17 de septiembre de 2019, 0:46:12
Distritos


Así será la ‘renaturalización’ de Lavapiés y Dos de Mayo

Por MDO


La zona Centro de Madrid es una de las más castigadas de la ciudad. Tráfico, turismo, aglomeraciones y el ambiente nocturno-festivo degradan día tras día los diferentes espacios de este distrito ante la horrorizada mirada de los vecinos, que reclaman una y otra vez soluciones.

Sus plegarias han sido, por fin, escuchadas. Hace unos días arrancó uno de los planes más esperados y que llevaba tiempo en stand by: la remodelación de las plazas de Lavapiés y Dos de Mayo.

Adjudicado en 2018 a la empresa PROINTEC S.A., este proyecto de la ‘era Carmena’ forma parte de aquello a lo que se le llamó ‘la renaturalización de Lavapiés’, un conjunto de actuaciones con las que se pretendía llevar a cabo un gran lavado de cara en el barrio, con la rehabilitación de diferentes espacios y un mayor protagonismo de la vegetación.

Más actuaciones a largo plazo

Ahora, desde la Junta Municipal de Centro presidida por José Fernández Sánchez, la idea de mejorar estas dos plazas ha vuelto a resurgir. Porque, según avanzan fuentes municipales a Madridiario, además de estas dos actuaciones 'heredadas' del anterior Gobierno municipal, se planteará una reforma más incisiva.

“Ambas son obras que suponen un lavado de cara del espacio, pero que lo que se quiere hacer, con tiempo, son reformas a largo plazo que devuelvan el esplendor a estas plazas y resuelvan los problemas de accesibilidad”, señalan estas fuentes. Y añaden que para ello se tendrán en todo momento presentes las peticiones de los vecinos que viven en estos espacios, ya que serán ellos los que más se beneficiarán al término de estas obras.

Seis meses de trabajos en Lavapiés

Obras en la Plaza de Lavapiés (Foto: Chema Barroso)

La remodelación de la Plaza de Lavapiés era, sin lugar a dudas, el proyecto más importante de la ‘renaturalización’ del barrio. “Su estado de conservación y las actividades delictivas que en ella tienen lugar, hacen necesaria una reforma que dinamice la plaza y la vuelva a convertir en el nodo de actividad social del barrio que fue antaño”, se destaca en la memoria del proyecto, a la que ha tenido acceso Madridiario.

Para conseguir esta meta, el Ayuntamiento de Madrid destinará 514.013,29 euros para llevar a cabo tres actuaciones diferenciadas durante un periodo de seis meses: en la Travesía Primavera, en la Calle del Olivar y en la misma Plaza de Lavapiés.

  • Travesía Primavera: la intervención en esta zona pasa por transformar la actual sección de la calle en una plataforma única. Se ampliarán las aceras y se renovará el pavimento.
  • Calle del Olivar: la principal actuación que se planea llevar a cabo en esta calle es la eliminación de la banda de aparcamiento para ensanchar las aceras. Se aprovechará también para renovar la canalización de alumbrado y ejecutar nuevas arquetas de registro.
  • Plaza de Lavapiés: la prioridad en la plaza es la accesibilidad peatonal y crear más espacios verdes. Se suprimirá la calle situada al oeste de la plaza, incorporándola a esta, y también la banda de aparcamiento/parada de taxis; con ello se amplía el ancho de la acera en ese tramo. Se cambiará de lugar el área de juegos infantiles, añadiendo nuevos columpios. Para mejorar el firme de la plaza, se repavimentará todo el espacio, que contará con nuevas jardineras y mobiliario urbano, así como una nueva distribución del alumbrado.

Obras de tres meses en Dos de Mayo

A pesar de no encontrarse estrictamente dentro del plan de ‘renaturalización’, desde el Ayuntamiento de Madrid creen necesario actuar también en la Plaza Dos de Mayo, conocida como el ‘Dosde’, donde los jóvenes que salen por Malasaña han hecho de ella un ‘botellódromo’ en el que pasar el rato.

Desde el Consistorio recuerdan que esta plaza es el corazón de Malasaña, lugar de encuentro de todo tipo de personas, desde los más pequeños que acuden al área de juegos, hasta los más mayores que pasean por allí al estar cercana la residencia de ancianos de la calle Daoiz.

Se renovará todo el pavimento de la Plaza del Dos de Mayo

“Todo este trasiego de gente y el mal uso de las áreas e instalaciones, ha provocado un deterioro avanzado de la plaza, que se manifiesta en la rotura de pavimentos, desconchados y pinturas en los revestimientos de los muros que conforman el perímetro del fondo de la plaza, problemas de higiene en las zonas ajardinadas y parterres, problemas de accesibilidad en zonas estanciales, deterioro del mobiliario urbano”, destacan en la memoria del proyecto.

Con un presupuesto de 195.637,36 euros y tres meses de plazo, una de las primeras actuaciones será la renovación del pavimento calizo del foso de la plaza, que será sustituido con losas nuevas.

Los muros, hoy en día de ladrillo y marcados por numerosos grafitis, se revestirán con piezas de piedra natural de granito. También se aprovechará para rehabilitar los bancos que se encuentran adosados a los muros.

Se sanearán las zonas terrizas, actuación que se acompañará de una mejora del ajardinamiento actual, y se sustituirá la fuente de agua potable –en mal estado– por otra nueva, más accesible. Además, se colocarán nuevos elementos de mobiliario urbano como bancos, papeleras o un nuevo vallado.

Una ‘renaturalización’ a medias

La Plaza de Arturo Barea, tras su remodelación (Foto: María Alcaide)

El 25 de julio de 2018 se presentaba el Plan de Renaturalización de Lavapiés, proyecto cuyo objetivo era la introducción de más vegetación en el barrio y la remodelación de varios espacios: las plazas de Arturo Barea, Nelson Mandela, La Corrala, Lavapiés y Ministriles, el Parque Casino de la Reina y algunas aceras y calzadas de la zona.

Con fondos procedentes de Presupuestos Participativos, el Fondo de Reequilibrio Territorial y el Plan PIBA (Planes Integrales de Barrio), la idea era, para finales de año, contar con un renovado Lavapiés.

Por desgracia, no fue así. El 26 de marzo de 2019, a falta de terminar los trabajos en las plazas de Nelson Mandela y La Corrala y en el Parque del Casino de la Reina, se reabría la Plaza de Arturo Barea, la primera en la que se empezó a trabajar.

Con una inversión de casi medio millón de euros, se procedió a eliminar barreras, mejorar las condiciones de higiene y seguridad, y a plantar árboles para ‘enverdecer’ esta plaza ‘sobrepavimentada’.

Poco a poco, estos espacios han ido dejando ver su nuevo aspecto, pero todavía queda mucho trabajo por hacer. Empezando por Lavapiés y el 'Dosde'.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es