21 de septiembre de 2019, 13:50:27
Salud

EL MADRID SOCIAL: RSC Y FUNDACIONES


Fundación Mutua Madrileña: quince años de apoyo a la investigación médica en Madrid

Por MDO

La Fundación Mutua Madrileña nació con el objetivo principal de apoyar la investigación médica en nuestro país. Desde entonces, ha dedicado más de 60 millones de euros a colaborar en el desarrollo de cerca de 1.400 proyectos de investigación médica en toda España, de los cuales dos terceras partes se han llevado a cabo en centros de la Comunidad de Madrid, y ha destinado 40 millones de euros a ellos. La Fundación Mutua Madrileña es el brazo que permite al Grupo Mutua materializar su compromiso, no solo con la investigación, sino con la sociedad, y apoyar también a los desfavorecidos, la difusión cultural y la promoción de la seguridad vial.


Nueva entrega de la serie de reportajes El Madrid Social: RSC y Fundaciones, extraídos del octavo libro de la serie Foro Madrid Debate.

Apoyar la investigación médica en España. Ese fue el origen de la Fundación Mutua Madrileña hace ahora 16 años. Desde 2003, ha dedicado más de 60 millones de euros a colaborar en el desarrollo de cerca de 1.400 proyectos de investigación médica, además de otros reconocimientos y becas otorgados a profesionales sanitarios para su formación.

De esta cantidad, 40 millones de euros (dos terceras partes del total), se han destinado a financiar las investigaciones de equipos pertenecientes a hospitales públicos y centros de investigación de la Comunidad de Madrid.

Ha destinado 40 millones de euros a proyectos de investigación en Madrid

El objetivo de la fundación es mejorar la vida de las personas, y una vía para lograrlo es avanzar en la búsqueda de nuevos o mejores tratamientos para las enfermedades. Además del apoyo a la investigación, la Fundación Mutua Madrileña cuenta con otras tres áreas de actuación: la acción social, la difusión cultural y la seguridad vial.

En la actualidad, la ayuda a la investigación que ofrece la Fundación Mutua Madrileña se organiza sobre todo en torno a una convocatoria anual, que en 2019 ha sido dotada con un total de dos millones de euros. Con el fin de optimizar los recursos y el esfuerzo investigador, las ayudas que concede se centran en proyectos de investigación en el ámbito de los trasplantes, las enfermedades raras que se manifiestan en la infancia, la traumatología y sus secuelas (incluidas las neurológicas derivadas de un traumatismo) y la oncología (cada año concretada en una rama específica dentro de esta especialidad y que en 2019 será el cáncer de páncreas, dada la alta mortalidad y los escasos tratamientos disponibles para este tipo de tumor).

De entre los proyectos presentados, es el comité científico de la Fundación Mutua, que preside el doctor Rafael Matesanz, el que selecciona los que recibirán financiación en función de criterios de interés médico y fomenta la figura del joven investigador. Para ello, se tienen en cuenta de forma especial aquellos proyectos en los que el investigador principal sea menor de 40 años.

Madrid, epicentro de la ciencia

La Comunidad de Madrid es un centro fundamental para la investigación médica en España con grandes hospitales y profesionales de reconocido prestigio. Este hecho, unido al origen madrileño de la Fundación Mutua, puede explicar que dos terceras partes de las ayudas a la investigación en salud hayan recaído en centros y especialistas de esta región.

Estos 38 millones de euros destinados a lo largo de los últimos 15 años han permitido llevar a cabo un total de 846 proyectos de ciencia básica y aplicada a las diferentes especialidades. Todos ellos han sido realizados en centros de investigación públicos, excepto los que han sido seleccionados dentro de la categoría para especialistas del cuadro médico de Adeslas, la compañía aseguradora líder en salud perteneciente al Grupo Mutua, que pueden llevarse a cabo tanto en centros públicos como en privados. Cada uno de los proyectos ha recibido una financiación media de 45.000 euros, que ha podido llegar hasta los 200.000 euros para un periodo de entre uno y tres años.

Últimas contribuciones

En la última convocatoria de ayudas concedidas, la decimoquinta, que se entregó en julio de 2018, un total de seis de los 18 proyectos apoyados (una tercera parte) fueron liderados desde centros de la Comunidad de Madrid.

