17 de noviembre de 2019, 4:33:47
Cultura y ocio


Centenario de El sombrero de tres picos

Por Antonio Castro


Lorca Massine, hijo del bailarín y coreógrafo Léonide Massine, se encuentra en Madrid dirigiendo el montaje del ballet El sombrero de tres picos con la Compañía Nacional de Danza. El 22 de julio de 1919 se estrenaba en el Alhambra Theatre de Londres el ballet El sombrero de tres picos, con música de Manuel de Falla y coreografía de Léonide Massine, que también encarnó al molinero. Para conmemorar este centenario el festival de Música y Danza de Granada pidió a la CND el montaje de este ballet según la coreografía original, con los decorados y vestuario que diseñó para el estreno Pablo Picasso.

Lorca Massine (Foto: Antonio Castro)

La obra, con argumento de María Lejárraga, inspirado a su vez en El sombrero de tres picos, de Alarcón, no ha dejado de reponerse desde entonces. En España la hemos visto por el Ballet Nacional aunque con coreografías distintas a la original. Es la primera vez que una compañía española baila la coreografía de Massine. Afortunadamente el hijo del coreógrafo, Lorca Massine, puede supervisar la nueva producción, como ha hecho otras veintisiete veces por todo el mundo. El sombrero de tres picos se estrenará en Granada el próximo sábado en un programa que incluye Sonatas, de José Carlos Martínez y Por vos muero, de Nacho Duato.

En un encuentro informal con los periodistas madrileños tras el ensayo con la compañía, Lorca Massine, en un excelente castellano, ha contado el interés que tenía su padre por lo latino y por lo español. Cuando solo tenía once años, aprendió ya a bailar la farruca de este ballet. José Carlos Martínez bailó el papel del molinero en París el año 1992, bajo la dirección de Lorca. También llegó a bailarlo en Moscú.

Foto: Antonio Castro

Aunque la inspiración de la música y ritmos populares españoles es evidente, se considera que este es un ballet netamente ruso, que revolucionó los conceptos espaciales de la danza contemporánea. Todo inspirado en el cubismo picassiano, presente en el maravilloso vestuario que, cien años después, resulta totalmente moderno. Para Lorca Massine su intervención en cada nuevo montaje consiste, fundamentalmente, en mantener la esencia de la obra de su padre. Léonide Massine (1895-1979) surgió de los Ballets Rusos de Serge Diaghilev. Durante los años veinte y treinta del pasado siglo fue el gran coreógrafo europeo, con más de cien ballets creados por él. Manuel de Falla lo invitó a un pequeño teatro de Barcelona a ver la comedia El corregidor y la molinera, para la que había compuesto música. Diaghilev y Léonide quedaron fascinados por el ambiente y surgió esta obra centenaria.

Foto: Antonio Castro

Londres fue el escenario del estreno, con el director suizo Ernest Ansermet dirigiendo la orquesta. El fandango de la molinera, la farruca del molinero o la gran jota final son los momento estelares de este ballet, cuyo futuro en la compañía española de danza dependerá ya, tras la actuación en Granada, del próximo director de la CND, el bailarín y coreógrafo Joaquín de Luz.

El estreno coincide también con el 40 aniversario de la fundación de la Compañía Nacional de Danza, que se celebrará en los teatros del Canal del 26 al 28 de julio.

Lorca Massine (Foto: Antonio Castro)

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es