21 de noviembre de 2019, 21:42:00
Transportes


Garrido tampoco pone fecha a la reapertura de Gran Vía

Por MDO


Ángel Garrido, consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, ha destacado este lunes tras la visita al simulador de trenes de Canillejas de Metro de Madrid que va a trabajar para que la estación de Metro de Gran Vía reabra "lo antes posible", aunque se va a priorizar "la conservación del valioso patrimonio".

En el pasado mes de julio, la consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras en funciones, Rosalía Gonzalo, afirmó que no existía fecha concreta para la reapertura de esta estación, por lo que es probable que no se abra antes de que acabe el año.

"Estamos avanzando, las obras van en el ritmo adecuado", comentó, a pesar de estar condicionadas por la aparición de restos arqueológicos.

"Vamos a priorizar siempre la conservación del patrimonio que es de todos los madrileños, por lo que trabajaremos con mayor cuidado. Ya hicimos el control para evitar la entrada de maquinaria pesada y la reapertura la haremos lo antes posible pero siempre priorizando la conservación de nuestro valioso patrimonio", ha valorado Garrido.

Un año de cierre

La estación de Gran Vía lleva cerrada desde agosto de 2018 por las obras para su conexión con la parada de Cercanías en Sol, a pesar de estar prevista su finalización en mayo de este año.

La aparición de los restos del antiguo ascensor de la estación, diseñado por el arquitecto Antonio Palacios, y las nuevas cavidades descubiertas, que avisaban del posible riesgo de inundación en las líneas 1 y 5, empezaron a dilatar los plazos, sin que, desde entonces, se haya definido una fecha aproximada de finalización de la obra y reapertura de la estación.

Se destinó de urgencia una nueva partida de 3,5 millones de euros -sumados a los 3,7 millones ya presupuestados- para poder realizar un cambio en la maquinaria pesada y utilizar una más ligera y así evitar daños en el patrimonio.

Remodelación de Gran Vía

La actuación principal de las obras consiste en la ampliación de la estación de Gran Vía, que contaba con 908 metros cuadrados de superficie y pasillos de reducidas dimensiones para dar servicio a los 44.000 viajeros que la utilizan a diario. Así, se está ampliando mediante una estructura subterránea el espacio disponible hasta los 2.000 metros cuadrados. Además, se reubicarán tornos y otros elementos.

En materia de accesibilidad, tras las obras serán 15 las escaleras mecánicas que darán servicio a los viajeros. Se están instalando también cuatro nuevos ascensores de acceso a los andenes, además de sistemas de apertura fácil en puertas o interfonos de comunicación adaptados, entre otros.

La obra también contemplaba la instalación de una reproducción del templete que Antonio Palacios colocó como entrada al ascensor.

Conexión Gran Vía-Sol

En cuanto a la conexión peatonal entre Gran Vía y Sol, se trabaja sobre una galería preexistente entre ambos puntos, con una longitud de 100 metros y un ancho de 5,5, salvando un desnivel de 12 metros. De esta galería, que discurre bajo la calle Montera, se encontraba ejecutada la estructura, quedando a la vista el hormigón de las bóvedas. Las obras han consistido, por tanto, en dotarla de los acabados e instalaciones necesarias para su uso por parte de los viajeros.

Asimismo, se han revestido paredes y techos con materiales antivandálicos y se han montado las instalaciones de protección contra incendios (ventilación, detección, extinción y alarma). Además, el proyecto incluía la instalación de cuatro rampas mecánicas para salvar el desnivel existente entre ambas estaciones. También se ha construido un nuevo control de acceso con tornos y maquinas autoventa en el vestíbulo previo a la conexión de la galería.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es