Estos son los estudios y proyectos financiados en 2018 en la Comunidad de Madrid que contribuirán al avance de la ciencia en diferentes áreas:

  • La elaboración de un registro de caderas que recoge información de toda España para la obtención permanente de datos y el incremento de la calidad asistencial, proyecto que llevará a cabo el equipo de la doctora Paloma Gómez Campelo en el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Paz (Idipaz).
  • La identificación de los genes que transmiten los padres a los niños con determinadas enfermedades raras para poder establecer el consejo genético que llevará a cabo el grupo liderado por la doctora Cristina Domínguez, del Instituto de Investigación Sanitaria 12 de Octubre, de Madrid.
  • Averiguar por qué un determinado tipo de cáncer de mama se vuelve resistente al tratamiento, investigación liderada por el doctor Javier Cortés en el Instituto de Investigación Sanitaria Ramón y Cajal de Madrid.
  • Incrementar el número de riñones aptos para trasplante. Al igual que el estudio previo, será realizado en el instituto de investigación sanitaria adscrito al Hospital Ramón y Cajal, en este caso por la doctora Ana María Fernández.
  • En el campo de la traumatología, se realizará un protocolo de estudio para la reconstrucción de defectos mandibulares a partir de un fragmento microquirúrgico del peroné que liderará el doctor Julio Acero en el Idipaz.
  • El sexto de los estudios que se han puesto en marcha a raíz de la última convocatoria de ayudas en Madrid será en el área de las enfermedades raras y servirá para estudiar el impacto de una deficiencia metabólica en algunas de estas patologías infrecuentes. Lo llevará a cabo la doctora Paloma Ropero desde el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico San Carlos.

En definitiva, seis estudios que empiezan a dar sus primeros pasos y que tienen como fin avanzar en los tratamientos médicos y, con ello, en la mejora de la salud de todos. La contribución desinteresada de la Fundación Mutua Madrileña a la investigación persigue, sobre todo, mejorar la vida de las personas, que es en el fondo su auténtica razón de ser.

Apoyo ininterrumpido

Más de década y media de apoyo altruista a la investigación ha convertido a la Fundación Mutua Madrileña en una de las entidades privadas más comprometidas con la investigación científica en nuestro país y una de las que más recursos ha dedicado a la investigación médica y científica en España. El apoyo a la investigación en salud se ha mantenido firme incluso en los años de crisis, en los que muchas otras empresas redujeron su contribución en este ámbito.

Con la aportación a la investigación, la fundación también pretende, de alguna forma, contribuir al sostenimiento de esta actividad en España. Conscientes de que la ciencia es un mercado global en el que la movilidad internacional de los científicos es un factor indispensable para favorecer la excelencia, corresponde a los gobiernos atraer o retener a sus investigadores.

Con su aportación a la investigación, la Fundación Mutua pretende contribuir al sostenimiento de la ciencia en España

Estas ayudas constituyen una aportación al sostenimiento de la actividad investigadora en nuestro país, y se ofrecen con el convencimiento de la necesidad y de la obligación que tiene Mutua Madrileña de apoyar proyectos que contribuyan al desarrollo y a la mejora social.

La Fundación Mutua Madrileña es el brazo que ayuda a vertebrar el acercamiento a la sociedad de Mutua Madrileña no solo en el ámbito de la investigación médica, sino también en el de la acción social, la cultura y la seguridad vial, en las que también desarrolla líneas de actuación específicas.

Hitos

En estos 16 años de apoyo ininterrumpido a la ciencia, la fundación ha alcanzado algunos hitos que han supuesto un antes y un después en el desarrollo de la práctica clínica. A continuación, se resumen algunos de los que se han logrado en la Comunidad de Madrid.

España cuenta con una de las mejores organizaciones de trasplantes del mundo. La cirugía en este ámbito ha avanzado a paso de gigante pero, hoy en día, uno de los retos está en mejorar las técnicas que permitan disponer de más órganos para trasplante en condiciones óptimas.

Ahí se centra el esfuerzo de la mayor parte de las investigaciones financiadas, si bien también preocupa la mejora en otras áreas, como la monitorización postrasplante para evitar el rechazo.

Un ejemplo de ello es el trabajo que el inmunólogo Eduardo López Granados ha llevado a cabo en el Hospital Universitario La Paz y que ha convertido a ese centro sanitario madrileño en un referente europeo y mundial en monitorización de los niños trasplantados de órganos sólidos como riñón, intestino, hígado y hematopoyético.

Los anteriormente citados son trasplantes distintos entre sí, pero con un elemento común en todos ellos: la reacción que desencadenan en el sistema inmune. El equipo de López Granados monitorizó el sistema inmune de todos los niños. Su objetivo era obtener una visión transversal de los trasplantes para identificar cómo mejorar la inmunosupresión, para que el sistema inmune no trate al nuevo órgano como un tejido extraño y lo destruya.

