15 de septiembre de 2019, 18:28:19
Política


Gabilondo insiste en presentarse a la investidura pero no quiere 'tamayazos'

Por Paula Díaz


No quiere "apoyos vergonzantes" que puedan provocar que le acusen de repetir el 'tamayazo' que dio la Presidencia de la Comunidad de Madrid a Esperanza Aguirre en 2003. Pero confía en su capacidad para "convencer" en un debate parlamentario, incluso, a quienes ahora dicen 'no' a un Gobierno liderado por él. Ángel Gabilondo insiste en presentarse a la investidura para poder exponer en el pleno un "programa" que, se defendió, no es "extremista ni radical, sino moderado y con voluntad de transformación".

Así lo ha manifestado el candidato del PSOE tras su turno en la ronda de contactos con Juan Trinidad antes de que éste decida, con la potestad que le otorga su cargo de presidente de la Asamblea, si propone a algún candidato al pleno que ha de celebrarse antes del 11 de julio o, por el contrario, decide convocar una investidura fallida con el fin de que empiecen a correr los dos meses reglamentarios para que los grupos lleguen a un pacto o se repitan las elecciones.

Gabilondo no quiere ninguna de estas opciones y, pese a ser consciente de que los votos en contra de PP, Ciudadanos y Vox (68 diputados en total) tumbarían toda posibilidad de hacerse con la Puerta del Sol, quiere agotar todas las posibilidades. "Entendemos que hay una posibilidad y que hay elementos para que proponga al candidato del grupo parlamentario mayoritario", argumentó. Además, recordó, cuenta también con el respaldo de Más Madrid y Podemos.

Las tres izquierdas suman 64 diputados mientras que su opositora del PP, Isabel Díaz Ayuso, cuenta solo con sus 30 escaños, dado que Vox y Ciudadanos continúan tensando la cuerda que puede romper el triunvirato de derechas. Por este motivo, el candidato del PSOE ha pedido a Trinidad (diputado de Cs) que use su poder de "discrecionalidad, que no de arbitrariedad" para decantarse por él como candidato al pleno de investidura.

No al 'tamayazo'

Su intención, insistió, no es "tratar de buscar el apoyo vergonzante" de algunos diputados. "No es nuestro estilo", sentenció. Y, pese a estar de acuerdo con la petición de "la vía de los tres diputados de Ciudadanos" expuesta por Íñigo Errejón, matizó que dicha situación debe darse "con apoyos especificados pública y claramente", al estilo de Manuel Valls en Barcelona y no con tránsfugas de última hora. "Él no votó a escondidas por la tarde. Se pronunció públicamente y dijo que él quería otra opción (que era no permitir que ERC gobernara en el Ayuntamiento de la Ciudad Condal y, además, que Cs no se acerque a Vox bajo ningún concepto). Si alguien [de Cs] en la Comunidad de Madrid quiere otra opción, que lo diga", pidió pese a ser consciente de que "no es lo más probable" que ocurra.

Ahora bien, apostilló, "las sesiones de investidura no son una mera teatralización ni un paripé: en ellas se exponen programas, se argumentan, se delibera, se decide y se vota", constató. "En una democracia parlamentaria no es imprescindible tener 68 apoyos, sino que allí mismo pueden producirse", recordó. Y agregó: "¿Y si hay debate y soy capaz de convencer a los otros diputados?", se preguntó. Por ello, pidió a Trinidad que no se ponga de perfil y, ante la encrucijada en la que se encuentra, decida convocar una investidura fallida sin candidato. "Si eso ocurre, yo pensaré que su decisión forma parte del legítimo juego parlamentario, pero tendrá que explicarlo bien. Si su propuesta es Ayuso, también", concluyó Gabilondo.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es