la actualidad como vulnerable y que no deja a nadie indiferente.

Sabías que...

Los osos panda son animales tranquilos y trepadores de árboles. Las hembras son más livianas que los machos, aunque no existen demasiadas diferencias entre ellos. Su pelaje es duro, largo y denso. Aunque en su mayoría visten colores blanco y negro, en ocasiones el tono más oscuro muestra un matiz amarronado y el pelo más cano se oscurece o se vuelve más rojizo y marrón.

Poseen pupilas verticales y esta especie ha desarrollado un sexto dedo que le sirve para arrancar, agarrar y llevarse a la boca el bambú, su alimento predilecto. No obstante, también comen fruta, insectos, huevos y pequeños mamíferos.

Cada ejemplar suele ocupar un territorio de entre 4 y 6,5 kilómetros de extensión mientras se mueve despreocupada y lentamente, economizando energías. El amanecer y el crepúsculo son las horas en las que el oso panda se muestra más activo, aunque no siempre.

Machos y hembras frecuentan zonas casi idénticas y se comunican con sonidos. Los machos realizan llamadas y gemidos -ruidosos- durante la época de celo. Las crías nacen a los 135 días de gestación ciegas y rosadas.

Por el momento, quedan en torno a 1.000 y 2.000 animales de esta especie en las provincias de Gansu, Shaanxi y Sichuan.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es