13 de noviembre de 2019, 9:21:21
Medio Ambiente


Cuando reciclar tiene (más de una) recompensa

Por MDO


España es un país reciclador. En España ya se da una segunda vida a cerca del 79 por ciento de los envases de plástico, latas, briks, papel y cartón. Para ponerlo en perspectiva: según Eurostat, esta cifra nos sitúa como el sexto país europeo que más tira los residuos en el contenedor correcto, por delante de otros como Francia o Portugal.

Con todo, este buen hacer depende directamente de dos factores: la gran participación de los ciudadanos y una tecnología puntera que se adivina entre detectores de llenado en contenedores, plantas automatizadas de selección o el primer Siri del reciclaje (A.I.R-e, que resuelve todas las dudas a la hora de reciclar correctamente). Sin embargo, siempre se puede seguir avanzando. Con ese objetivo ha lanzado Ecoembes, la organización medioambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España, su último proyecto de innovación.

Así, de la búsqueda de nuevas fórmulas que se adapten al día a día de los ciudadanos y que ayuden a los ayuntamientos a construir localidades sostenibles nace Reciclaje 5.0. Desarrollado en el centro de innovación sobre economía circular de Ecoembes, TheCircularLab, tiene como objetivo probar cómo la tecnología puede ayudar al usuario a reciclar más y mejor a través de incentivos. Además, su uso va ligado a la definición que Naciones Unidas hace de las ciudades inteligentes: aquellas que usan la tecnología como herramienta para optimizar la eficiencia de la urbe y su economía siempre y cuando sirva para mejorar la calidad de vida y proteger la naturaleza.

TheCircularLab, el centro de innovación sobre economía circular de Ecoembes donde ha nacido el Reciclaje 5.0.

Un móvil y muchos incentivos

En varios municipios de Cataluña el proyecto ya es una realidad

En un lenguaje más resumido, lo que hace Reciclaje 5.0 es conectar al ciudadano con el contenedor amarillo mediante el reconocimiento de imágenes, Web App, RECICLOS, y códigos QR. De este modo, cada uno puede contabilizar cuántas veces ha reciclado para obtener recompensas y canjearlas por incentivos sostenibles -que nunca son económicos-.

En este punto, pese a que pueda parecer ilusorio, la 'app' ya es tangible en Cataluña, donde se ha implantado el primer proyecto piloto. Bajo el nombre de Reciclos, es la primera experiencia internacional que prueba la gestión de los residuos y el reciclaje del futuro.

Fue en junio de este año cuando llegó a ciertos barrios de los municipios de Igualada, Granollers, Sant Boi de Llobregat y la comarca de Pla de L’Estany; a dos universidades y a hospital. En los primeros los ciudadanos se conectan con contenedores equipados con códigos QR y en los otros recintos, con papeleras inteligentes.

Así, una vez registrados en una Web App, los usuarios deben hacer una foto del código de barras de cada lata o botella y depositarlo luego en la papelera, que identificará al ciudadano cuando lo haga. A través del escaneo del código QR se contabilizará la acción y el ciudadano recibirá puntos que podrá canjear en una iniciativa sostenible.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es