17 de octubre de 2019, 22:48:02
Política


VOX asoma la 'patita' en las nuevas viceconsejerías de la Comunidad de Madrid

Por Teresa Aísa Gasca


El verano madrileño ha navegado entre olas de calor y negociaciones, verbenas, riñas de investidura, y casi llegada la vuelta al cole, un nuevo Gobierno. Esta semana, las carteras y cargos oficiales comienzan a tener nombres propios, y puede verse cómo algunos de ellos ya son habituales, mientras que otros son del todo novedosos.

El Gobierno de coalición entre el Partido Popular y Ciudadanos ha quedado encabezado por la popular Isabel Díaz Ayuso, con Ignacio Aguado, líder de la agrupación naranja madrileña, como cabeza de la Vicepresidencia, Consejería de Presidencia y Portavocía del Gobierno.

Sin embargo, no puede obviarse el apoyo que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha obtenido de una de sus principales rivales, Rocío Monasterio, cabeza de lista del partido de ultra derecha Vox en la región madrileña. Tras varios rifirrafes por la investidura, Ayuso gobierna hoy gracias a la aceptación de sus socios naranjas, de varias exigencias de la ultraderecha, las cuales no han sido apenas maquilladas de cara a la imagen pública del partido de Aguado.

Las 13 consejerías restantes, sin contar con las que asume el líder de Ciudadanos, suman cuatro más con respecto a la anterior legislatura, y serán gestionadas siete por el Partido Popular y seis por Ciudadanos. Dejan fuera de esta manera a cualquiera de los candidatos de Vox, pero la lista de nombramientos de los nuevos viceconsejeros regionales deja entrever algo de la promesa que Ayuso hizo a Monasterio.

“A Ciudadanos y Vox les digo que tanto un proyecto como el otro se van a cumplir”, dijo Ayuso durante el pleno de investidura. Así, el nuevo organigrama gubernamental incluye, entre otros, tres departamentos que previsiblemente están destinados a contentar las peticiones realizadas por los del partido de ultra derecha, del cual además dependerá la aprobación de leyes y los presupuestos.

Los tres nuevos órganos dependen de consejerías gestionadas por el Partido Popular, un gesto que por otro lado responde a las reticencias de Ciudadanos con respecto a Vox, agrupación con el que quieren evitar vincularse de manera pública dentro de la Comunidad de Madrid a pesar de todo.

Libertad de educación

De esta manera, la Dirección general de Bilingüismo y Calidad de la Enseñanza; la Dirección General de Educación Concertada, Becas y Ayudas y la Viceconsejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad son tres nuevos órganos que responden a tres puntos básicos exigidos por los de Abascal para el apoyo a la investidura de Ayuso.

Sobresale entre ellos lo relativo a la libertad de educación y pensamiento. En su documento, los Vox reclaman la aprobación de un “pin parental” que permita que los padres puedan excluir a sus hijos de aquellas actividades que sean contrarias a sus convicciones morales. De ello se prevé que tome cuenta la Dirección general de Bilingüismo y Calidad de la Enseñanza, así como la Dirección General de Educación Concertada, Becas y Ayudas.

Por otro lado, la Viceconsejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad responde a uno de los puntos constitutivos de la petición escrita del partido de Monasterio para llegar a un acuerdo de investidura: “Los recursos resultantes de la reducción del gasto político se destinarán a partidas que realmente reviertan en la mejora de la vida de los madrileños […] Se creará una Consejería de Familia y Natalidad para revertir el invierno demográfico e incentivar y apoyar la maternidad”. Esta reducción, al mismo tiempo, procedería de la realización de una auditoría exhaustiva de las subvenciones otorgadas en los últimos años y de la supresión de subvenciones destinadas a la financiación de entes dependientes de la Comunidad de Madrid que contengan carácter ideológico, entre otras cosas.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es