20 de septiembre de 2019, 12:04:12
Política


Ayuso da el pistoletazo de salida a su reinado entre apuestas sobre su duración

El discurso íntegro de la ya presidenta regional

Por Paula Díaz


Tiene una gran capacidad negociadora. Así lo ha demostrado en las semanas de negociación y así se lo ha reconocido hasta su jefe, Pablo Casado. La nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha tomado ya posesión de su cargo y ha dado el pistoletazo de salida a su reinado, que por primera vez será compartido con sus socios de Ciudadanos. Pero, pese a la festividad de la Puerta del Sol, la nueva jefa del Ejecutivo autonómico deberá continuar usando su cintura para bailar en el trono.

Más allá de la ratificación de sus promesas del pleno de investidura, lo más comentado en los corrillos de la celebración que tuvo lugar en la Real Casa de Correos este lunes fueron las apuestas sobre la duración de su mandato. Casado insistió en remarcar la "excelente" relación entre PP y Ciudadanos y la propia Ayuso ratificó su pacto de Gobierno con Ignacio Aguado y las 155 medidas que deberán cumplir en los próximos cuatro años...si llegan a agotarlos. Porque la dirigente popular olvidó nombrar al tercer factor que ha permitido que hoy se convirtiera en la tercera presidenta de la región.

La amenaza de tumbar los Presupuestos

No hubo ni una sola palabra de agradecimiento para Vox -tampoco para la corrupción o la violencia de género- en su discurso; un hecho al que en la formación que dirige Rocío Monasterio restan importancia. Están acostumbrados a esos feos, aseguran, y se muestran tranquilos, sabiendo que tienen un trozo de la llave del poder: "Si siguen así se llevarán una sorpresa cuando toque aprobar los Presupuestos", advierten.

Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros (Vox) charlan con Pablo Casado (PP) en la toma de posesión del cargo de Isabel Díaz Ayuso. (Chema Barroso)

Fuentes de Vox confirman así lo comentado en los corrillos. "Dos años; uno...", repetía la gente entre vinos y lonchas de jamón. La amenaza velada ondeará siempre sobre la corona de Ayuso que, por si fuera poco, tampoco tiene asegurado el apoyo incondicional de los de Aguado.

De momento, tienen unos 15 días antes de que empiece oficialmente el curso político por delante para ubicarse, estrenar despachos y celebrar sus primeros Consejos de Gobierno (informales o no) para conocerse y empezar a desengrasar los engranajes del nuevo equipo del Ejecutivo. Pero, a falta de conocer los nombres que ocuparán las últimas carteras que quedan aún por desvelar, todo apunta a que las piezas del puzzle tardarán en encajar.

Rocío Monasterio (Vox) e Ignacio Aguado (Ciudadanos), ambos, socios de Ayuso, en la toma de posesión de la presidenta. (Foto: Chema Barroso)

Tirita antes de la herida

Fuentes de Cs ponen ya la tirita antes de la herida y, ante los polémicos nombramientos de Ayuso, aseguran que "cada uno se retrata con sus elecciones". Asimismo, el propio vicepresidente en ciernes y futuro portavoz (mañana tomará posesión de su cargo) ya ha dicho en repetidas ocasiones que él dará la cara por el Gobierno, pero no por los escándalos que pueda haber en el PP. Es más, incluso es probable que se cree una viceportavocía para que el jefe de Cs, Ignacio Aguado, no tenga que asumir los errores de sus socios.

Aguado dará la cara por el Gobierno pero no por el PP, advierte

Y es que, como ha señalado Ángel Gabilondo desde la oposición, la renovación que anunció la presidenta la pasada semana no ha sido tan novedosa como podía esperarse. Se ha confirmado el nombre de Javier Fernández Lasquetty -el exconsejero de Sanidad que encabezó la última etapa privatizadora en la etapa de Ignacio Gonzalez al frente de la Puerta del Sol- así como la vuelta de Enrique Ossorio, entre otros "expertos en gestión". Más sonoro ha sido el nombramiento de Enrique López, magistrado de la Audiencia Nacional recusado en casos como la Gürtel por ser, precisamente, cercano al PP y que, además, fue pillado conduciendo una moto con exceso de alcohol en sangre.

Objetivo: terminar la Legislatura

Mientras en Cs tienen la mosca detrás de la oreja respecto de los consejeros del PP, en el PP, en cambio, siguen demostrando mano izquierda y hasta han asumido con naturalidad la presencia del expresidente Ángel Garrido en el Consejo de Gobierno. Una labor que Ayuso deberá continuar eternamente para alcanzar su objetivo de terminar la Legislatura.

El expresidente Ángel Garrido, que compartió asiento con sus homólogos Pedro Rollán, Esperanza Aguirre y Alberto Ruíz-Gallardón, será ahora consejero de Transportes, una de las carteras que corresponde a Ciudadanos en el nuevo Gobierno de coalición. (Chema Barroso)

Libertad como eje transversal

El nuevo Gobierno aún no ha hablado entre sí para establecer prioridades sobre las políticas a aprobar de forma inmediata pero sí tendrán como hoja de ruta los 155 puntos firmados entre ambas formaciones. Así lo ha dejado claro la nueva presidenta en su discurso, en el que ha remarcado la "libertad" como eje transversal de su gestión, los diez retos ya enumerados en el pleno de investidura o la promesa de buscar la "eficacia" en los servicios públicos.

Asimismo, pese a los ataques al Gobierno de Pedro Sánchez que hoy han exhibido dirigentes populares como Alfonso Fernández Mañueco -presidente de Castilla y León- o José Manuel Moreno Bonilla -su homólogo en Andalucía-, Ayuso prometió lealtad institucional al Ejecutivo central. "España puede contar con Madrid", sentenció.

Punto de acuerdo a tres: bajar los impuestos

Y presumió de nuevo de uno de sus anuncios estrella en los que, esta vez sí, están también de acuerdo tanto Ciudadanos como Vox: la bajada de impuestos. Una medida que, no obstante, no gusta tanto a las comunidades colindantes. Es más, el propio Mañueco reconoció que, si bien la reducción de impuestos "está en el ADN del PP", también es necesaria una "armonización fiscal entre Comunidades".

Ejemplo para un bipartito nacional

Casado, en cambio, defendió el modelo madrileño y dijo querer tomarlo como ejemplo para un hipotético futuro Gobierno central del PP. Una conjetura que, en caso de que se cumpla, habrá tenido ya un ensayo previo. El histórico primer gobierno de coalición de la Comunidad de Madrid servirá de enseñanza para otro PP-Ciudadanos a nivel nacional "con el apoyo parlamentario de Vox", aventuró el presidente del Partido Popular.

Isabel Díaz Ayuso, junto a su pareja, tras tomar posesión del cargo de presidenta. (Foto: Chema Barroso)

Ayuso -que estuvo arropada por su pareja, su madre y otros miembros de su familia- tiene, así, doble presión sobre su espalda: hacer historia en Madrid y, de paso, servir de ejemplo para el resto del país. La duda está en el tiempo que tendrá para intentar conseguirlo.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es