El extenso trabajo ha hecho posible que se hayan establecido unos protocolos de actuación y, además, se haya estandarizado la monitorización inmunológica de los niños con todo tipo de trasplantes de órganos en el hospital de La Paz, que es uno de los pocos en Europa que los realiza. Incluso se ha creado una sección de Inmunología del Trasplante, que está contribuyendo a liderar una Red Europea que coordina este hospital. Los beneficios clínicos para muchos niños trasplantados serán múltiples durante los próximos años.

Desde 2012, la Fundación Mutua promueve la investigación en enfermedades raras, en concreto las que se manifiestan durante la infancia, ya que por su baja incidencia encuentran más dificultades para su financiación. Son esas enfermedades que aparecen con muy poca frecuencia pero casi siempre de manera precoz en la vida. De hecho, dos de cada tres se manifiestan antes de los dos años de edad y la mayoría con peligro de muerte o incapacidad crónica. Cualquier aportación para mejorar el conocimiento de estas enfermedades y paliar las dificultades de los niños que las padecen y de sus familias merece el esfuerzo de hacerlo.

Enfermedades raras

Muchos de los trabajos en este campo se llevan a cabo en hospitales de la Comunidad de Madrid, como el que en la actualidad desarrolla la doctora Rosa del Campo, del Hospital Universitario Ramón y Cajal, para seguir a los recién nacidos con fibrosis quística (FQ).

La fibrosis quística es una enfermedad rara cuya prevalencia exacta en Europa se desconoce. En la Comunidad de Madrid nacen unos 25 niños al año con ella. El proyecto, realizado en colaboración con otros centros madrileños, estudia cómo se forma la microbiota intestinal y pulmonar de todos los recién nacidos en la Comunidad para encontrar patrones de colonización y optimizar los tratamientos en función de ellos, con el fin de mejorar así la calidad de vida de los pacientes y retrasar la aparición de dificultades pulmonares y gástricas.

En el campo de la Oncología, tan vasto y con tanto por hacer, las ayudas que concede la Fundación Mutua se centran cada año en un tipo de tumor. A la hora de destacar un logro, al echar la vista atrás destaca el hito que supuso Oncosur.

Oncosur nació como una plataforma pionera para la asistencia, docencia e investigación en Oncología, ideada con el fin de mejorar la atención sanitaria prestada a los pacientes oncológicos. Fue creado en 2004, gracias al apoyo financiero de la Fundación Mutua Madrileña, por el Servicio de Oncología Médica del Hospital 12 de Octubre y otros cuatro centros de la zona sur para compartir protocolos terapéuticos e investigación en la lucha contra el cáncer. Más adelante, otros hospitales de la Comunidad de Madrid y de otras zonas adyacentes se unieron a la iniciativa hasta llegar a los 24 centros actuales.

En 2009 se publicaron las cinco primeras guías clínicas de Oncosur, gracias al patrocinio y financiación de la Fundación Mutua Madrileña. Asimismo, la fundación ha financiado varios proyectos en el marco de esta plataforma que han permitido su avance y mantenimiento, con actuaciones en el marco asistencial, de investigación y de docencia y formación continuada.

Siniestralidad vial

Dado que la siniestralidad vial es una de las principales preocupaciones de Mutua como empresa aseguradora, la traumatología y sus secuelas, incluidas las neurológicas, se deriven o no de los accidentes de tráfico, constituyen áreas de investigación beneficiarias de las ayudas de la Fundación Mutua.

Los avances en este campo son múltiples y muchos de ellos han sido logrados en centros de Madrid, como el del grupo del doctor Jaime Esteban, de la Fundación Jiménez Díaz, que ha ideado un recubrimiento biodegradable para proteger las prótesis de cadera y rodilla antes de implantarlas. Con ello se reduce el riesgo de infección por bacterias y hongos asociada a la implantación de prótesis.

Además de estas ayudas, la Fundación Mutua concede cada año becas para apoyar y facilitar el trabajo de profesionales sanitarios que, de manera altruista, colaboran en proyectos para la mejora de la salud fuera de nuestras fronteras.

La contribución a la investigación se complementa con el apoyo a las actividades de algunas de las más prestigiosas instituciones de los ámbitos médico y científico, como la Fundación Pro CNIC, que preside el doctor Valentín Fuster.

En definitiva, más de década y media trabajando por el avance de la ciencia en nuestro país, con un importantísimo foco en la Comunidad de Madrid, con el objetivo de mejorar la salud de todos.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es