22 de agosto de 2019, 15:35:42
Municipios


Un paseo por las once Villas de Madrid

Por Alba Cabañero


El verano y las vacaciones invitan a invertir el tiempo libre en conocer nuevos lugares y hacer turismo. La Comunidad de Madrid alberga joyas que dejan maravillados a los visitantes que acuden a conocerlas. Uno de los principales atractivos que quiere impulsar el Gobierno regional son sus 11 'Villas de Madrid'.

Manzanares El Real, Patones, San Martín de Valdeiglesias, Torrelaguna, Villarejo de Salvanés, Buitrago del Lozoya, Chinchón, Colmenar de Oreja, Navalcarnero, Nuevo Baztán y Rascafría son las 11 localidades que ostentan este título. Todas ellas destacan por su Patrimonio Cultural, su autenticidad rural, su singularidad, y la acogida que proporcionan a los turistas; todas ellas son "destinos de calidad", como destacan desde el Ejecutivo de la región.

Porque Madrid no se reduce solo a los grandes rascacielos, museos y monumentos de la capital, desde el programa de la Comunidad de Madrid se busca diversificar el flujo de turismo hacia localidades más pequeñas en las que encontrar campo, lugares de paz, de buen comer, de naturaleza como la Sierra de Guadarrama y los ríos que la bañan: el Lozoya, Manzanares, Henares, Jarama, Tajuña... En definitiva, entornos idílicos que nos trasladan a otro lugar, pero que permanecen cerca de la gran urbe.

Once Villas madrileñas para otro tipo de turismo

Cada una de ellas cuenta con un atractivo especial que las hace ser lugares a los que merece la pena acercarse y disfrutar de su riqueza cultural y natural.

Manzanares el Real

(Foto: Comunidad de Madrid)

Un castillo imponente que se alza entre las montañas. Esa podría ser una buena descripción de Manzanares el Real. Situado a los pies del Embalse de Santillana y de La Pedriza, este municipio parece sacado de un cuento. El ya mencionado castillo es el mejor conservado de la Comunidad, además de ser un museo accesible para todo el mundo. Cuenta también con la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, un edificio que también merece la pena visitar.

Patones

(Foto: Comunidad de Madrid)

Sus singulares tejados de pizarra hacen de Patones uno de los municipios más curiosos y bonitos de la Comunidad. Este conjunto histórico se caracteriza por ser un museo al aire libre, donde la arquitectura es la reina. Imperan también su gastronomía y la naturaleza que le rodea. Es recomendable recorrer la Senda Ecológica de El Barranco, que separa Patones de Arriba y Patones de Abajo.

San Martín de Valdeiglesias

(Foto: Comunidad de Madrid)

San Martín de Valdeiglesias es, sin duda, uno de los mejores destinos para el verano. A pesar de ser un pueblo de interior, su Embalse de San Juan cuenta con una playa en la que ondea la Bandera Azul que marca las playas de mejor calidad. También, sus bodegas y vinos hacen las delicias de los visitantes. Además, desde el Castillo de la Coracera pueden divisarse los hermosos paisajes de la Sierra Oeste de Madrid y de la Sierra de Gredos.

Torrelaguna

(Foto: Comunidad de Madrid)

Torrelaguna es el Hollywood de la Comunidad; toda una localidad del cine. Desde Cary Grant, Sofia Loren y Sinatra hasta Bardem y Penélope Cruz han pasado por las calles de Torrelaguna por el rodaje de sus películas. Destacan la Iglesia de Santa María Magdalena, el Pósito, el antiguo Hospital de la Santísima Trinidad y el Convento de Franciscanos de la Madre de Dios. Para los amantes de la naturaleza, el entorno natural del Valle Medio del Jarama es una delicia que no podrán dejar de ver.

Villarejo de Salvanés

(Foto: MDO)

La Torre del Homenaje se alza imponente en Villarejo del Salvanés, que fue capital de la Encomienda Mayor de Castilla. Sus calles rezuman historia en cada rincón y la naturaleza también se abre paso dejando al visitante disfrutar de la Alcarria madrileña entre olivos y encinares. Para comer, sin duda es imprescindible irse de tapeo, arte que en Villarejo dominan a la perfección.

Buitrago del Lozoya

(Foto: Comunidad de Madrid)

Una gran muralla, un castillo, una iglesia y un río que rodea el pueblo son los elementos que hacen de Buitrago del Lozoya un lugar tan especial. Y entre tanto edificio histórico encontramos el Museo Picasso-Colección Eugenio Arias, donde la vanguardia se abre paso gracias a las 60 obras que el pintor malagueño legó a su peluquero.

Chinchón

(Foto: Kike Rincón)

La singular Plaza Mayor de Chinchón -ejemplo de arquitectura popular castellana- es el mayor atractivo de esta pequeña localidad, que ofrece una de las mejores ofertas gastronómicas y hoteleras de la Comunidad. Desde su castillo se puede disfrutar de una de las mejores panorámicas del municipio.

Colmenar de Oreja

(Foto: Kike Rincón)

Gastronomía, naturaleza y arte se dan la mano en Colmenar de Oreja. Es uno de los mejores lugares de la Comunidad para paladear un buen vino, saborear unas 'patatas chulas', recorrer la Vía del Tren entre Chinchón y Colmenar o visitar en el Museo Ulpiano Checa los cuadros que inspiraron los escenarios de Ben-Hur y Quo Vadis.

Navalcarnero

(Foto: Comunidad de Madrid)

En el corazón de Navalcarnero se encuentra la Plaza de Segovia, un colorido emplazamiento en el que se puede disfrutar de otra de las denominaciones de origen del vino de la región. Recorrer sus callejuelas, ver las casas típicas y descubrir el campanario de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es la mejor forma de conocer más de cerca este encantador municipio.

Nuevo Baztán

(Foto: Comunidad de Madrid)

Nuevo Baztán es un ejemplo único de villa de la Ilustración. Su conjunto histórico de nueva planta sorprende a todos aquellos que se acercan hasta la localidad. El Centro de Interpretación es el mejor lugar para conocer más de cerca la historia de Nuevo Baztán, fundada en el siglo XVIII por el político navarro Juan de Goyeneche y Gastón.

Rascafría

(Foto: Comunidad de Madrid)

Este pequeño municipio del Valle del Lozoya es sin duda un romántico lugar en el que perderse entre la naturaleza y la arquitectura de sus calles. Rascafría cuenta con un hermoso paraje natural, coronado por el Monasterio de Santa María del Paular, fundado en el siglo XIV, que permite al visitante viajar en el tiempo y desconectar por completo de la vida en la ciudad.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es