21 de octubre de 2019, 14:51:00
Cultura y ocio


Muere el actor Arturo Fernández

Arturo Fernández, 'Toda una vida' en Madrid

Por MDO


Ha muerto este jueves al actor Arturo Fernández a los 90 años de edad. El gran intérprete asturiano permanecía en un hospital de Madrid desde hace días y preocupaba su estado de salud. Su mujer ha informado que ha fallecido esta misma noche.

Perteneciente a una familia humilde, su padre se exilió tras la Guerra Civil debido a su condición de anarquista. En 1950 se trasladó de Asturias a Madrid sin intención de dedicarse profesionalmente a la interpretación y, como sustento provisional, comienza en el cine como figurante hasta interpretar papeles pequeños en películas. Su primer contacto con el escenario es en compañías de teatro y en el cine logra sus primeros papeles protagonistas en los años 1950. Sin embargo, alcanzó la máxima popularidad gracias a sus papeles en series de televisión como Como el perro y el gato, de TVE, y, en especial, La casa de los líos, de Antena 3, con la que se instaló, junto a Florinda Chico, en el imaginario popular como Arturo Valdés, 'El Chatín'.

El cine le abrió pronto sus puertas con títulos como 'No desearás a la mujer de tu prójimo', de Pedro Lazaga y 'Tocata y fuga de Lolita', de Antonio Drove, entre otras muchas. Uno de sus primeros éxitos llegó con 'La tonte del bote', película en la que compartía reparto con Lina Morgan en un papel que le lanzó a la fama.

Su 'alter ego' en La casa de los líos no era sino el culmen de ese personaje de galán, cínico y conquistador que se había ido construyendo desde casi los albores de su carrera artística y que explotó continuamente, también en su actividad teatral. En 2014, en una entrevista con este digital con motivo del Premio Madrid a Toda una Vida que Madridiario le entregó en la XII edición de sus galardones anuales, el actor aludía a que el público creía que él era "exactamente igual que los personajes de las comedias" que interpretaba. "Y, efectivamente, no se equivocan", asumía, con su particular sentido del humor. "Los personajes que yo elijo se adaptan perfectamente a mi personalidad", aclaraba entonces. Además, tras más de seis décadas en esos papeles de galán confesaba no cansarse de ellos: "Las cosas agradables y bellas nunca cansan. Cansan las ordinarias, las chabacanas, las vulgares. Mi vida es muy correcta, de orden y de respeto. En mis comedias de teatro es levantarse el telón y huele a Chanel número cinco. Es todo muy bello, muy elegante, muy champán, muy caviar. No hay cocido. Aunque el cocido me encanta, pero no".

De esos actores alérgicos a la palabra jubilación, Fernández ha seguido en activo hasta sus últimos días. De hecho, el pasado mes de febrero, cumplió 90 años y lo celebró trabajando, encima de un escenario. En el mes de mayo tuvo que interrumpir su actuación en Alta Seducción, una obra que interpretaba en el Teatro Amaya junto a Carmen del Valle y de la que también es productor, tras sufrir problemas estomacales y, después, romperse una pierna en una caída. Ahora, se encontraba hospitalizado en la clínica Ruber por diversos problemas de salud.

Además del Premio Madrid de 2014, Fernández recibió en en 2003 y 2011 el premio Micrófono de Oro y en 2012 el Premio de Cultura​ de la Comunidad de Madrid en la categoría de Teatro, además del premio Alfonso Ussía​ en la categoría de Personajes del año. También tenía una Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (2013) y una Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2003).

La capilla ardiente será instalada esta tarde en el tanatorio de La Paz en la localidad madrileña de Tres Cantos. Por su parte, el Teatro Amaya también se une a los homenajes al actor y ofrece a su público la posibilidad de dirigirle unas palabras en un lbro de condolencias. Como tributo, un empleado del teatro ha explicado que el teatro ha puesto su nombre al Patio de Butacas y ha empapelado sus paredes con imágenes del actor.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es