18 de noviembre de 2019, 21:12:34
Política


El Ayuntamiento aprueba por unanimidad Madrid Nuevo Norte

Por MDO


Sólo necesitaba 29 pero ha obtenido 57 votos a favor. El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado por unanimidad el proyecto Madrid Nuevo Norte, que inicia ahora su tramitación definitiva tras un cuarto de siglo de bloqueo.

En un Pleno cuya presidencia fue cedida por el alcalde, José Luis Martínes-Almeida, al concejal del PP Borja Fanjul, todos los grupos del Consistorio aprobaron dar luz verde provisional a dicha modificación del Plan General de Ordenación Urbana que liberalizará suelo para construir zonas residenciales -vivienda pública incluida-, prolongará la Castellana y la colonia Campamento o un nuevo intercambiador en la estación de Chamartín, entre otras mejoras del norte de la ciudad.

José Luis Martínez-Almeida y Borja Fanjul, esta mañana, en el Pleno del Ayuntamiento. (Chema Barroso)

Para el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes Sedano (de Cs), se trata del "proyecto urbanístico de mayor envergadura de Europa". Un éxito que se atribuyó: "Hoy hacemos lo que los madrileños esperan de nosotros: gobernar y tomar decisiones" sentenció. "Es momento de poner a Madrid en el centro de la captación del talento y que Madrid sea lo que quiera ser, nunca más desde el intervencionismo y sí desde la libertad", concluyó su intervención como miembro del Gobierno.

Su jefa y vicealcaldesa, Begoña Villacís, le respaldó: "Sí, ha tenido que venir un Gobierno de PP y Ciudadanos para desbloquear la Operación Chamartín", incidió. Así, consideró que esta sesión del 29 de julio se trata de un pleno "histórico" en el que, si bien ninguna de las formaciones apoyaba al cien por cien el proyecto, todas cedieron para impulsar juntas, "26 años después", el desbloqueo de la zona norte. Y, "por unanimidad", destacó.

Rifirrafe inevitable

No obstante, no faltó el inevitable rifirrafe de rigor entre el Gobierno actual y el anterior, con Vox en medio. Por un lado, PP y Ciudadanos, que presumieron de su "necesaria" llegada al poder en Cibeles para lograr desencallar el proyecto que lleva un cuarto de siglo esperando a recibir un último impulso. Por otro, PSOE y Más Madrid, que recordaron que fueron ellos quienes trabajaron durante toda la legislatura pasada para que este momento fuera posible.

Vox, por su parte, arremetió contra las "posiciones ideológicas" de grupos "sectarios" a los que culpó de estar dispuestos a "frenar" una mejora para la ciudad. Así se manifestó el concejal Pedro Fernández Hernández, que también tuvo lo suyo para el Gobierno del que estuvo a punto de formar parte para luego irse a la oposición. "Nosotros pondremos nuestro grano de arena para apoyarlo, aunque las medallas se las pongan otros", ironizó.

En cualquier caso, tuvo una breve intervención -ni siquiera hizo uso de su segundo turno de palabra- para anunciar su voto a favor y no opinó más al respecto.

Pugna por la autoría del proyecto

De forma más extensa se pronunciaron tanto María Mercedes González Fernández (PSOE) como el exresponsable del ramo José Manuel Calvo del Olmo (Más Madrid). La edil socialista defendió que el plan inicial propuesto por la Corporación que dirigía Manuela Carmena sólo pretendía "un equilibrio mejor" entre lo público y lo privado y culpó a PP y Cs de torpedear el proceso inicial. Asimismo, arremetió contra Almeida por haber considerado "imprudente" acelerar el proceso y apostar por llevarlo a pleno en septiembre para luego cambiar de opinión y hacer lo propio en este mes de julio. También acusó a Villacís de haber abogado en campaña por "mejorar el proyecto y hacerlo más ambicioso" para luego aceptarlo tal y como estaba.

Pero González también lamentó que la Alcaldía anterior no hubiese recogido las 12 alegaciones presentadas por el PSOE para solventar la emergencia residencial o para que ciertas cargas las paguen los promotores de la obra y no el Consistorio con fondos públicos, entre otras cuestiones. "Ninguna de estas mejoras ha sido aceptada ni por el Gobierno de Carmena ni por la UTE -Unión Temporal de Empresas- del desgobierno municipal", espetó.

