21 de octubre de 2019, 22:35:28
Política


Ayuso y Aguado escenifican la unión de su Gobierno

Tres mujeres y diez hombres: los consejeros del nuevo Gobierno

Por Paula Díaz


Juntos pero no revueltos. Así han culminado Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado la toma de posesión de su nuevo Ejecutivo al completo. La presidenta estrenó su cargo -ya hecho oficial ayer- en la jura del vicepresidente, que fue el primero en actuar este martes. A él le siguieron el resto de consejeros -la gran mayoría, hombres-, a quien la nueva jefa de la Puerta del Sol pidió "compromiso con la Comunidad de Madrid" y sus ciudadanos.

Con este acto institucional dio comienzo la etapa de los nuevos inquilinos de la Real Casa de Correos, que es la primera vez que se tiñe de dos colores: el azul del PP y el naranja de Ciudadanos.

Los consejeros, ya nombrados, posaron después en su primera foto de familia. De izquierda a derecha: Enrique López (Justicia, Interior y Víctimas del Terrorismo), David Pérez (Vivienda y Administración Local), Enrique Ruiz Escudero (Sanidad), Alberto Reyero (Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Natalidad), Javier Fernández Lasquetty (Hacienda), María Eugenia Carballedo (Presidencia), Ayuso, Aguado, Manuel Giménez (Economía, Competitividad y Empleo), Ángel Garrido (Transportes, Movilidad e Infraestructuras), Enrique Ossorio (Educación), Paloma Martín (Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad), Eduardo Sicilia (Universidad, Ciencia e Innovación) y Marta Rivera de la Cruz (Cultura y Turismo).

Foto: Chema Barroso

Sin paridad en el Gobierno

Una foto nada paritaria -como se encargó de recordar el portavoz socialista Ángel Gabilondo- en la que prácticamente estaba cada oveja con su pareja: los del PP, del lado de la presidenta; los de Cs, del lado del vicepresidente.

No obstante, tanto Ayuso como Aguado se esforzaron por destacar la "unión" de su Gobierno. "Somos un único equipo", remarcó ella en su discurso. "Nada de lo que suceda en una Consejería será ajeno a ninguna otra. Nada de lo que afecte a un departamento significará la ausencia de los demás", prosiguió.

Antes, el vicepresidente había hecho ya lo propio. Así, prometió que trabajará "codo con codo" con todos "independientemente de quién los haya propuesto" en declaraciones a los medios antes de jurar su cargo. "Será el Gobierno de todos los madrileños y no de un partido o de otro", agregó Aguado.

Gobierno dialogante y abierto a los medios

Ya entrados en materia, la jefa del Ejecutivo instó a su equipo a ser "dialogante con todos los sectores sociales", a prestar "especial atención" a los más indefensos ("mayores, adolescentes con dificultades, inmigrantes que buscan integrarse, enfermos, mujeres discriminadas o víctimas de violencia") y hasta hizo un guiño a su profesión pidiéndoles estar "especialmente abiertos a las demandas de los periodistas, sin distinguir la línea editorial de sus medios".

Y, por supuesto, recordó algunos de los objetivos principales del nuevo Gobierno: "Los ciudadanos nos juzgarán por cumplir nuestra palabra: desde bajar los impuestos, hasta mantener a Madrid como el motor económico de España; desde la gratuidad del transporte para los mayores, hasta el acceso a la vivienda para los jóvenes; desde la digitalización de la Comunidad, hasta las soluciones a la despoblación de algunos de nuestros pueblos", enumeró.

Después, apenas dedicó diez minutos a recordar el currículum de cada uno de los miembros del Ejecutivo -su exjefe, Garrido, incluido- y agradeció la labor del actual equipo dirigido por Pedro Rollán que, aun estando en funciones en la etapa de interinidad que termina hoy, siguió desempeñando sus funciones "con absoluta lealtad a los intereses de los madrileños". A los demás, les felicitó por sus nuevas responsabilidades. "Hoy es un día feliz, pero mañana comienza lo más duro: trabajar sin descanso por la Comunidad de Madrid".

(Foto: Chema Barroso)

Polémicos consejeros

Esa felicidad se hizo patente en las caras de los consejeros que, tras recibir las felicitaciones de familiares, amigos y compañeros de partido, hicieron sus primeras declaraciones a la prensa. Y, por ser el primer día, no tuvieron problema alguno en hablar, incluso, de las cuestiones más polémicas. Ese fue el caso, por ejemplo, del magistrado titular de Justicia que en su día fue recusado en el caso Gürtel por ser, precisamente, afín al PP. "Si hubiera podido juzgarla, lo habría hecho", sentenció Enrique López.

David Pérez, de quien sorprendió que se ocupe, precisamente, de Vivienda tras el fiasco del Plan Permuta en Alcorcón, se ha mostrado feliz por la cartera que le ha tocado. Tanto por la parte de Vivienda como por la de Administración local; un área de la que dijo sentirse "enamorado".

Garrido, expresidente del PP ahora diputado de Ciudadanos, dijo sentirse igual de orgulloso que cuando juró, hace cuatro años, como consejero de Presidencia de Cristina Cifuentes y se centró en mirar al futuro y pensar en su "gran reto" de Movilidad en la Comunidad. Así, dijo querer priorizar en reformar "la parte visible" del Metro -una vez que en su legislatura se ocuparon de túneles y revestimientos-, pelear con el Gobierno central para mejorar el Cercanías y hasta volver a hablar con taxistas y VTC -él sufrió la última gran huelga de los primeros- para regular el sector de la movilidad "sin eliminar" ninguna empresa.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es