14 de noviembre de 2019, 0:43:56
Recomendamos


La importancia de un buen calzado de seguridad deportivo

Por MDO


La seguridad no está reñida con el buen vestir, en este caso hablamos de las zapatillas o de los zapatos de protección. En la actualidad podemos encontrar calzado de seguridad deportivo, si, así como lo escuchan, las clásicas botas de seguridad de siempre (aunque siguen usándose) se han quedado en el olvido y en la actualidad son muchos los trabajadores que se han pasado a un calzado deportivo pero que, de igual manera, mantiene las mismas normas de seguridad que tienen esas grandes botas que todos conocemos.

Es importante utilizar un calzado de seguridad laboral de buena calidad, ya que ofrece mucha seguridad para el trabajador que la utiliza, eso sí, existen diferentes tipos de calzados específicos para cada tipo de trabajo (depende de la función que deba cumplir). Por ejemplo, un mesonero debería utilizar zapatos de seguridad antideslizantes, en este caso, no es necesario un calzado de seguridad tan específico, simplemente debe tener algunas características que eviten deslizarse y causar lesiones importantes (una caída o resbalón que parece muy sencillo puede ser causa de una variedad de lesiones que incluso pueden ser peligrosas para la salud de un trabajador).

¿Qué lesiones puede sufrir un trabajador en caso de no usar un buen calzado deportivo de seguridad?

  • Descargas eléctricas. Si el calzado utilizado no es bueno, ni cuenta con un buen aislante, algunos trabajadores como los empleados del sector de la electricidad o la construcción, pueden sufrir fácilmente descargas eléctricas que incluso, en casos extremos, pueden acabar con su vida.
  • Cortes o raspones. Si la zona de trabajo incluye muchos vidrios rotos, materiales de construcción que puedan ser punzocortantes y otro tipo de materiales y no se utiliza un calzado adecuado, es posible que se sufran lesiones como cortes o raspones. Uno de los casos más peligrosos es cuando el trabajador se corta con materiales infecciosos que puedan causar problemas mayores y a futuro.
  • Quemaduras o contacto con materiales químicos. Cualquier tipo de salpicadura o contacto con materiales muy calientes puede generar quemaduras de gran importancia en nuestros pies. Para evitar este tipo de riesgos en el trabajo se recomienda utilizar un zapato de protección.
  • Huesos rotos o aplastados. En la construcción, en la pesca e incluso en el trabajo de campo es muy posible que objetos pueden caer sobre nuestros pies, para ello, se recomienda un calzado de protección fuerte.

Ahora bien, un dato muy interesante demuestra que desde hace unos años, las empresas proporcionan a sus trabajadores el calzado de protección más adecuado para sus tareas lo que ha resultado en que, en los trabajos que requieren más esfuerzo físico, se reduzcan los accidentes relacionados con quemaduras, descargas eléctricas e, incluso, cortes.

Sin embargo, en profesiones menos duras físicamente hablando, han aumentado ciertos tipos de lesiones como resbalones o tropiezos por no contar con un calzado deportivo de seguridad que pueda ayudarles a cuidarse de este tipo de lesiones. ¿Bastante curioso, verdad?

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es