"Aun así, la aprobaremos para avanzar por fin. Nos queda un largo camino que será difícil. Espero que lo podamos recorrer juntos", zanjó. Y pidió el mismo entendimiento en un futuro para mejorar, también, el Sur de la ciudad. "Tenemos la obligación de hacer un mejor Madrid. Tenemos diferentes caminos para llegar a esa meta pero ese es el motivo para estar hoy aquí. El Sur nos necesita y nos espera", concluyó.

El concejal de Más Madrid José Manuel Calvo del Olmo, durante su intervención en el Pleno que ha dado luz verde a Madrid Nuevo Norte. (Chema Barroso)

Un "urbanismo diferente"

Por su parte, Calvo incidió en que el proyecto que sienta las bases de "un urbanismo diferente" fue tramitado durante el Gobierno de Manuela Carmena, que logró recuperar "la iniciativa pública", aumentar el porcentaje destinado a vivienda pública del 10 al 20 por ciento -con respecto al proyecto inicial, del PP, de 1997-, que el Consistorio reciba el 36 por ciento de la actividad residencial (4.000 de las 10.500 viviendas proyectadas) y la apuesta por el transporte público, entre otros asuntos.

Por ello, consideró que "nadie se cree" que sea mérito del Gobierno de coalición PP-Ciudadanos que este proyecto llegue a Pleno. "Hasta Almeida sonreía", aseguró Calvo en interpelación a Fuentes Sedano. Y le advirtió: "Mantenga el proyecto tal y como se aprueba en este pleno. Estaremos vigilando las modificaciones porque la solución es buena y estamos seguros de que todo lo que toquen será para empeorarlo", argumentó.

De todas formas, como ya había anunciado previamente, Más Madrid votó a favor y se pudo desencallar así la situación que permanecía bloqueada desde hace más de 25 años.

"Lo antes posible"

Por su parte, el promotor del proyecto, Distrito Castellana Norte (DCN), ha asegurado que van a "seguir trabajando" para ponerlo en marcha "lo antes posible". "Estamos muy satisfechos por el paso dado hoy", ha señalado un portavoz, que ha celebrado la unanimidad a la hora de aprobarlo porque "ratifica que se trata de un proyecto fundamental para Madrid y muy importante para el conjunto de España".

Según los plazos barajados por el Ayuntamiento, el inicio de las obras de urbanización tendrá lugar a finales de 2020 y estará terminado y edificado en su totalidad en un plazo de 24 años. La zona en la que se prevé una mayor duración de las obras es la del Centro de negocios, debido, según el Consistorio, "a las peculiaridades de la edificación que contiene". En la parte de Las Tablas Oeste está prevista la finalización de la edificación en 2033, y en la zona Malmea-San Roque-Tres Olivos en 2037.

Recreación virtual de Madrid Nuevo Norte. (MDO)

Un millón de metros cuadrados de uso residencial

El ámbito urbanístico contará con 390.700 m2 de zonas verdes, 252.094 m2 de equipamientos y 848.617 m2 destinados a viario. El uso residencial suma 1.050.000 m2, de los cuales 790.000 m2 se situarán al norte de la M-30, junto con actividades económicas comerciales y de servicios terciarios. Por otra parte, el uso de oficinas se encontrará muy vinculado a la propia estación de Chamartín y se situará al sur de la M-30 manteniendo un 20 por ciento de uso residencial que resolverá la transición con los barrios del entorno próximo.

Tal y como ha recordado Fuentes, con este plan se construirán 10.500 viviendas, el 24 por ciento de ellas con "algún tipo de protección"; se remodelará la estación ferroviaria de Chamartín, a cargo de Adif; y se creará un nuevo centro de negocios anexo.

Madrid Nuevo Norte creará cuatro ámbitos diferenciados en la zona: al sur de la M-30 la estación de Chamartín y el Centro de Negocios de Chamartín y, al norte, los ámbitos de actuación Malmea-San Roque-Tres Olivos y Las Tablas Oeste; además, potenciará la estación de Chamartín como elemento central del nuevo Centro de Negocios de Madrid e impulsará el transporte público.

Saldo a favor de la Administración

En total, se establece un gasto para las administraciones públicas en su conjunto, de 2.452 millones de euros y unos ingresos de 3.762 millones, lo que representa un saldo a favor de las administraciones de 1.310 millones de euros.

Por otro lado, durante la construcción se generarán 63.000 empleos directos, 31.000 indirectos y 23.000 inducidos, lo que representa un empleo total estimado durante la fase de construcción, de 117.792 empleos.

Una vez concluido, y en el funcionamiento cotidiano del ámbito, se considera que se generan 94.050 empleos en la zona con una población de 27.441 habitantes, por lo que será un ámbito utilizado por 121.491 personas de forma habitual.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es