22 de noviembre de 2019, 14:58:17
Cultura y ocio


Avanza la recuperación del teatro Albéniz

Los entresijos del Teatro Albéniz

Por Antonio Castro


Madridiario ha podido recorrer el interior del teatro Albéniz para comprobar el desarrollo de las obras de rehabilitación del espacio. Septiembre de 2020 puede ser la fecha clave.

En el interior del teatro, cerrado desde diciembre de 2008, se trabaja muy activamente. El objetivo es devolverle la actividad escénica, lo que puede ocurrir en septiembre de 2020 si se cumplen las previsiones. El Grupo SMedia será el encargado de su programación. El teatro está indisolublemente unido al antiguo hotel Madrid, que tiene su fachada principal en la calle Carretas. También se trabaja intensamente en la recuperación de este hotel. Toda la manzana entre las calles Carretas y Paz fue adquirida por el fondo de inversión Mazabi. Ya en marzo de 2016 confirmaron a Madridiario que el Albéniz sería rehabilitado, aunque no sería gestionado por los propietarios. Han pasado tres años durante los cuales se han producido numerosas trabas para poder acometer la rehabilitación integral. El proyecto que se desarrolla es de Ruiz Barbarin Arquitectos.

Cuando termine la reforma se recuperará un teatro con capacidad para 1.000 espectadores en el que todo el equipamiento técnico y escénico será absolutamente nuevo. El aspecto de la sala diferirá poco del que recordamos quienes fuimos espectadores habituales. Una de las ideas es que vuelvan a la fachada de la calle Paz las esculturas de madera de Ángel Ferrant, bien las originales o reproducciones de menor peso y mayor resistencia a las inclemencias del tiempo. Las esculturas articuladas esperan ahora agrupadas en el patio de butacas, bajo las pinturas de Javier Clavo. En varios de los múltiples recovecos del edificio han aparecido viejos materiales de iluminación, como el cañón, y hasta algunas de las butacas originales. Todos los objetos hallados serán examinados para ver si pueden tener algún espacio en el teatro renovado.

Se trabaja también en la antigua sala de fiestas Xairo ubicada bajo el patio de butacas y cuya actividad futura todavía no ha sido determinada. Esta sala, que primero se llamó Fantasía, después Folíes y, finalmente, Xairo, fue clausurada por el Ayuntamiento en enero de 1984.

El teatro Albéniz se inauguró el 31 de marzo de 1945 con una revista titulada Aquella noche azul, de Alonso y Paso. Después, en febrero de 1955, pasó a ser casi exclusivamente cine. En diciembre de 1958 incorporó el espectacular Cinerama.

La definitiva vuelta a lo teatral se produjo gracias a la Comunidad de Madrid que, en 1985, lo arrendó para acoger al nuevo Festival de Otoño. Mantuvo el alquiler hasta que se abrieron los teatros del Canal. Al salir la Comunidad, el teatro se cerró. En 2011 sufrió una ocupación desde el hotel, lo que añadió más preocupación a su incierto futuro. La Comunidad de Madrid calificó al teatro como Bien de Interés Patrimonial en 2016.

El hotel Madrid que, como hemos dicho, forma parte de esta manzana, fue inaugurado a principio de 1930 como Gran Hotel Poymar. Sus propietarios vendieron el conjunto a Maximino Moro, quien construyó el teatro. En los locales de la planta baja del hotel cerrado, se quiere abrir de manera inmediata un nuevo establecimiento de restauración. La salida de emergencia del Albéniz también se localiza en la calle Carretas.

La vuelta a la actividad tanto del hotel como del teatro contribuirá a dinamizar la actividad cultural y económica del entorno de la Puerta del Sol.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es