14 de noviembre de 2019, 8:33:23
Social


Cáritas estima que faltan 30.000 viviendas sociales en Madrid

Por MDO/E.P.


El director de Cáritas Diocesana de Madrid, Luis Hernández Vozmediano, ha afirmado este jueves que faltan del orden de 30.000 viviendas sociales en Madrid y ha abogado por reformar la Renta Mínima de Inserción (RMI) al entender que "tiene aspectos que no favorecen la integración y el empleo".

Así lo ha manifestado durante la presentación de la Memoria 2018, un año en el que la entidad atendió a 119.278 personas con un presupuesto de 30 millones de euros, de los cuales el 77 por ciento procede de aportaciones privadas, ha indicado Hernández, quien ha agradecido la "generosidad" de todas las personas y entidades colaboradoras.

Cáritas Diocesana de Madrid ha presentado la Memoria anual el Día de la Caridad, en el que además ha salido a la calle con 533 mesas y unos 3.500 voluntarios para contar sus proyectos. En la presentación han participado dos de las personas atendidas, una mujer que se vio en la calle y un joven de 18 años que llegó a España desde Marruecos como menor no acompañado, para poner rostro y voz a los números.

Según el diagnóstico del director diocesano, "globalmente la situación ha mejorado, el problema es que la desigualdad se ha incrementado", de manera que "las familias y las personas que están en la capa baja de la sociedad están peor que en 2007, que antes de la crisis". "Aunque un gran numero de familias sí que han mejorado su situación, no hemos recuperado los niveles que había en 2007", ha agregado respecto a personas y familias "en exclusión".

El número de personas atendidas se ha venido incrementando en los últimos años pero la cuantía económica de las ayudas requeridas ha disminuido, con 13.103 ayudas directas por un importe de más de 6,2 millones de euros, y los esfuerzos se centran en la población "más en exclusión" y aquellas "en vulnerabilidad", por ejemplo, con ayudas económicas para pagar los consumos y la renta con el objetivo de evitar los desahucios, ha constatado.

"Los desahucios ahora mismo en Madrid son por no poder pagar el alquiler y un desahucio es un drama porque la familia no solo pierde su hogar, pierde todas las relaciones con su barrio, con sus vecinos, con sus amigos, y se encuentra en una situación de la que luego le es muy difícil recuperarse, es un desgarro enorme", ha destacado Hernández.

De cara al nuevo ciclo político, ha señalado que Cáritas se ha "entendido siempre muy bien con cualquier tipo de partido". "Tenemos un capital que tenemos que cuidar, que es el prestigio, la confianza que tiene la sociedad en nosotros y estamos convencidos de que vamos a seguir colaborando y nos vamos a seguir entendiendo", ha afirmado. "Nunca hemos tenido problemas en función del color", ha apostillado.

"Y vamos a seguir apretándoles para que resuelvan problemas graves, como es el tema de la vivienda en Madrid", ha proseguido, para señalar que "faltan del orden de 30.000 viviendas sociales" y advertir de que "si no hay una vivienda social con unas rentas limitadas va a ser imposible para estas personas encontrar un hogar, incluso para la gente joven que se quiere independizar".

"Otro tema que nos preocupa muchísimo es la RMI, creemos que la ley tiene que ser reformada, tiene aspectos que no favorecen la integración y el empleo de las personas que están en búsqueda de empleo", ha agregado, al tiempo que ha hecho hincapié en que "los dos pilares para salir de la exclusión y la vulnerabilidad son la vivienda y el empleo, que están unidos".

En cuanto a los perfiles de las personas atendidas, Hernández ha precisado que el 47 por ciento son mujeres, el 53 por ciento españoles y el 74 por ciento menores de 45 años, de los cuales el 40 por ciento tienen empleo.

Según ha destacado Hernández, a pesar de estar saliendo de la crisis hay un colectivo de "personas que lo están pasando muy mal y están en una situación muy difícil" con dificultades para encontrar una vivienda, para poder pagar el alquiler, con empleos precarios o sin empleo y en situación de paro de larga duración, y que son "ignoradas" por la sociedad y los partidos políticos.

Cuatro nuevos proyectos

Con un total de 8.843 voluntarios y a través de 460 Cáritas parroquiales, se han desarrollado 21 obras sociales y 393 proyectos y servicios, entre los que se incluyen cuatro nuevos proyectos para dar respuestas a necesidades que no estaban cubiertas, como las de los menores no acompañados, que han aumentado un 74 por ciento a nivel nacional.

En Madrid, los recursos estaban "saturados", por lo que Cáritas ha establecido dos pisos para 12 menores, 6 en cada uno, de entre 15 y 17 años, con los que se trabaja en el idioma, la escolarización, el ocio y la capacitación laboral para que puedan continuar su desarrollo.

Otro de los nuevos proyectos es la apertura de un centro de información y acogida nocturna (CEDIA) exclusivo para mujeres, dado que la vulnerabilidad de la mujer en situación de calle es mayor.

Asimismo, ha puesto en marcha una agencia de colocación que empezó a andar en septiembre de 2018, concebida como un servicio de intermediación laboral, con 106 personas orientadas, 113 intermediaciones, 62 ofertas y 39 inserciones laborales.

Por otro lado, Cáritas está a punto de abrir en la calle Bravo Murillo su primera tienda de ropa y calzado de segunda mano, con la que se pretende hacer un reparto digno de ropa, ya que las personas que lo necesiten podrán acudir a comprar con un vale que reparten las parroquias; crear empleos de inserción y darle un tratamiento ético a la ropa de segunda mano.

Madridiario.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.madridiario.es