14 de octubre de 2019, 12:54:12
Social


La solidaridad se va de vacaciones: los más desfavorecidos, obligados a comer de la basura

La basura como alternativa al cierre de comedores sociales en agosto

Por MDO


Una bolsa de naranjas que ya no sirven para vender. Cuatro patatas feas no dignas de estar en los escaparates de los supermercados. O una ensalada caducada. Estas son algunas de las viandas que cada día recogen, con suerte, los más desfavorecidos que se ven obligados a rebuscar entre la basura de Madrid para poder llevarse algo a la boca. Una situación demasiado habitual en las calles de la capital que se ve agravada durante el mes de agosto.

La época estival es sinónimo de vacaciones para muchos, también para los voluntarios que durante el resto del año atienden a familias enteras que necesitan su ayuda. Pero la pobreza no descansa. Y el hambre tampoco. Por eso, son muchos los que se quedan huérfanos en este mes en el que las calles se quedan vacías. Como sus estómagos.

Centros públicos y privados

Ahora, además, tienen aún menos recursos de los habituales. Son varios los comedores que se ven obligados a cerrar sus puertas ante la falta de personal, ya pertenezcan a ONG privadas, al Ayuntamiento o a la Comunidad.

Fuentes de la Puerta del Sol niegan que se produzca modificación alguna en los centros financiados por el Ejecutivo regional y hasta aseguran que mantienen los mismos horarios que el resto del año.

En concreto, se trata de los comedores de Plaza Elíptica (con turnos de desayuno a las 10.00; comida, a las 13 y a las 14.00 horas; y cena, a las 18.30), Santa Isabel (9.30, 13, 14 y 18.30), San José (9.15, 13.15 y 19.00), y Calle Canarias (de 12.30 a 15.00 de manera ininterrumpida).

Del mismo modo, en el Consistorio de la capital aseguran que hay centros -como el de Hijas de la Caridad o el Santiago Masarnau que continúan dando comida a quien así lo solicita, ambos en horarios que oscilan desde las 11.00 de la mañana hasta las 13.15 horas.

Comedores cerrados

Sin embargo, Madridiario ha podido conocer que al menos los comedores de la Orden de Malta (en Metro Simancas) y Ave María (en Tirso de Molina) permanecen cerrados estos días.

"Ocurre todos los años: las peticiones de ayuda se multiplican porque hay muchos centros de ayuda que, por diversos motivos, cierran en agosto", señala el responsable de Comunicación de la Comunidad de Sant'Egidio, Jesús Romero. Ellos, "todos voluntarios", empiezan a organizarse los turnos ya en mayo para no tener que hacerlo.

"No solo no cerramos en agosto, sino que incrementamos nuestra presencia para dar ayuda a la gente de la calle. Tenemos servicio de duchas y, por supuesto, de alimentos, además de otras actividades que intentan paliar las dificultades emocionales", relata.

Asimismo, todos los años actualizan su guía, una herramienta básica para saber adónde acudir en caso de necesidad. Una ayuda que refuerzan cuando más se necesita porque, como dice Romero, "la solidaridad no puede irse de vacaciones".

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es