15 de diciembre de 2019, 9:45:16
Efemérides

TAL DÍA COMO HOY


Nebrija eleva el castellano a lengua culta al publicar su Gramática

Por MDO


En plena época colonial, con Cristóbal Colón en travesía hacia el continente americano, el castellano experimentó el proceso de conversión de lengua vulgar a culta. El artífice, Antonio de Nebrija, uno de los más destacados humanistas españoles herederos del Renacimiento.

La publicación en Alcalá de Henares de su Gramática Castellana supuso la aparición del primer libro impreso centrado en estudiar en exclusiva una lengua romance. La efeméride se remonta al 18 de agosto de 1492 y no se replicaría en otro idioma, el italiano, hasta 37 años después.

Nebrija se consagró como pionero en aplicar sus conocimientos a una lengua viva, en constante desarrollo, a la que dotó de instrumentos para alcanzar su madurez y erigirse como lengua 'de cultura'. Además, a raíz de esta publicación, la gramática se consideró como la disciplina que estudia las reglas de una lengua. Una condición que mantuvo hasta la instauración de la Lingüística en el siglo XIX.

El autor sevillano consideraba que pautar el castellano contribuiría a frenar el proceso natural de corrupción que lo alejaba del latín, considerado para él una lengua superior. Por ello, concibió una obra compleja, a la par que completa, estructurada en cinco libros: Ortografía, Prosodia, Etimología, Sintáxis e Introducciones de la lengua Castellana para los que de extraña lengua querrán deprender. Asimismo, estableció diez partes en la oración: nombre, pronombre, verbo, participio, preposición, adverbio, interjección, conjunción, gerundio y supino.

La edición príncipe de su Gramatica se imprimió en el taller de Juan de Porras, en Salamanca. El propio Nebrija había adoptado un papel crucial en la implantación de la imprenta en España, en concreto en la ciudad del Tormes. De hecho, el segundo libro que se publicó en tierra charra fueron sus Introducciones y tanto su hijo como su nieto trabajarían a la postre como impresores.

No obstante, hasta que la obra vio la luz, el escritor se encontró con varios obstáculos, como la negativa de la reina Isabel la Católica a apoyar la iniciativa. No obstante, el tomo cuenta con una dedicatoria a la monarca. "A la mui alta i assi esclarecidad princesa doña Isabella...". Contemporáneos como Juan de Valdez criticaron la obra debido a su carácter andaluz, pero otros sí apostaron por él y por la trascendencia que esta publicación ostentaría para la difusión del idioma español. El mecenazgo que le brindó Juan de Zúñiga da cuenta de ello.

Nebrija contaba con sólido conocimiento de los gramáticos latinos, una experiencia adquirida durante su estancia en Bolonia, una etapa de su vida en la que estuvo en contacto con las nuevas corrientes humanistas de la época y en la que alimentó su temprana pasión filológica. Un entusiasmo que trató de imprimir en sus alumnos en las universidades de Salamanca y Alcalá de Henares, donde desempeñó su labor docente en varias cátedras.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es